Trump se reúne hoy con Peña Nieto horas antes de su discurso sobre inmigración

Lo hará pocas horas antes de comparecer frente a sus seguidores en Arizona para anunciar sus políticas migratorias. Aunque ha suavizado su intención de deportaciones de ilegales en masa, sigue empecinado en levantar un muro entre EEUU y México.

|
31 agosto 2016, 12:15pm

Donald Trump saluda a sus seguidores en Fredericksburg, Virginia, el 20 de agosto de 2016. (Imagen por Shawn Thew/EPA)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, se reunirá hoy con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto. El encuentro tendrá lugar apenas unas horas antes de presentar sus propuestas sobre cómo abordar la migración ilegal, un frente en el que se ha cansado de repetir, en términos xenófobos, que solo vale mano dura. Huelga decir que las propuestas de Trump llevan meses sembrando la furia y el enfado entre los ciudadanos de su país vecino.

El encuentro fue pactado repentinamente y significará la segunda comparecencia de Trump en el escenario internacional durante la celebración de su campaña electoral. En junio, el magnate inmobiliario estadounidense ya visitó los campos de golf que posee en Escocia. Entonces su intervención estuvo marcada por su reacción ante el Brexit.

La reunión con Enrique Peña Nieto ha sido envuelta en el habitual celofán dramático con que Trump engalana sus intervenciones. En realidad, su intención no es otra que seguir copando los titulares y seguir trabajando en recortar la ventaja que, según los sondeos, le lleva Hilary Clinton en la carrera presidencial.

"He aceptado la invitación del presidente Enrique Peña Nieto y espero con ganas nuestro encuentro",

El ejecutivo mexicano, que ya ha mostrado su repulsa ante las amenazas de Trump de levantar un muro infranqueable entre ambos países y ante la idea del xenófobo empresario de fulminar el acuerdo de libre comercio norteamericano, también ha confirmado la reunión a través de Twitter. El mensaje de la presidencia mexicana señalaba que Trump y Peña-Nieto se reunirían en privado.

Poco después Peña Nieto escribiría un tuit en el que añadía:

La actitud antimigrante de Trump tiene fuertes raíces en la historia de EEUU. Leer más aquí.

Trump ha sido ridiculizado hasta la saciedad por los medios de comunicación mexicanos desde que lanzara su campaña presidencial el año pasado. Entonces el candidato republicano se despachó a gusto con sus vecinos, a quienes despreció abyectamente con toda suerte de comentarios racistas y xenófobos como el que comparaba a los migrantes mexicanos como una plaga de violadores y de traficantes de droga ávidos de entrar en su país.

El encuentro de hoy también parece ser un intento desesperado de Peña Nieto por recuperar algo de su escasa credibilidad. A día de hoy la popularidad del mandatario mexicano atraviesa sus índices más bajos, según los sondeos. A los políticos de la oposición el anuncio de la reunión con Trump, tampoco les ha hecho ninguna gracia.

"¿Ser parte de la campaña de un candidato que se ha dedicado a insultarnos? ¿Por?", ha escrito el exministro del Interior Alejandro Poire, quien ha retuiteado el hashtag #TrumpNotWelcome.

EL MURO

Trump no se ha cansado de repetir que si es elegido el próximo 8 de noviembre llevará a cabo su juramento de levantar un muro que surque la totalidad de la frontera que divide a ambos países para impedir las entradas ilegales en territorio estadounidense.

De hecho, hasta ha llegado a exigir a México que pague por el muro, una iniciativa que los partidarios de Trump aplauden y de la que sus homólogos mexicanos se ríen.

Las conversaciones entre los responsables de la campaña de Trump y el ejecutivo mexicano arrancaron la semana pasada, cuando Trump aceptó la invitación de Peña Nieto para reunirse con él. Así lo ha comentado una fuerte cercana a la diplomacia de ambos países.

Se espera que Trump se reúna con Peña Nieto en California, donde tiene pensado comparecer a varios actos de recaudación de fondos para su campaña, antes de realizar su discurso sobre la inmigración, que tendrá lugar en Phoenix, Arizona, en la noche de hoy.

Insultar a los latinos como Trump: la última moda entre los adolescentes blancos de EEUU. Leer más aquí.

Peña Nieto ya había proclamado anteriormente su escepticismo ante la figura de Trump.

Durante una conferencia de prensa celebrada el pasado 29 de junio con el presidente estadounidense Barack Obama y el primer ministro canadiense Justin Trudeau, Peña Nieto ya advirtió de los peligros del populismo en un mundo globalizado. Entonces el líder mexicano se sumó a los comentarios que comparan a Trump con Adolf Hitler y con Benito Mussolini.

"Hitler. Mussolini... Todos sabemos lo que hicieron y cómo terminaron", acertó a decir el líder mexicano cuando le pidieron explicaciones sobre la comparación. "Era solo una llamada a la reflexión y al reconocimiento, para que tengamos presente lo que hemos conseguido y las grandes cosas que todavía nos faltan por conseguir".

Se prevé que Trump detalle en su discurso de Arizona cuál es su postura respecto a la migración ilegal. La semana pasada, sin ir más lejos, algunos de sus socios ultraconservadores no encajaron bien las palabras del líder operado y teñido, quien proclamó que su postura sobre las deportaciones en masa se estaba "suavizando".

Los miembros del equipo de Trump aseguran que el candidato subrayará hoy su intención de levantar el muro para impedir las nuevas entradas ilegales y deportar rápidamente a todos los migrantes con antecedentes penales en Estados Unidos.

Sin embargo, la pregunta principal a la que se enfrentará Trump es cómo tratará a la mayoría de los 11 millones de migrantes que llevan años integrados en sus vecindarios y que viven respetando y obedeciendo las leyes estadounidense. Tal será el momento decisivo de su discurso, el que ha sembrado mayor tensión y expectativa sobre el debate migratorio.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES

Más VICE
Canales de VICE