Publicidad
Noisey

No Light: buscando la transmutación infinita del sonido

El productor mexicano dejará ver otra cara de su vertiente creativa este NRMAL 2018 gracias a la instalación que ha preparado junto a PAC Interactive

por Ricardo Pineda
02 Marzo 2018, 4:59pm

Foto tomada del Facebook oficial de No Light

Esta nota es presentada por Nike AirMax.

México atraviesa por un joven umbral sonoro en cuanto a música electrónica se refiere, contexto que de alguna manera hace que destacar con una voz propia sea cada vez más complejo e interesante. En ese sentido, el trabajo del DJ y productor mexicano Alan Aguilar, mejor conocido como No Light, ha ido construyendo una voz genuina, desarrollada a través de una búsqueda libre y fresca; experimentación incesante que no le teme a los bandazos estilísticos de cara a un proceso creativo propio.

Rondando la mitad de sus veinte años, Aguilar ha logrado fundir con solidez, inteligencia y precisión un corpus sonoro que se ha nutrido de fuentes diversas, llámese su pasado de rock de guitarra, pasando por el drone y el noise, hasta llegar a una narrativa que sabe jugar con el techno, grime y el jungle más potentes a su antojo, resultando en un trabajo potente y meticuloso tanto en la producción como en su desempeño en vivo, a través de algunas de las mejores fiestas y festivales de la última década.

No Light es también cofundador del netlabel Lissajous y ha trabajado muy de cerca con sellos y colectivos locales como Finesse Records, Cuatroveinte, Gold Frame y Ensamble, siendo parte importante del engranaje de producción de este último.

Sus EPs, tracks sueltos, colaboraciones y remixes con artistas como Me & Myself, Lao, Seafloor o Witnessing dan cuenta de un talento e inventiva innatos, y de un oficio cada vez más focalizado y maduro, el cual va mejorando con el paso del tiempo.

Durante una noche en vivo, el sonido de No Light suele alcanzar linderos cálidos, vertiginosos y con espacios atmosféricos, en donde la mutación del sonido y las velocidades del beat no dan tregua para atacar un estilo si bien cambiante, orgánico en todo momento. Su entrega y concentración durante una fiesta o festival es ser testigo del empleo de una paleta de elementos lo suficientemente diversa y enriquecedora para la mente y los sentidos, conectando así el baile en un vórtice contundente para los oídos atentos.

La búsqueda estilística y discursiva de Alan Aguilar lo han ubicado como uno de los talentos emergentes con mayor inventiva de la escena local, reputación que también se ha hecho patente en el campo de la expresión audiovisual, en donde desde hace cerca de dos años ha colaborado en mancuerna con /*PAC Interactive Studio, colectivo que explora las posibilidades artísticas de los soportes lumínicos, visuales y sonoros, en piezas o instalaciones que complementan y enriquecen diversos espacios y experiencias, terreno en donde No Light ha hecho extensiva su búsqueda.

Justo esa mancuerna con /*PAC es la que ha llevado a No Light a explorar sus linderos sonoros en conjunto. Prueba de ello fue la presentación de la pieza A R I S E en la pasada edición del festival Mutek, con una cálida respuesta por parte del público.

Y ahora, esa sinergia estará presente nuevamente durante la instalación que podremos experimentar este sábado 3 de marzo entre /*PAC Interactive Studio y Nike Sportswear, en el marco del festival NRMAL y con motivo del lanzamiento de su nuevo modelo Air Max 270.

En esta ocasión, el proyecto gira en torno a una especie de figura geodésica o “panal”, en cuyo interior pareciera que hubiera “pasto” muy alto hecho de plástico reticulado, el cual irá cambiando dependiendo de la perspectiva y el ángulo de la luz, modificados en función de la dirección que les irá dando el aire proveniente de ventiladores, provocando así una especie de “danza” de estos plásticos.

Alan Aguilar detalla que ya en el interior, la gente que entre estará usando audífonos inalámbricos, a través de los cuales se podrá escuchar una pieza binaural, en donde se puede percibir la dirección y profundidad de la fuente del sonido. “Es una pieza que está basada en grabaciones de campo que he hecho del aire en distintos entornos," dice Alan. "Todo eso está sincronizado con la dirección que da del aire. Y también tiene una parte generativa que consiste en usar los ventiladores como si fueran un instrumento más para el diseño sonoro; como se puede manejar la velocidad e intensidad de los éstos, se pueden generan también ciertas notas”.

De cara a tiempos futuros que serán determinantes para el posicionamiento, exposición y crecimiento de la electrónica más propositiva del país, el trabajo de No Light se perfila como protagonista de una de las generaciones más dinámicas que se haya visto en la historia de la música mexicana, a la par de artistas como Siete Catorce, Lao, Upgrayedd Smurphy, A-RP, Camille Mandoki, o Paperworks.