Music by VICE

'The Warriors' a través de sus samples y referencias en el hip hop

A 40 años del estreno en pantallas de la travesía de los chalecos rojos a Coney, repasamos su influencia posterior en el hip hop.

por Juan Carlos Rios
12 Febrero 2019, 7:33pm

(The Warriors; Paramount Pictures)

“Hace casi dos milenios, un ejército de griegos quedó completamente aislado en medio del imperio persa. A mil millas de un lugar seguro. A mil millas del mar. A través de mil millas rodeadas de enemigos por todos lados. Esa, es la historia de una marcha forzada. Una historia de coraje. Esta, también lo es”.

El sábado pasado se cumplieron oficialmente cuarenta años desde la primera vez que la rueda de la fortuna neón de Coney Island apareció en una pantalla grande para dar inicio a The Warriors –– Los Guerreros en su título castellanizado––, la adaptación al celuloide de la novela de Sol Yurick escrita en 1965 ––basada a su vez en el histórico relato de la Anábasis de Jenofonte–– que cuenta la historia de una pandilla que intenta volver a su territorio pasando entre barrios enemigos tras ser acusados infundadamente del asesinato del líder de la pandilla más poderosa de Nueva York.

Se trata de un filme de culto cuya coyuntura sociopolítica ––instalada en el periodo posterior a la presidencia de Jimmy Carter (etapa de algidez especial en la lucha por los derechos humanos en los Estados Unidos), y previo a la gubernatura de Ed Koch en NY (donde la violencia y células juveniles fueron mayormente disueltas y donde se alcanzó la etapa de mayor prosperidad económica en los cinco boroughs)–– tiene especial relevancia dentro de los contextos que influenció en el futuro.

Además, existe cierta relación implícita entre la película y la cultura musical del hip hop, una vez que la inspiración de la cual surgió la adaptación a la novela de Sol Yurick fueron esencialmente las pandillas proto-hip hop que dominaron el Bronx y Harlem entre finales de los 60 y principios de los 70, incluyendo a los Savage Skulls, los Black Spades, los Deadly Bachelors, y quizás los más relevantes, los Ghetto Brothers ––encabezados por Benjie Melendez, líder pacificador que podría haber servido de inspiración para el personaje de Roger Hill, Cyrus de los Gramercy Riffs. La mayoría de estos grupos contaban con ramos musicales que, a la postre, fueron cimientos del hip hop en su fase primitiva ––Afrika Bambaataa y la mayor parte de la Zulu Nation habían sido miembros de los Black Spades, por mencionar el ejemplo más relevante históricamente––, y del vínculo de tres puntos que conecta a las pandillas con la cultura y su retrato en una película de narrativa y particularidades ficticias.

Por todo ello, es natural que con el paso de los años, el hip hop haya adoptado con especial cariño al filme de culto de Walter Hill como uno de los puntos de referencia más frecuentes en canciones, videos y arte portadas. A continuación, enlistamos algunos de los más destacados.

Wu-Tang Clan - “Shame On A Nigga”

Si hay una línea salida del guión de The Warriors cuya vigencia imperecedera y adherible ha logrado insertarse en el inconsciente colectivo y la cultura popular por más de cuatro décadas, esa es sin ninguna discusión la invitación que Luther, líder de los Rogues y antagonista del largometraje, hace para que los Warriors salgan a jugar. En “Shame On A Nigga”, Ol’ Dirty Bastard entrega la mejor integración del diálogo de Luther a un esquema de rap hasta ahora, en términos de la conveniente ejecución con la que es introducida en las barras del tema, y de la relevancia que el track tiene dentro del arco narrativo particular del Wu y, por ende, en la historia del hip hop. “Crews be actin’ like they gangs, anyway / Be like, “Warriors, come out and play!”, recita ODB en el cuarto verso de la canción, uno de los más grandes versos que Russell Tyrone Jones haya escrito como miembro del mítico grupo de Staten Island.

Craig Mack – “Flava in Ya Ear (Remix)” con The Notorious B.I.G., Rampage, LL Cool J y Busta Rhymes

Otra rendición afortunada del diálogo antes mencionado es aquella que abre el remix del sencillo debut de Craig Mack, “Flava in Ya Ear”, en un posse cut cuyas implicaciones para este tipo de canciones es vital. Uno de los temas de mayor relevancia en la escuela neoyorquina de la época. Puff Daddy alias Diddy inicia diciendo “Bad Boys, come out to play” haciendo espacio para que los miembros de su sello ––Bad Boy Records–– aparezcan a repartirse versos en algo que más que una colaboración: bajo la definición estricta de posse cut esto es una competencia de egos y habilidades líricas sobre el beat.

Craig Mack, la carta más fuerte de la baraja de Sean Combs al momento, fue eclipsado por un incipiente Biggie pre- Ready To Die ––cuya participación en el track es, discutiblemente, su pase de entrada a las Grandes Ligas–– y con quien mantenía un feudo personal a pesar de ser miembros de la misma disquera. Además, se trató de una de las primeras apariciones en solista de Busta Rhymes tras dejar a Leaders of the New School, e incluyó apariciones de Das EFX, Mic Geronimo, Irv Gotti, Mary J. Blige y Keisha Epps en el video. Momento seminal en el desarrollo del mito del East Coast.

Mr. Muthafuckin eXquire – “The Last Huzzah (Remix)” con Despot, Das Racist, Danny Brown y El-P

Estrenado en 2011, “The Last Huzzah” surge casi como un tributo a “Flava in Ya Ear”, comenzando por el hecho obvio de que se trata de un remix en forma de posse cut. A su vez, hereda el hecho de poseer implicaciones particulares dentro de las historietas personales de los miembros que forman parte del track. Das Racist en una de sus últimas colaboraciones antes de separarse, la aparición espontánea del entonces poco frecuente Despot (en 2019 el acto abridor en Madison Square Garden de Vampire Weekend) y, especialmente, uno de los primeros acercamientos entre El-P –que en ese momento parecía estar en sumido en un bache de incertidumbre sobre su carrera– y Killer Mike –quien hace una aparición especial en el video–, personajes que un par de años después formarían Run The Jewels. Sobre su referencia al clásico de culto de Walter Hill, el tema abre con Mr. Muthafuckin’ golpeando tres botellas en los dedos de la misma forma en que Luther lo hace para atraer a los Warriors, recreando a la vez lo hecho por P. Diddy, aunque en esta ocasión se sustituye el “Bad Boys, come out to play” por “Breast milk, you make my day”. La frase funciona como sátira al propio Combs, quien fue parodiado previamente por Dave Chapelle en un skit de su show como un jefe sobreexplotador a quien le gusta beber leche materna. Aunado a ello, el videoclip del remix está hecho bajo la misma estética visual del clásico del ‘94, homenajeando así un clásico dentro de otro clásico como muñeca rusa.

Def Squad - “Can You Dig It?”

El momento que abre ––y de alguna forma da sentido–– a la trama de The Warriors, es la reunión convocada por Cyrus, líder de los Riffs, para llegar a un acuerdo de paz para dominar la ciudad con el resto de pandillas de los cinco boroughs mediante un discurso épico donde declama en tres ocasiones –cada vez con mayor intensidad y lentitud– la inmortal interrogante “can you dig it?”. La línea ha sido sampleada en más de 40 canciones distintas, incluyendo el décimo track de El Niño, el primer y único disco lanzado por el supergrupo de rap formado por Redman, Erick Sermon y Keith Murray.

Precedido por un skit donde Murray toma el rol de Cyrus y recita su épico discurso, “Can You Dig It?” usa el sample de la voz original de Roger Hill –Cyrus– para crear un break de cortes y scratches que funciona como coro por sí solo, mezclando en capas distintas la línea pronunciada por el líder de los Riffs con el grito y el clamor desprendido de las 20 mil gargantas congregadas en un parque del Bronx a mitad de la noche.

Ice Cube - “Can You Dig It?”

El más reciente disco de Cube, Everythang’s Corrupt, estrenado apenas en diciembre del año pasado, incluye otra referencia directa a la travesía en pantalla de Swan, Ajax, Snow y compañía. El nombre del tema vuelve a hacer referencia al discurso de Cyrus, aunque la canción realmente tiene poco que ver con ello más allá del mismo sample de la frase repetida por Roger Hill en tres ocasiones incrustado sobre el final de la canción. En realidad, el track es una especie de muestra de evolución del rap a través de sus décadas, usando el primer verso para repasar los 70, el segundo para los 80 y, naturalmente, el último para los 90, empleando menciones a íconos específicos de la cultura (Jim Brown y Cassius Clay en los 70 o Prince y Larry Bird en los 80) y estructuras distintas que se adecuen a las décadas que narra.

No es la primera vez que O’Shea hace referencia a los chalecos rojos, pues en “Ghetto Bird” incluida en Lethal Injection (1993), ya había escrito la siguiente línea: “Tried to get yo the hood, and you might guess / That a fool like me woulda shot Cyrus.

Kendrick Lamar ft. MC Eiht – “m.A.A.d city”

"m.A.A.d city" es, quizás, el tema más crudo incluido en la discografía de Kung-Fu Kenny, y uno de los primeros retratos a su realidad creados desde la introspección personal que logró entregar. “If Pirus and Crips all got along, they’d probably gun me by the end of this song” es la frase que inaugura la canción para dar pie al anecdotario de violencia particular de K-Dot –desde haber sufrido la muerte de su primo en el ‘94 hasta la ocasión en que fue testigo de un asesinato en un puesto de hamburguesas sin poder confesar el nombre del culpable–, hasta las razones que dan pie a “my Angry Adolescence divided” –su despido de un trabajo por negarse a participar en un robo o el episodio que lo llevó a dejar de fumar marihuana. En una de las líneas del track, Kendrick pronuncia “Uh, Warriors and Conans, hope euphoria can slow dance / With society, the driver seat the first one to get killed”. Desde luego, “Warriors” hace alusión a la adaptación de Walter Hill, y “Conans” se refiere en el mismo sentido a la película de 1982 protagonizada por Arnold Schwarzenegger, usando ambos términos como adjetivo para describir a los miembros de las pandillas de Compton a través de su naturaleza violenta, una vez que tanto The Warriors como Conan fueron ejercicios seminales en el empleo de la violencia “explícita” en a la gran pantalla.

Delinquent Habits - Delinquent Habits

1549999540843-dh

Delinquent Habits es otra de las flores surgidas de la raíz del rap latino crecida en el entorno chicano del LA de los 90. Kemo the Blaxican, Ives Irie, y el productor O.G. Style, se dieron a conocer a partir del 91 bajo el nombre de “Los Tres Delincuentes”, nombre que cambiarían tras firmar con RCA cinco años después para lanzar su disco debut, Delinquent Habits, producido por Paul Stewart y Sen-Dog.

El arte portada del disco, muestra a Ives, Kemo y O.G. Style en primer plano mediante un tratamiento visual que sirve como tributo al diseño del cartel original de los Warriors, donde los protagonistas se ven al frente, y el resto de miembros de otras pandillas completan la ilustración. En este caso, pueden verse también personajes pertenecientes a los Furies y a los Hi-Hats mezclados entre cholos y malandros para crear una fusión de pandillas entre aquellas imaginadas para la adecuación audiovisual del texto de Sol Yurick, y los grupos contemporáneos a los Delincuentes. Además, ese debuto de DH sigue siendo un clásico de las calles y un subestimado. Stay woke fam.

D12 - “Fight Music”

Grabado en Coney Island, casa de los Warriors, el video de “Fight Music” del supergrupo de Detroit también funciona como un homenaje claro al clásico de culto de los chalecos rojos. El tratamiento visual del tema abre con el invitado, Ice-T, personificado como Cyrus mientras predica una homilía sobre los diversos estilos de la música frente a un grupo extenso de feligreses de la noche. Para ello, emplea también el diálogo de Roger Hill incluyendo otra línea de expresa relevancia –“Can you count, suckers?”–, mientras Eminem, Proof, Bizarre y el resto de los D12 lo escuchan desde el fondo. Aunado a ello, también hay un guiño a Lynne Thigpen, la DJ de radio que va dando pie al arco narrativo de los Warriors en la película.

Jehst - "Alcoholic Author"

William G. Shields, una de las caras más sobresalientes de la escuela dosmilera del rap británico, sobre todo en su rol como productor y jefe de operaciones de YNR Productions. En una de sus primeras maquetas, titulada "Alcoholic Author", Jehst incluye también un sample repetido en diversas canciones –especialmente de house y techno– salido de The Warriors. Se trata de los diálogos entre escenas narrados por la DJ de radio antes mencionada, cuya voz y cadencia funciona de manera íntegra insertada casi en cualquier contexto. En el tema del MC de Kent, el bit con la voz de Lynne Thigpen aparece sobre el final de la canción, haciendo especial énfasis en la frase "but the inside words is that the odds are against them", que sirve como declaración de intenciones de un incipiente Jehst.

Conéctate con Juan Carlos en Instagram.