Permitir fumar dentro del instituto como método en la lucha contra el terrorismo en Francia

Los directores quieren evitar los grandes grupos de estudiantes en las inmediaciones de las instituciones durante los recreos, ya que podrían tornarse un potencial objetivo para atentados terroristas.

|
22 Febrero 2016, 7:20am

Foto via Kruscha/Pixabay

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El timbre de las 9 de la mañana todavía no ha sonado, pero los estudiantes de la escuela de secundaria Lycée Voltaire, en el 11º distrito de la capital francesa, ya están entrando por la gran puerta azul para escapar del frío.

Los copos de nieve caen sobre los recién llegados. Un estudiante termina su cigarrillo y tira la colilla al suelo a pocos metros de distancia de la entrada del centro, antes de desaparecer a través de la puerta.

Y a pesar de que técnicamente es ilegal que lo hagan, otros estudiantes esperan hasta estar dentro de las instalaciones de la escuela para encender su cigarro.

"Tenemos permiso para fumar dentro desde hace unas semanas", explica Anne, de 18 años, quien se encuentra en su último año de secundaria y fuma "dos o tres cigarrillos al día." Opina que es algo bueno que se aliente a los estudiantes a fumar en las áreas designadas dentro de la escuela. "Antes, había una gran cantidad de pequeños grupos apiñados [fuera], y honestamente, era un blanco fácil para un ataque".

Esta es una consecuencia directa de los ataques que acabaron con la vida de 130 personas en París en noviembre pasado, cuando un grupo de terroristas irrumpieron en grandes congregaciones de gente para asesinar por doquier. Al igual que muchas otros centros de secundaria de París y sus alrededores, el Liceo Voltaire ha relajado recientemente sus reglas para fumar, y ahora permite que sus estudiantes puedan hacerlo en un área designada dentro de los terrenos del instituto.

Lucas, también en su último año y también fumador, asiente con la cabeza al escuchar a Anne. "Es más seguro para nosotros después de los ataques y estamos en un espacio reducido al aire libre, por lo que no se contamina todo el patio de la escuela", explica.

Esta medida recientemente introducida contradice otra norma introducida por el gobierno francés en 1991, la cual prohíbe fumar en espacios públicos como escuelas.

"¡No te lo metas por ahí!": analizamos las lesiones sexuales más frecuentes y dolorosas. Leer más aquí.

Días después de los ataques del pasado 13 de noviembre, el gobierno francés envió una circular a los directores de los centros, indicando las nuevas recomendaciones de seguridad a raíz de los ataques. Como parte de las medidas, el gobierno autorizó a los directores a establecer "áreas [de fumadores] designadas dentro de los centros educativos para evitar que los estudiantes salgan del recinto".

Los directores consultaron a las autoridades para confirmar que la nueva recomendación les permitía efectivamente eludir la legislación de 1991, también conocida como la ley Evin. La Dirección General de Salud expresó que no, y hoy en día, las implicaciones legales por encender un cigarrillo dentro de una escuela siguen siendo poco claras.

En una entrevista telefónica, una portavoz del Ministerio de Educación aludió a "un cierto temor de padres, estudiantes y profesores" a raíz de los ataques. "Como medida para evitar multitudes reunidas fuera de los institutos de secundaria, algunos directores están permitiendo temporalmente a los estudiantes fumar dentro de los establecimientos, en áreas designadas y al aire libre".

"Todo depende de la decisión del director — en función de las características específicas de su centro", expresó. La portavoz también señaló que mientras el Ministerio iba a "tolerar" las nuevas reglas, aún se mantenía "muy comprometido con la lucha contra la adicción y el hábito de fumar".

"Todo esto está altamente regulado y estará en vigor durante un periodo limitado de tiempo, determinado por los acontecimientos actuales", agregó.

Según el Dr. Alain Rigaud, presidente de la Asociación Nacional para la Prevención del Alcoholismo y las Adicciones, las nuevas normas más flexibles tendran "consecuencias devastadoras" sobre la salud de los estudiantes de secundaria franceses.

El tabaquismo está "conquistando nuevos caminos" pese a la prohibición de 1991, afirma Rigaud. "El tabaquismo afecta ya a cerca de un tercio de los estudiantes de secundaria franceses, y si se invita a los fumadores al patio de recreo, el hábito aumentará", dice el médico.

"De acuerdo con los testimonios que hemos recibido, ya hay más o menos 30 escuelas secundarias de la Isla de Francia [la región de los alrededores de París] donde se permite fumar — lo que ya es demasiado", añade.

Rigaud explica que él ya ha compartido sus preocupaciones con el gobierno durante una reunión con el ministro de Educación, Najat Vallaud-Belkacem. Pero las autoridades no han podido realizar ninguna "promesa concreta", asegura.

"Fumar es una lacra importante, que mata a uno de cada dos fumadores de largo plazo", expresa el médico. "Durante los próximos treinta años, eso puede suponer que alrededor de 125.000 estudiantes de secundaria de la población actual de Francia pueda morir a causa del tabaco. Es una cifra enorme en comparación con la de los ataques terroristas".

Esta mujer hace prótesis de dedos meñique para ex miembros de la mafia japonesa. Leer más aquí.

La seguridad y la vigilancia alrededor de las escuelas francesas se ha reforzado a raíz de los ataques. En un número reciente de la revista propagandística Dabiq, Estado Islámico exhortó a simpatizantes a matar a los maestros en Francia, a los que que califica de "corruptores".

Varias escuelas medias y secundarias en París y sus alrededores han sido evacuadas en las últimas semanas después de una serie de falsas amenazas de bomba.

Philippe Tournier, el director del instituto Lycée Victor-Duruy en París, cree que permitir fumar dentro de la escuela es "necesario".

"Hay que recordar que todos los días, a lo largo de toda la Isla de Francia, decenas de miles de estudiantes de secundaria abandonan los centros alrededor de las 10.30 horas [para fumar]", relata a VICE News. "Se vuelven objetivos espectacularmente fáciles".

Tournier, que también sirvió como secretario general de la Unión de Directores de Escuelas del país SNPDEN, explicó que el sindicato comparte sus preocupaciones sobre la seguridad de los estudiantes con el gobierno a raíz de los ataques.

"Hemos sido avisados pero todavía hay un problema de coordinación entre los ministerios de Interior, Educación y Salud", cuenta. "Hay un malentendido a nivel estatal".

Al ser consultado sobre posibles iniciativas para ayudar a los estudiantes a abandonar el hábito de fumar — lo cual ha sido solicitado por organizaciones como la de Rigaud — Tournier no demuestra mucha esperanza.

"Eso implicaría enormes reformas, porque no estoy seguro de cómo se puede luchar contra el tabaquismo cuando se tiene una enfermera por cada 300 estudiantes", opina.

"Por otra parte, en el caso de algunos de los estudiantes de secundaria [los más grandes], no tenemos derecho a detenerlos y si quieren fumar afuera van a hacerlo de todos modos".

Pierre Longeray ha contribuido a este artículo.

Sigue a Pierre-Louis Caron en Twitter: @pierrelouis_c

Sigue a Pierre Longeray en Twitter: @PLongeray

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs