Cultura

Entrevistamos a Eva Green, la gótica/guerrera/bruja/mística favorita de Hollywood

Hablamos con ella sobre su timidez y por qué todo el mundo espera que se quita la ropa en la pantalla.

por Rebecca Nicholson
28 Abril 2016, 3:00pm

Foto por: Matt Sayles / AP/Press Association Images.

Eva Green ha interpretado a muchas brujas. "Diferentes tipos de brujas", dijo la actriz francesa mientras daba traguitos de un jugo rojo oscuro que, lógicamente, parecía sangre. Tim Burton la convirtió en una bruja rubia para su película de 2014 Dark Shadows y le gustó tanto que la seleccionó como protagonista para su siguiente película, Miss Peregrine's Home For Peculiar Children. Ha salido en películas independientes, en películas de arte y en películas taquilleras. Fue una chica Bond en Casino Royale y se lució en 300: Rise of an Empire y Sin City: A Dame to Kill For. Si se trata de una mujer complicada que quizá tenga un lado asesino o sobrenatural, o ambos, Eva es la primera opción.

Hoy se vistió toda de negro pero se ve muy elegante y habla con un volumen tan bajo que es difícil escucharla. Dice "No sé" cada que da una respuesta, casi siempre; a veces para desviarse de un tema al que no quiere entrar y otras veces porque se ve muy insegura de ella misma. Dice que de niña era demasiado tímida. Los actores siempre fingen ser modestos pero a ella sí se lo creo.

En la actualidad está poniendo su lado oscuro en práctica en la tercera temporada de Penny Dreadful, donde interpreta a Vanessa Ives, una médium que caza demonios, que fue poseída por el diablo y que se enamoró de un hombre lobo. Esta vez parece estar lista para enamorar a un desconocido misterioso. Y también se ve que está sometida a una forma muy temprana de sicoterapia. Hablamos con ella sobre qué se siente ser la gótica preferida de Hollywood y por qué todo el mundo espera que se quita la ropa en la pantalla.

Eva con Patti Lupone en la tercera temporada de Penny Dreadful.

VICE: Acabo de ver el primer episodio de la tercera temporada de Penny Dreadful.
Eva Green:
Oh, dios. Yo no lo he visto. No me gusta verme a mí misma.

¿Entonces qué haces en las premieres y ese tipo de cosas? ¿Te vas y ya?
Sí, es raro, justo estaba pensando en eso esta mañana cuando iba en el tren. Casi siempre está bien. Sólo hubo un director, cuyo nombre no voy a mencionar, que se tomó muy a pecho el que me haya ido. Me quedé diez minutos y no pude aguantar más. No puedo y ya. No sé cómo explicarlo. Es raro.

¿Porque eres muy dura contigo misma?
Sí. Es demasiado subjetivo. Es narcisismo negativo. No está bien. Me gustaría poder ver lo que hago. Algunos actores pueden ver su trabajo, analizarlo y mejorar. Pero yo no.


Relacionados: Hablamos con los hermanos de 'The Wolfpack' sobre utilería DIY


¿Crees que Vanessa es una heroína feminista? Hay una escena en la nueva temporada donde parece que está en una sesión de sicoterapia temprana y Patti Lupone interpreta a su terapeuta. Patti explica que a Vanessa le atraen los hombres dañados porque en realidad preferiría estar sola. Este comentario me pareció muy moderno.
¡Sí! Me encantó ese discurso. Recuerdo que le tomé foto al guión y se la mandé a mis amigos. Es muy interesante. Creo que muchas mujeres se sienten atraídas por hombres dañados y frágiles.

¿Acaso ésa fue una risa irónica?
Jaja, sí [levanta las cejas]. Vanessa es una mujer muy fuerte para esa época tan reprimida. Es una mujer que tiene hambre de vivir.

¿Tuviste que investigar mucho sobre ese tipo de mujeres?
¿Mujeres victorianas? Ummm, no tanto como debería. Soy pésima estudiante.

¿Por qué crees que la época victoriana nos fascina hoy en día?
Es gracioso porque yo no creo que este programa sea gótico. Pero mucha gente sí. Es muy oscuro pero no sólo porque de miedo, va más allá de eso. Si sólo se tratara de posesiones, no habría decidido ser parte de esta aventura aterradora. Es una cuestión terriblemente humana. Es difícil escapar de este personaje porque se vuelve parte de ti. Hay algo que terminas cargando.

¿No es preocupante? Debe ser agotador. Digo esto por la escena en la primera temporada donde varios espíritus poseen a Vanessa al mismo tiempo.
Oh sí. Fue una escena muy difícil porque rozaba lo ridículo. Interpretar a tantas personas y buscar la transición entre todas ellas fue muy difícil. Nos tardamos dos días en esa escena, una y otra vez. Fue algo aterrador y al mismo tiempo un motivo de celebración.

¿Cómo le hiciste para que no se viera ridículo? La línea entre lo ridículo y lo no ridículo debió ser muy delicada.
No sé, tienes que creértelo de todo corazón. Me acuerdo que ensayé con [el creador de la serie, John] Logan en su departamento en Londres.

¿Tiene vecinos?
¡No hubo gritos! Sólo estábamos así de: "Ok, debería quitarme el... no, es demasiado". Fue divertido. Era como en el teatro.

El diálogo es bastante teatral en Penny Dreadful, creo.
Me encanta el teatro y tengo experiencia pero me da mucho miedo regresar a los escenarios. Me encanta pero prefiero el cine. Somos teatrales en el buen sentido pero si nos equivocamos, podemos volverlo a hacer.

¿Por qué te da miedo regresar a los escenarios?
No sé. Tengo pánico escénico. A las 3 o 4 AM me empieza a doler el estómago sólo de pensar que tengo que subir al escenario en tres horas. Ya ahí se te pasa pero las horas previas son una tortura.


Relacionados: La directora de 'Una chica regresa sola a casa de noche', Ana Lily Amirpour, habla sobre Elvis, kale y la soledad


¿Crees que no vale la pena tanta ansiedad?
Sólo me gustaría poder superarla. No sé.

¿No hay personas que se especializan en calmar ese pánico escénico?
Con los años me vuelvo cada vez más ansiosa, así que no lo sé. Me gustaría poder superarlo porque necesito tener siempre el control. Si voy a hacer algo todas las noches, tengo que conocerlo a la perfección. Si es de Shakespeare o algo así... Si tan sólo tuviera el valor.

Muchas personas se relajan con el tiempo pero, como dices, para ti es cada vez más difícil.
Eso me han dicho. Desde niña pienso, "está bien, ya pasará". Cuando tenía seis años, pensaba que todo iba a estar bien cuando cumpliera 20. Después creí que a los 30. Cada vez soy más vulnerable, como si estuviera hecha de vidrio. En otras situaciones soy más fuerte. Siento que a esta edad soy como una esponja. No sé.

¿Sabes por qué pasa?
No. Tengo que aprender a controlar mis demonios. No sé. Al mismo tiempo, me hacen ser quien soy.

Hablemos de tu primera película. The Dreamers salió en 2003 y parece ser de esas películas que tienen una larga vida.
Es interesante porque cuando salió no tuvo mucho éxito. En Francia la quitaron muy rápido de las carteleras. La gente aprendió a disfrutarla con el tiempo. A mí me encanta. Fue mi primera película, yo era fan de Bertolucci. Me parece un largometraje muy libre, puro y divertido. Nunca veo mis películas, es simplemente lo que percibo. Si fuera hombre, habría soltado el clásico discurso de [empieza a hablar con voz grave] "En The Dreamers vemos...". ¿Me explico?

Pero a partir de esa película —donde haces un desnudo frontal completo— te han pedido que hagas más desnudos en los últimos 13 años.
Creo que a la gente le fascina la desnudez. No me gusta hacer escenas de desnudo. Son incómodas. Pero en EU son muy... A veces, como actor, te lo tomas muy a pecho. Soy más que un desnudo.

¿Crees que sea porque eres francesa? ¿O por el cliché de la libertad europea?
Creen que para mí es fácil desnudarme. [Sarcásticamente] ¡Sí, qué divertido!

Una vez dijiste que te sentías como una nerd, incómoda, fuera de lugar en tu propia piel, y aun así eres actriz...
Es paradójico. Mi mamá decía que hay dos personas dentro de ti. Yo no me conozco. Pero al mismo tiempo es mi salvación o algo así. Me siento viva cuando interpreto a un personaje. No podría hacer otra cosa. Tengo mucha suerte de poder ganar dinero y trabajar en lo que me gusta. Mi timidez me habría matado en otros trabajos.

En algún momento dijiste que la gente te consideraba un fenómeno. ¿Crees que eso haya cambiado?
Depende. Cuando no me conocen, al principio... Creo que era una broma.

Los papeles que tomas suelen ser oscuros y misteriosos.
Me da igual si me encasillan en lo "misterioso". Es porque tengo cabello oscuro. [Risas] Es cierto que no soy como los demás. Desde que era niña me siento así, como si flotara. Me gustaría poder ser más estable. No sé cómo decirlo. Es por mi timidez. En la escuela, nunca tuve un grupo de amigos, sólo tenía un mejor amigo. Si tenía que hablar en público, sentía que me desmayaba. En fin. Ahora me dedico a esto.

Y ahora te la pasas hablando con desconocidos.
Las conferencias de prensa y ese tipo de cosas me perturban porque debo estar frente a muchas personas. Es gracioso. Necesito ver a una Patti Lupone de este siglo [risas].

Sigue a VICE en Facebook y suscríbete a nuestro canal de Youtube.