Deportados al call-center

Las oportunidades de trabajo en Tijuana se reducen para estos deportados, excepto en un sector que disfruta de un relativo auge en México: el telemercadeo.

|
14 Julio 2014, 3:00pm

Para activar los subtítulos en español, da click en el ícono CC del reproductor de Youtube.

Tijuana es un limbo para los deportados desde Estados Unidos. La gente sigue llegando a la ciudad mientras las políticas migratorias en Washington se endurecen. De hecho, las deportaciones de mexicanos en EU se duplicaron de 122,058 en 2002 a 306,870 en 2012, según las últimas cifras disponibles del Departamento de Seguridad Interna. Se estima que ni la mitad de las deportaciones tienen carácter criminal, y muchas de las que sí son consideradas como criminales, son faltas administrativas o infracciones "no violentas". 

En algunos casos, los deportados llegan a un país en el que nacieron pero que no conocen. Ellos hablan nulo o poco español, y sus tatuajes —de un estilo y simbología particularmente ajeno a los mexicanos— los identifica como parias. Las oportunidades de trabajo en Tijuana se reducen para estos deportados, excepto en un sector que disfruta de un relativo auge en México: el telemercadeo.

Los call-centers ofrecen a estos deportados una oportunidad de obtener un ingreso estable en un mercado laboral deprimido. Y las ventajas del sector de telemercadeo son obtener una fuerza laboral de angloparlantes —que utilizan el inglés como primera lengua—, pero a costos mexicanos. VICE News viajó hacia Tijuana para encontrarse con algunos de estos miles de deportados que crecieron en Estados Unidos y que ahora forman nuevas vidas al regresa a México gracias a un trabajo estable en un call-center estadunidense.