Fotos

De Michael Jackson a Donald Trump: fotos de celebridades

Aunque ahora se maneja con humildad, Benson fue ambicioso en sus días de juventud: logró retratar a todos, desde los Beatles hasta Muhammad Ali, Greta Garbo y Mike Tyson, entre muchos otros famosos.

por Mikelle Street
14 Diciembre 2016, 7:44pm

Donald Trump en el Casino Taj Mahal en 1990. Foto de Harry Benson. Cortesía de Magnolia Pictures.

Harry Benson tiene tantas fotos del presidente electo Donald J. Trump que probablemente podría publicar un libro sobre él. Estas imágenes, algunas de las cuales se pueden encontrar en el nuevo documental de Matthew Miele y Justin Bare, Harry Benson: Shoot First, son el producto de una relación de 40 años de trabajo entre el legendario fotógrafo y el futuro presidente.

"Conozco al bastardo desde hace 40 años", me dijo Benson, de 87 años, sentado en su elegante apartamento lleno de luz en el Upper West Side de Nueva York. "Sigue siendo el mismo tipo engreído". Benson lo sabría. En la película, Benson fotografía a Trump en 1990 sosteniendo fajos de billetes con un valor de un millón de dólares, tomados de sus casinos de Atlantic City. Y Trump no es la única figura importante en la historia de Estados Unidos en conseguir el tratamiento Harry Benson; Los miembros del Ku Klux Klan también aparecen en el trabajo del fotoperiodista. "Me recibió el Mago Imperial, y eso ayuda", dijo Benson, al explicar cómo fue que llegó a acercarse tanto al Klan. Incluso fue capaz de fotografiar los mítines. "Era un hombre llamado Bobby Shelton".

Madre e hijo del KKK. Foto de Harry Benson. Cortesía de Magnolia Pictures.

Cuando se lo menciono, el fotógrafo de Glasgow me dice que no tiene "ganas" de fotografiar al presidente electo, lo que hará que Trump sea el primer presidente desde Eisenhower que Benson no fotografía mientras está en el cargo. Del mismo modo, también está harto de fotografiar al Klan. "No tengo que ser tan ambicioso", dijo. "Soy un viejo".


Relacionados: Lo que aprendí de ser un guardaespaldas de celebridades


Aunque ahora se maneja con humildad, Benson fue ciertamente ambicioso en sus días de juventud: logró retratar a todos, desde los Beatles hasta Muhammad Ali, Greta Garbo y Mike Tyson; también pasó un tiempo con el IRA y en los conflictos armados en Bosnia e Irak. Una foto de portada que hizo de Ronald y Nancy Reagan bailando en un estudio para Vanity Fair incluso le valió el agradecimiento por salvar a la publicación de su cierre.

Benson filmó el primer viaje a Estados Unidos de los Beatles, y también fotografió a Jack Nicholson en un costado de la carretera en Aspen con un poco de polvo blanco aún en su nariz. Su cámara fotográfica capturó tragedias nacionales, tales como el asesinato de 1968 del senador Robert F. Kennedy, y momentos más tranquilos como la reclusa Greta Garbo nadando en Antigua. Todo esto se muestra y adquiere contexto en la película gracias a personajes como Trump mismo, la hija de RFK, Kerry Kennedy, Dan Rather, Sharon Stone, Piers Morgan, y otros.

Ethel Kennedy, poco después del asesinato de Robert F. Kennedy en 1968. Foto de Harry Benson. Cortesía de Magnolia Pictures.

"No iba a ir al Hotel Ambassador porque sabía que Bobby había ganado", dijo Benson sobre las fotos posteriores al asesinato. "Fui ahí y Bobby dio un discurso en el hotel. Entonces intenté irme, pero era un salón de baile lleno de gente, así que traté de averiguar por dónde ir. Estaba acreditado, así que me puse detrás de Bobby y salimos por la cocina. Me di la vuelta para salir por un lado y una chica gritó —era una Kennedy— y enseguida supe qué había ocurrido". Ese no fue el único momento en el que Benson tomó fotos tras un asesinato. También fotografió el funeral de Martin Luther King Jr., después de su asesinato ese mismo año. "Tenía la habilidad de dejar atrás mis emociones", explica Benson en la película.


Relacionados: Hablamos con el rey de los videos sexuales de famosos


Pero para alguien tan cómodo detrás de la lente, Benson dudó que pudiera convertirse en el tema de una película: "Realmente no creo ser tan bueno tomando fotos", comentó Benson. "Fue difícil, tuve que hacerle frente porque estoy acostumbrado a fotografiar a la gente, y puedo entender a veces lo estúpido y torpe que luzco".

Harry Benson. Foto cortesía de Magnolia Pictures.

Para Bare y Miele, la decisión de hacer Shoot First surgió en medio de otro proyecto: Mientras trabajaban en una película para Tiffany and Company, la pareja se puso en contacto con el fotógrafo. "Después de unos diez minutos, nos dimos cuenta que este tipo es un titán en términos de quién es en el ámbito de la fotografía", dijo Miele. "Estaba siendo modesto, no mencionó mucho, pero mientras estaba hablando con él en su apartamento, había varias imágenes a su alrededor". Ciertamente: cuando visité el apartamento de Benson, había una habitación donde cada pared estaba cubierta con fotografías de gran tamaño, con personajes que iban desde Andy Warhol hasta dos amantes besándose en un bar.


Relacionados: Por qué nos afecta tanto la muerte de íconos como Prince


Muchas de estas imágenes aparecen en Shoot First, y muchas otras están guardadas en cajas de gran tamaño. Todas están organizadas por su esposa, Gigi, que también es su gerente comercial. Cada vez que él desenterraba una caja nueva de fotos durante mi visita, Gigi —ya fuera por voluntad propia o a petición de Harry— la arreglaba cuando él había terminado.

Martin Luther King Jr. en Canton, Mississippi, en 1966. Foto de Harry Benson. Cortesía de Magnolia Pictures.

"Queríamos representar cada década que Benson había trabajado", me dijo Miele sobre la edición final de la película, que tomó alrededor de un año en terminarse. El resultado es amplio y abarca bastante territorio: imágenes de Jacqueline Kennedy aparecen en la pantalla, junto con una escena sobre una sesión de fotos a Michael Jackson y cómo Benson sabía, al entrar en su dormitorio, que las fotos resultantes —que incluían una estatua tamaño real de un boy scout, así como un enorme trono dorado— serían "raras".

Michael Jackson en su rancho de Neverland, California, en 1997. Foto de Harry Benson. Cortesía de Magnolia Pictures.

El color y la acción que Bare y Miele usaron para Shoot First son indicativos del trabajo de Benson, que le hizo ganar el Premio Infinity de 2017 por su Trayectoria, otorgado por el Centro Internacional de Fotografía.


Relacionados: La resurrección de Britney Spears


Kate Moss en París en 1993. Foto de Harry Benson. Cortesía de Magnolia Pictures.

No hay muchos personajes o temas que Harry Benson no esté dispuesto a fotografiar, aunque admitió que nunca aceptaría un encargo donde humanos lastimen animales. Para él, mientras esté trabajando, es indispensable tomar las fotos primero y dejar la edición y la decisión sobre qué material funciona a otra persona.

"La gente me pregunta si tengo pesadillas por tomarlas", comentó Benson sobre las fotografías desgarradoras de los últimos momentos de Kennedy; su esposa, Ethel, levantando la mano para bloquear la vista de la cámara. "Habría tenido pesadillas si no las hubiera tomado".

Sigue a Mikelle Street en Twitter.