Publicidad
Europa

Cómo la salida del Reino Unido de la UE puede afectar a la paz en Irlanda del Norte

Diferentes expertos analizan el impacto político y económico que el Brexit podría tener en está región del Reino Unido en la que republicanos y unionistas protagonizaron décadas de conflicto hasta el Acuerdo de Viernes Santo de 1998.

por John Dyer
22 Junio 2016, 6:20am

Imagen vía Wikimedia Commons

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La Unión Europea (UE) ha sido una fuerza unificadora que ha trascendido más allá de las amargas divisiones entre católicos y protestantes que durante años han marcado el conflicto de Irlanda del Norte.

Esta situación podría terminar si Gran Bretaña sale de la Unión Europea.

Los expertos consultados por VICE News señalan que si los votantes británicos optan por salir de la UE este jueves 23 de junio, la economía de Irlanda del Norte se debilitaría y esta situación alimentaría la frustración y el resentimiento entre los sectores más desfavorecidos del país, así como pondría en peligro el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, al que se le atribuye la reducción de la violencia en la región.

"La integración en la UE ha sido fundamental para rebajar la tensión en el conflicto", destaca Edward Burke, profesor de negocios de la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido, en referencia a las décadas de violencia en Irlanda del Norte. "Esto permite que ambas partes se sienten en el Parlamento Europeo y contener a los nacionalismos extremos de la isla que abogan por la salida de la Unión".

A parte de la incertidumbre que supondría todo el tiempo que tarden los diplomáticos británicos y europeos en negociar una nueva relación, el voto por el "sí" al Brexit también podría conducir a nueva crisis política a los seis condados que han permanecido en el Reino Unido después de que Irlanda obtuviese la independencia en 1921.

Reino Unido reanuda la campaña del referéndum sobre el Brexit tras el asesinato de Cox. Leer más aquí.

La partición condujo a un conflicto entre nacionalistas católicos que desean adherirse a Irlanda y los unionistas protestantes que quieren seguir dentro del Reino Unido. Entre 1969 y 1999, cerca de 3.500 personas murieron en el conflicto, según el Servicio de Investigación del Congreso.

El acuerdo de 1998 provocó que los combatientes del Ejército Republicano Irlandés (IRA) y los grupos paramilitares protestantes desmantelaran sus arsenales de armas. Católicos y protestantes siguen viviendo de forma segregada, , y muchos exmilitantes se han involucrado en el crimen organizado.

En la actualidad, el Sinn Féin, el brazo político del IRA, ha llamado a un plebiscito en Irlanda e Irlanda del Norte para unificar los dos territorios si el Reino Unido deja Europa. El mismo plan que han presentado los líderes políticos nacionalistas escoceses si finalmente se produce la ruptura entre el Reino Unido y Bruselas.

"El Sinn Féin siente que existe una oportunidad para que se produzcan cambios", idica Robert Mauro, director del Instituto Irlandés en el Boston College, señalando que mientras que los miembros del Sinn Féin sirven en la asamblea provincial de Irlanda del Norte, así como en los parlamentos nacionales de Dublín y Westminster, el partido nunca ha abandonado su idea que aboga por la unificación de la isla. "Es posible que haya más personas dispuestas a considerar la República de Irlanda e Irlanda del Norte como una sola entidad si finalmente el Reino Unido abandona la UE".

Y sin duda, el pensamiento del Sinn Féin va en esta línea.

"No hay duda de que el Brexit sería malo para los negocios, malo para la inversión, malo para los agricultores, malo para los trabajadores y los derechos humanos, malo para las comunidades y malo para la unidad de los irlandeses," ha destacado en un comunicado la miembro del Sinn Féin al Parlamento Europeo Martina Anderson.

El protestante Partido Democrático Unionista (DUP, por sus siglas en inglés), la formación política de Irlanda del Norte con mayor representación en Stormont, es favorable al Brexit. El representante oficial del gobierno británico en la región, la secretaria de Irlanda del Norte Theresa Villiers, ha roto con su compañero del partido conservador y primer ministro, David Cameron para apoyar el Brexit.

"Británicos e irlandeses han podido viajar libremente entre los dos países con pocos o ningún control de las fronteras desde 1923", destacó el diputado del DUP, Nigel Dodds a la BBC. El diputado unionista dijo que el hecho de hacer referencia al posible retorno de la violencia si se produce el Brexit es una estratagema cínica.

"De toda la serie de advertencias y amenazas que se han hecho sobre la posible del Reino Unido de la UE, encuentro esta afirmación de que la estabilidad política de Irlanda del Norte está en peligro, deprimente y decepcionante", dijo Dodds.

Pero el acuerdo de Viernes Santo exige la cooperación entre Irlanda del Norte e Irlanda, destaca Burke. El Brexit obligaría a irlandeses y británicos a superar nuevos obstáculos. Esas conversaciones podrían llevar años, dando alas a los radicales de ambos bandos que nunca han apoyado.

"De repente los radicales republicanos pueden adoptar un mensaje político muy claro": 'El proceso llevado a cabo por — los traidores [como algunos nacionalistas irlandeses denominan al Sinn Féin] no ha servido para conseguir anda. La única manera de conseguir una Irlanda unida es una cierta forma de acción política que incluiría la violencia política '", destaca el profesor Burke.

Pero Mauro indica que nadie puede hacer predicciones definitivas acerca del Brexit.

"Creo que la mayor amenaza del Brexit es que nadie sabe realmente lo que va a suceder", señala. "¿El proceso de paz va a estar en riesgo? Realmente no lo sé. No tengo la respuesta concreta a esta gran pregunta".

La gran mayoría de los asesinatos del conflicto del Ulster siguen impunes. Leer más aquí.

Sin embargo, los expertos sí que han contabilizado el impacto económico que el Brexit tendría en Irlanda del Norte.

Burke ha publicado un artículo académico donde explica que Irlanda del Norte ha recibido miles de millones en ayuda de la UE para las infraestructuras, en asesoramiento postconflicto y en subsidios agrícolas. Según el análisis de Burke, el Brexit provocaría una caída del 3 por ciento del producto interior bruto de Irlanda del Norte, un punto peor que las previsiones para el resto de Gran Bretaña.

Los defensores de la salida de la Unión Europea, hacen hincapié en que este hecho podría frenar la inmigración no deseada y reafirmar la identidad de Gran Bretaña, destaca Burke. Los partidarios del Brexit tienden a evitar la discusión sobre la pérdida de comercio y otros problemas, señala Burke, quien es firme defensor de permanecer en la UE. "Económicamente es una absurdidad. El problema es que la propuesta del Brexit es prometedora porque apuesto por el café para todos".

Alrededor del 20 por ciento de los 1,35 mil millones de dólares semanales del negocio generado por los intercambios comerciales entre entre Gran Bretaña e Irlanda desaparecerían con el Brexit, advierte David D'Arcy, portavoz de Irish4Europe, un grupo que está haciendo campaña para que los 600.000 irlandeses residentes en Gran Bretaña , incluyendo Irlanda del Norte, voten en contra del Brexit.

Una particularidad en la ley británica permite que los ciudadanos irlandeses voten en el país. Irlanda del Norte se vería especialmente afectada por la caída del comercio, asegura D'Arcy.

"Si el Reino Unido sale de la UE, los acuerdos comerciales pierden su vigencia", indica D'Arcy. "El funcionamiento comercial será diferente puesto que cualquier país fuera de ese club tiene que pagar impuestos adicionales en comparación con los países miembros".

D'Arcy no necesariamente prevé un retorno a la violencia en Irlanda del Norte si se produce el Brexit. Pero no ve nada bueno en erigir controles en las fronteras entre Irlanda e Irlanda del Norte.

"La frontera entre ambos territorios de la isla se eliminó con la adhesión a la UE y con el Acuerdo de Viernes Santo", remarca D'Arcy. "Podemos convivir en armonía, el Reino Unido e Irlanda en la misma masa de tierra, sin necesidad de una frontera. Para nosotros, la creación de una frontera supondría un paso atrás".

Sigue a John Dyer en Twitter: @johnjdyerjr

Imagen vía Wikimedia Commons