Publicidad
americas

El Papa alienta a los curas a que no se rindan ante la narcoguerra que sufre México

El Papa se ha manifestado desde el atormentado estado de Michoacán, donde hace casi una década, una ofensiva militar desencadenó el estallido de la guerra de los narcos. Desde entonces, 28 sacerdotes han sido asesinados en el país.

por Alan Hernandez
17 Febrero 2016, 1:06pm

Imagen por Alessandro Di Meo/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El Papa Francisco ha hecho un llamamiento a los sacerdotes y a todos los trabajadores eclesiásticos del estado occidental mexicano de Michoacán, para que no huyan ni se desentiendan de los desafíos a los que se enfrentan a diario en su lugar de trabajo. Michoacán es uno de los estados de México donde los narcos y su su guerra armada han impuesto su gobierno por encima del de cualquier otra institución del estado.

¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad?", se ha preguntado el pontífice durante una misa dedicada a los curas, las monjas y los seminaristas en la capital del estado, Morelia

"¿La resignación?, se ha preguntado Francisco antes de contestarse a sí mismo. "¿Y qué le vas a hacer? La vida es así. Una resignación que nos paraliza y nos impide no sólo caminar, sino también hacer camino; una resignación que no sólo nos atemoriza, sino que nos atrinchera en nuestras «sacristías» y aparentes seguridades".

Muchos han convenido en fechar el inicio de la narcoguerra mexicana en diciembre de 2006. Entonces, el recién elegido presidente del país, Felipe Calderón, desplegó una colosal ofensiva contra el crimen organizado en Michoacán.

El Papa insta a los mexicanos a que "abran sus ojos ante la injusticia". Leer más aquí.

Desde entonces, el estado ha padecido un sinfín de conflictos y de calamidades engendradas por las organizaciones criminales brotadas en su desaforado seno. Algunas de ellas habían sido fundadas allí, como La Familia Michoacana o los Caballeros Templarios. Otras, sin embargo, llegaron de fuera para sembrar el caos y la violencia, como Los Zetas o el Cártel Jalisco de Nueva Generación.

En 2013 el estado vio cómo se formaban espontáneamente grupos de vigilantes armados, a los que se bautizó como grupos de autodefensa comunitaria. Si bien nacieron para combatir el gobierno regional de los carteles, muchos terminaron infiltrados en ellos, al menos parcialmente.

Pese a todo, los niveles de violencia han disminuido desde entonces. Hoy el desquiciado equilibro de fuerzas contempla un mapa en el que las rivalidades, raramente contenidas, incumben a las facciones restantes de los grupos de autodefensa, a lo que queda de los viejos carteles y a los de nueva generación, que luchan por hacerse un hueco.

México detiene a la cerebro del aparato financiero del cártel de Sinaloa. Leer más aquí.

Pese a todo, el índice de asesinatos se ha disparado en los últimos meses, un inquietante preámbulo que sugiere que la violencia podría estallar de nuevo en breve.

La decisión del Papa de ir a Michoacán es sintomática de la fortaleza del arzobispo de Morelia como aliado del Vaticano, y le señala, además, como a un peso pesado en la jerarquía eclesiástica mexicana. Pese a todo, el discurso de la iglesia respecto a la narco guerra está plagado de sospechosas generalidades.

Claro que en 2013, el cardenal Alberto Suárez Inda lideró una insólita y directa iniciativa suscrita por otros ocho obispos, en la que se detallaba el impacto de la violencia en Michoacán y en la que se denunciaba la inadecuada respuesta del gobierno ante la misma.

"Hay un permanente sentido de indefensión y desesperación, y se añade el enojo y el miedo, a causa de la complicidad, forzada o voluntaria, que se da entre algunas autoridades y la delincuencia organizada", escribieron los sacerdotes a la luz de la imparable ascensión de los grupos de autodefensa. "Es generalizada la percepción de que falta eficacia en las autoridades federales, estatales y municipales".

El Papa planea un viaje a zonas calientes de México: 'la agenda de un disidente'. Leer más aquí.

En un artículo publicado el mes pasado por el periódico diario El Universal, el arzobispo Suárez también se hacía eco de una frase que el Papa ha empleado a menudo y que insta a los sacerdotes a no convertirse en "burócratas".

"Los pastores no deben ser burócratas y los obispos no debemos tener mentalidad de príncipes".

Francisco volvió a incidir en la misma frase ayer martes, mientras insistía en que la resignación a la situación que atraviesan lugares como Michoacán sería como sucumbir "a una de las armas preferidas del demonio, la resignación".

Michoacán es uno de los estados más peligrosos de México para un sacerdote. Claro que hay lugares peores y no están demasiado lejos: en Guerrero, el estado de vecino, la situación de los curas es todavía más comprometida.

Según informaciones de la organización mexicana Centro Católico Multimedia, un total de seis curas fueron asesinados durante los seis años de mandato del presidente Vicente Fox, quien ejerció el poder entre 2000 y 2006. La cifra aumentó hasta los 17 curas asesinados durante la administración de su sucesor, Felipe Calderón. El actual presidente, Peña Nieto, cuenta ya con 11 curas asesinados en sus tres años de presidencia.

El mensaje del Papa en Michoacán fue el último en una serie de proclamas que el pontífice ha repetido hasta la saciedad durante su estancia de seis días en el país azteca — México es el hogar del 10 por ciento de los católicos del mundo.

Francisco, un Papa latinoamericano con todo lo barroco e intenso que eso significa. Leer más aquí.

Imagen por Hans-Maximo Muselik

Durante el fin de semana, Francisco condenó los niveles de corrupción y de complacencia que reinan tanto entre la élite política como entre la eclesiástica. El Papa alentó también a los mexicanos de a pie a que se movilizaran para exigir que se haga justicia. Francisco se desplazó el lunes hasta el estado sureño de Chiapas y aprovechó para disculparse ante la población indígena de la zona por tantos siglos de discriminación y de explotación. El Papa también visitó la tumba del obispo Samuel Ruiz, una figura radical dentro del conservador universo católico, al que muchos habían acusado de ser comunista.

¿Se está convirtiendo Argentina en un narcoterritorio como México? Leer más aquí.

Hasta el momento, los mensajes del Papa no han tenido demasiado calado entre la élite política y eclesiástica del país. La diplomacia se ha impuesto y a lo sumo se escuchan comentarios que subrayan lo fantástico que les parece que el Papa haya visitado México. Francisco le dedicó una sentida oración.

"La visita del Papa es importante porque envía un mensaje de paz que tanto necesita Michoacán dada la presencia del crimen organizado en el estado", proclamó ayer al término de la misa el ex presidente Felipe Calderón. El ex mandatario acudió a la ceremonia en compañía de su mujer, Margarita Zavala, quien se encuentra actualmente sumida en los preparativos de lo que será su propia campaña presidencial para comandar el ejecutivo en 2018.

La gira de seis días de Francisco por México terminará en unas horas en la población fronteriza con Estados Unidos de Ciudad Juárez, donde se espera que el pontífice cargue sus tintas contra la política migratoria tanto de Estados Unidos como de México.

Sigue a Alan Hernández en Twitter: @alanpasten

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
enrique pena nieto
Los Zetas
ciudad juarez
michoacán
Papa Francisco
Morelia
Tierra Caliente
Caballeros Templarios
felipe calderon
vicente fox
la familia michoacana
grupos de autodefensa
alberto suárez
cartel jalisco de nueva generación