Publicidad
Drogas

La marihuana es mucho más fuerte que antes, por eso debería ser legal

De acuerdo, tal vez no sea "la hierba que usaba tu padre".

por Maia Szalavitz; traducido por Laura Castro
24 Septiembre 2019, 4:25pm

Ilustración de Cathryn Virginia | Foto vía Shutterstock.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

El titular podría parecer un poco siniestro.

"Una marihuana más potente está desatando nuevos debates". Ciertamente, la historia no decepcionó: "La mayor parte de la marihuana que ahora se vende en los Estados Unidos es de tres a 10 veces más potente que la que se vendía hace dos años", decía en el New York Times.

Era 1978, Jimmy Carter era presidente, y la legalización de la marihuana, al menos por un momento, parecía ser posible.

Para 1995, la política y la cultura habían cambiado radicalmente, y la guerra contra las drogas era inevitable. Ese año, el zar antidrogas de Bill Clinton, Lee Brown, hizo una declaración similar, pero aún más explosiva. "La marihuana es 40 veces más potente hoy en día... que hace 10, 15 o 20 años".

Al año siguiente, el actual candidato demócrata a la presidencia y enemigo de la legalización de marihuana Joe Biden argumentó que comparar la marihuana de los años 90 con la de los años 60 era como "comparar los perdigones del cartucho de una escopeta con un misil guiado por láser". En 2002, un nuevo zar de las drogas, John Walters, nos advirtió: "No es la marihuana que usaba tu padre", y afirmó que recientemente la marihuana se ha vuelto 30 veces más potente.

En un hilo reciente en Twitter, la autora canadiense y defensora de la marihuana, Dana Larsen, intentó hacer los cálculos basándose en un grupo de estas afirmaciones, llegando a una cifra que sugiere que los porros de hoy deben ser 12 600 veces más fuertes que los que fumaban los primeros consumidores de marihuana. Obviamente, ese no es el caso.

La verdad sobre la potencia del cannabis antes y ahora es más complicada. A pesar de los objetivos políticos de las personas que hacen declaraciones polémicas al respecto, lejos de ser un caso de prohibición continua, que el cannabis sea más fuerte es un argumento mucho más potente para la legalización y regulación de la droga. Esto es especialmente cierto en un momento en que el THC, el ingrediente psicoactivo primario en la hierba, se consume de una manera tal que, al menos en el caso de ciertos cigarrillos electrónicos o vaporizador, es posible que esté relacionada con problemas pulmonares peligrosos.

Por supuesto, cualquier argumento de que la hierba se ha vuelto más potente (y, por implicación, más peligrosa) presupone que realmente sabemos cuán fuerte era en las décadas pasadas. Pero la mayoría de los datos duros sobre los cambios en la potencia del cannabis provienen del Programa de Monitoreo de Potencia del gobierno, que ha sido dirigido por la Universidad de Mississippi desde 1971 y es el único laboratorio importante enfocado en estudiar cómo ha cambiado históricamente. Sus datos se basan en muestras incautadas por la policía, lo que introduce variables que dificultan la comparación precisa a lo largo del tiempo, particularmente en los primeros años.

Por un lado, los investigadores solo tenían acceso a alrededor de 150-200 muestras por año a principios de la década de 1970. Con tan pocas muestras, los datos podrían basarse en evidencia no representativa, no en lo que la mayoría de las personas consumían. A saber, en otra aterradora historia de la potencia de la marihuana, esta de 1986, el Times informó sobre datos del proyecto que encontraron que en 1974, el porcentaje promedio de THC, el ingrediente activo que causa el efecto de sentirse drogado, era solo de .5 por ciento. Eso es básicamente un placebo. De hecho, ahora es legal vender cáñamo que contiene un poco menos —.3 por ciento— porque es muy difícil drogarse con algo con tan poca contenido. Claramente, hubo algún tipo de error.

Mahmoud ElSohly, profesor de farmacéutica en la Universidad de Mississippi y director del Proyecto de Marihuana de la escuela, el cual supervisa el Programa de Monitoreo de la Potencia, destacó otro problema que hace que los datos de antes sean menos confiables. Antes de que él ocupara el cargo en 1981, la DEA por lo regular no proporcionaba muestras de manera oportuna, dijo. "No nos enviaban las muestras hasta que los casos eran legalmente desechados", explicó ElSohly, lo que significa que solían ser muestras un poco viejas.

Dado que la potencia disminuye aproximadamente en un 10 por ciento por año, según ElSohly, esto significa que esas muestras realmente no representaban la potencia real de la droga en el momento en que las personas la habían comprado y consumido. "Los datos confiables comenzarían a acumularse a partir de 1981", agregó.

Todo lo cual significa que cualquier afirmación sobre "la hierba que consumía tu padre" de los años sesenta o setenta probablemente no está basada en datos fidedignos.

En años posteriores, continuó ElSohly, el Proyecto comenzó a recibir de 2,000 a 4,000 muestras, lo que es mucho más probable que sea una muestra razonable de lo que está presente en un mercado nacional. Los datos más recientes muestran un claro aumento en el porcentaje de THC, desde alrededor de un 4 por ciento en 1995 hasta alrededor de un 16 por ciento en 2018, según ElSohly. Sin embargo, desde 2014, el número de muestras analizadas ha disminuido nuevamente, debido a problemas de financiamiento y a que la DEA ya no se enfoca mucho en la incautación de una droga que es legal en muchos estados, señaló.

El aumento o la disminución de la potencia en sí mismo no es necesariamente un problema, siempre y cuando las personas sepan de ello. Así como la gran mayoría de las personas nunca se bebería un gran tarro de cerveza lleno de whisky o incluso de vino de la misma manera en que se bebe un caballito de algún alcohol fuerte (pues podría sufrir una sobredosis), aquellos que usan otras drogas tienden a calcular o modular su consumo basados en la intensidad de la sustancia. Esto significa que tratándose de drogas más fuertes, las personas tienden a consumir menos para ponerse exactamente tan drogados como les gusta.

Lo que es fascinante es que el gobierno, de hecho, hace un seguimiento de qué tan drogadas dicen sentirse las personas al consumir drogas. Si no se produjera la modulación, estos datos deberían mostrar un aumento que se correspondiera con el verdadero aumento de la potencia a lo largo del tiempo. Pero, en realidad, los fumadores de marihuana hacen un cálculo: si bien hubo una tendencia a la alza durante algunos años en la década de 1990, la proporción de estudiantes de último año de preparatoria que fumaron y dijeron haberse sentidos "muy drogados" al fumar marihuana es prácticamente la misma que en 1975. El número para 1975 fue de 25.5 por ciento; para 2018, fue 25.4.

Sin embargo, se ha producido un cambio algo preocupante en lo que respecta al contenido químico de la marihuana. Mientras que el THC produce la sensación de estar drogado, otra sustancia, el CBD, puede modular su efecto. Se ha descubierto que el CBD reduce los efectos negativos del THC, particularmente en cuanto a su capacidad para producir paranoia y experiencias psicóticas, tanto así que los investigadores han considerado al CBD como un posible medicamento antisicótico con muchos menos efectos secundarios que los medicamentos actuales.

Pero entre 1995 y 2014, la relación THC:CDB fue en la dirección equivocada, según descubrieronElSohly y sus colegas. En lugar de tener aproximadamente 14 veces más THC que CBD, el cannabis callejero actual, en promedio, tiene 80 veces más, según la investigación.

No obstante, nada de esto puede enfrentarse manteniendo el cannabis como ilegal: todos estos cambios ocurrieron mientras ese ya era el caso. Un mercado negro, por definición, no está regulado y los cambios ocurren sin previo aviso, o sin cualquier tipo de proceso de aprobación del gobierno. Estamos viendo cuán problemático puede ser esto no solo con la mortal crisis del fentanilo, sino también con los horribles casos de enfermedades pulmonares que ahora parecen estar asociados, al menos a veces, con los cartuchos ilícitos o falsificados de THC para vaporizadores.

Sin embargo, en un mercado legal, los productos con mayor potencia podrían estar mucho más regulados y restringidos. Se podrían exigir que tuvieran una relación más saludable de THC y CBD, o al menos que estuviera indicada en el producto. Y se podría brindar educación al consumidor sobre los efectos de los productos con alto contenido de THC/bajo contenido de CBD. También podría exigirse que hubiera advertencias apropiadas en las etiquetas, en particular para las personas que pueden tener un alto riesgo de desarrollar adicciones o trastornos psicóticos debido a antecedentes familiares, que es tal vez la preocupación más legítima que existe con respecto a la marihuana.

"Las cepas con más alto contenido de THC tienen más probabilidades de causar problemas en personas con riesgo de sufrir alguna enfermedad psicótica", dijo la Dra. Julie Holland, psiquiatra y editora de The Pot Book: A Complete Guide to Cannabis. Mientras tanto, hay investigación holandesa que sugieren que el cannabis de mayor potencia está relacionado con una mayor tasa de ingresos por primera vez a tratamiento para el trastorno por consumo de cannabis.

La prohibición absoluta vuelve a las sustancias completamente incontrolables y deja sus ventas y fabricación en manos de personas que están dispuestas a violar la ley. Si queremos reducir el daño, necesitamos más control sobre lo que hay en nuestra hierba, no menos.

Sigue a Maia Szalavitz en Twitter.

Tagged:
VICE US
Salud
legalizacion drogas
legalización de marihuana
legalización legalizacion marihuana