Publicidad
Salud

Soy VIH positivo. Mi pareja no. Así es como tenemos sexo

"Algo que ha sido muy íntimo sobre nuestras respectivas condiciones es que, en comparación con muchas otras relaciones, nos involucramos más en la salud integral del otro".

por Mark Hay; traducido por Daniela Silva
03 Diciembre 2019, 3:04pm

Ilustración por Cathryn Virginia 

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Para muchos, el VIH es el monstruo supremo de la escena sexual moderna. Años de historias de terror han llevado a algunos a vivir en una fobia constante. También ha llevado a estigmatizar a las persona VIH positivas catalogándolas como tóxicas y desexualizadas. ¿Quién, según esta línea de pensamiento, una vez afectado por el VIH podría volver a pensar en sí mismo como un objeto sexual viable? ¿Y quién los vería como parejas viables para cualquier forma de intimidad física?

Es absurdo que decir esto sea necesario, pero las personas que viven con VIH son humanos que viven una vida plena y prolongada con una condición crónica pero manejable, como tantos otros. Desean y merecen amor e intimidad como cualquiera. Estar en una relación en realidad puede ser una motivación vital para que algunas personas busquen y sigan el tratamiento.

Se podría suponer que las personas VIH positivas eligen salir con quienes comparten su condición, para no preocuparse por transmitir el virus. Y claro, esto sucede. Pero sigue habiendo muchas personas VIH positivas y negativas que quieren estar juntos, en lo que se conoce como relaciones "serodiscordantes" o de estado mixto. Tan solo en EE. UU., hay al menos 140.000 parejas de estado mixto, posiblemente muchas más, ya que esa estimación se extrapoló de datos de hace 23 años. En países donde el VIH es especialmente frecuente, más del 3 por ciento de todas las relaciones son serodiscordantes, y hasta dos tercios de las personas VIH positivas están en tales relaciones.

No todas estas parejas saben desde el principio que son serodiscordantes, puede pasar que una pareja positiva no conozca su estado o contraiga el virus mientras ya está en una relación establecida. Pero muchas parejas saben que tienen un estado mixto cuando se juntan y hacen que funcione.



No existe una estrategia única para que las personas VIH positivas y negativas busquen sexo e intimidad. Algunos acuerdan solo tener intimidad emocional, tal vez consintiendo también en formas de no monogamia. Otros solo practican sexo sin penetración. Algunos usan condones en todo momento. Sin embargo, cada vez más, se reconoce que el tratamiento efectivo puede reducir la carga viral a niveles no transmisibles. Esto hace que el riesgo de que una pareja VIH negativa contraiga el virus sea funcionalmente inexistente durante las relaciones sexuales sin protección con una pareja VIH positiva que haya tenido una carga tan baja durante al menos seis meses y mantenga su régimen de tratamiento. La propagación de la PrEP, un régimen preventivo de medicamentos utilizado por una pareja VIH negativa que reduce el riesgo de transmisión hasta en un 99 por ciento, en los últimos años también ha abierto nuevas posibilidades para una sensación de seguridad y una intimidad menos restringida. Algunas parejas mezclan y combinan estrategias según sea necesario.

VICE recientemente se encontró con Vasilios Papapitsios y Elijah McKinnon, una pareja extraña, no monógama, serodiscordante, para saber cómo manejan el sexo y la intimidad.

Vasilios Papapitsios: Contraje VIH cuando tenía 19 años. Ahora tengo 28 años. Acababa de salir del clóset. Vivía en un estado lleno de odio [Carolina del Norte] que acababa de financiar el programa de asistencia para medicamentos contra el Sida, e iba a la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Por mucho que piensen que es una comunidad progresista, ya me sentía excluido por muchos de los miembros de mi comunidad.

En ese momento, definitivamente era más fácil concebir una relación, o simplemente sexo casual, con otra persona que fuera VIH positiva debido al estigma que había internalizado y el miedo a transmitirlo.

Elijah McKinnon: Soy del área de la Bahía de San Francisco. Crecí en un hogar bastante liberal. Hablaba sobre sexo y varias ETS, incluido el VIH, con mis padres, que tenían una relación abierta y eran muy abiertos sexualmente. Tuve varios familiares que murieron de Sida.

Tenía muchos amigos que eran jóvenes y VIH positivos, pero que no lo decían. Lo escondían más que ahora. Entonces, lo primero que aprendí es que necesito hacerme responsable de mi propia condición. ¿De qué maneras puedo protegerme mejor? No me refiero solo a las ITS, sino a un enfoque más holístico, como mi salud mental y emocional.

Nunca pensé en las relaciones serodiscordantes desde esta perspectiva tabú. Uno de mis primeros... vamos a llamarlo novio, era VIH positivo. Fue entonces cuando descubrí la PrEP. Tenía que ser 19, 20. Esto fue justo cuando la FDA lo aprobó. Me sentía muy escéptico, ¿quieres que tome qué? Luego, después de participar en el estudio que cambió todo el panorama de la PrEP hace un par de años al analizar a muchas personas [usándolo] y ver una disminución significativa en [la transmisión del VIH], para mí era pan comido. No creo haber tenido ningún tipo de barrera al iniciar esta relación.

Vasilios: [Justo antes de conocer a Eli a finales de 2016,] había estado en Nueva York durante aproximadamente medio año. De repente, era un entorno en el que a la gente no le importaba mi condición. Era como: está bien, al igual que está bien que seas gay. Me sentía más liberado y libre de ser yo mismo.

[Luego me mudé a Chicago.] Fue la primera vez que fui tan abierto sobre mi condición al público. Fui testigo de comunidades de personas que estaban todas en PrEP, o que sabían de eso. Había sido indetectable por un año o dos. Ese fue un factor importante en términos de mi estigma y miedo internos.

Mi mundo floreció. Me permitía tener intimidad, amor y sexo de una manera que antes no podía... Me di cuenta de que me lo merecía y de que no era una escoria para la sociedad.

Elijah: Conocí a Vas durante una actuación en la que realizaban un ritual de sangre [que implicaba bañarse con sangre falsa] que se centra en personas queer que viven con enfermedades crónicas. Así que estaba muy consciente de su estado.

Vasilios: Sabía que él estaba detrás de la PrEP. [Eli ayudó a desarrollar PrEP4Love, una campaña de concientización sobre la PrEP entre los hombres homosexuales negros, las mujeres negras heterosexuales y las mujeres trans negras, y fue modelo en los anuncios de campaña en todo Chicago.] Sabía que yo era el artista y defensor de POZ.

Elijah: Soy negro, queer y no binario. Vivimos en extremos opuestos del país. Tenemos diferentes intereses y pasiones. Nos acercamos constantemente a las cosas desde la perspectiva de nuestros traumas pasados. Hay constantemente tensiones entre nuestras otras identidades que estamos procesando. Hay otras cosas que estamos procesando.



Vasilios: Tenemos una relación abierta. Por lo general.

Tengo que ser consciente de que hay otras ITS cuando no usas un profiláctico. Incluso si las personas con las que estoy teniendo relaciones sexuales están en PrEP, eso no significa que puedan haber otras enfermedades. Para mí, la PrEP es como un profiláctico mental. Nos da la oportunidad de concentrarnos en eso y no tener que pensar, Oh, Dios, este pequeño acto de intimidad o sexo es tan maravilloso, pero sigue habiendo un miedo persistente. Eso ya no existe para mí. Y ese es un regalo increíble. Pero en cualquier interacción sexual, tengo que pensar, eh, no conozco a esta persona o lo que sea, me estoy arriesgando.

¿Cómo lo pongo? Usamos condones [juntos] si es necesario. Pero realmente no queremos hacerlo.

Elijah: Hay muchas herramientas que la gente no conoce cuando se trata de sexo. Al igual que el número de parejas, o saber cómo mantener conversaciones comunicativas con esas parejas. Eso te permite experimentar sexualmente como quieras.

Obviamente, están los condones y la PrEP, pero también están las posiciones [en términos de quién es el receptor del sexo con penetración; la pareja receptora está en mayor riesgo]. Hay formas de tener intimidad que no necesitan de penetración. Hay muchas cosas de las que hablamos. Todo en nuestra relación está sobre la mesa. Cuando no es así, las cosas comienzan a ir en espiral porque no estamos siendo comunicativos.

Algo que ha sido muy íntimo sobre nuestras respectivas condiciones es que siento, en comparación con muchas otras relaciones, que estamos más involucrados en la salud integral del otro. No solo preguntar, ¿cuál es tu puntuación de CD4? Sino, ¿cómo te sientes mentalmente? Vamos a ver. ¿Cómo estás comiendo?

Vasilios: Creo que hemos aprendido de nuestras experiencias pasadas. Y nos complementamos en nuestros diferentes trayectos de curación.

Elijah: Hasta hace aproximadamente un año, me hacían muchas preguntas, como: ¿No tienes miedo? ¿No crees que sería más fácil si estuvieras con una persona que no fuera VIH positiva? ¡Ni siquiera sé qué significan esas preguntas!

Todavía hay muchas personas que no son conscientes por el miedo y el estigma en torno a cómo no solo estar en una relación serodiscordante, sino estar en una relación gay, queer y alternativa en general. Porque no tienen ningún modelo y los modelos que tenemos son muy monolíticos. Si no fuera esto, sería algo más, como: ¿Cómo es estar en una relación de raza mixta?

Esa es solo una faceta de nuestra relación multifacética. Es un tema de debate, no tanto de negociación. Y no es una barrera para acceder a nuestras profundidades más íntimas de placer y alegría.

Tagged:
citas
VIH
relaciones