Siria

El régimen sirio ahorcó a 13.000 opositores, revela Amnistía Internacional

Todo sucedió en la cárcel de Saydnaya: a los presos se les llevaba al sótano, donde se les propinaba una brutal paliza, luego les vendaban los ojos y eran ahorcados sin previo aviso. El reporte señala que las ejecuciones se dieron entre entre 2011 y...
08 Febrero 2017, 2:13pm
Imagen vía screenshot de YouTube.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En 2011 iniciaron una serie de protestas contra el régimen sirio, encabezado por el presidente Bashar al Assad, desde entonces el país se enfrascó en una guerra civil que ha dejado más de 400.000 muertos, según cifras de la ONU. Ahora, la organización Amnistía Internacional (AI) ha publicado una investigación en la que asegura que entre 2011 y 2015 el gobierno de Siria ahorcó a 13.000 opositores en la prisión de Saydnaya.

"Todas las semanas, y a menudo dos veces a la semana, se sacó de sus celdas a grupos de hasta 50 personas para ahorcarlas [...] Estas prácticas, que constituyen crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, son autorizadas por las máximas instancias del gobierno sirio", señala el informe "Matadero Humano: ahogamientos masivos y exterminio en la prisión siria de Saydnaya".

El reporte se basa en 84 testimonios de ex funcionarios del Estado, guardias, jueces y reclusos, los cuales ayudaron a Amnistía Internacional a reconstruir con detalle la situaciones que desembocan en el ahorcamiento.

Los jóvenes que desataron la revolución siria hablan de cómo empezó todo. Leer más aquí.

AI explica que las ejecuciones extrajudiciales se llevaron a cabo sin un juicio previo. "Antes de ser ahorcadas, las víctimas eran sometidas a un trámite superficial de uno o dos minutos en lo que se conoce como Tribunal Militar de Campaña. Estas actuaciones son tan sumarias y arbitrarias que no pueden considerarse un procedimiento judicial".

La investigación señala que muchas de las pruebas para determinar la muerte de los acusados, se basaron en confesiones autoinculpatorias obtenidas bajo tortura. Asimismo, explica que los condenados a muerte no conocían su sentencia hasta minutos antes de ser colgados. Los ahorcamientos en la cárcel de Saydnaya, dice el informe, se realizaban una o dos veces a la semana, normalmente los lunes y los miércoles, de madrugada. A los reclusos, cuyos nombres figuran en la lista, se les engañaba diciéndoles que serían a trasladarlos a otras prisiones civiles de Siria.

"En realidad, se los llevó a una celda en el sótano de la prisión, donde se les propina una brutal paliza. Luego los trasladaban a otro edificio del recinto de Saydnaya, donde eran ahorcados. Durante todo este proceso, las víctimas tenían los ojos vendados y no saben cómo, ni cuándo morirían hasta que se les pasaba la soga alrededor del cuello".

'Se sacó de sus celdas a grupos de hasta 50 personas para ahorcarlas'.

Uno de los jueces que presenció los ahogamientos dijo a AI que durante 10 o 15 minutos tenían colgados a los cuerpos, pero algunos no morían porque pesaban poco, principalmente jóvenes delgados. A ellos, los ayudantes de los funcionarios los bajaban y les rompían el cuello.

La tortura era una constate en aquella prisión, "el suelo de las celdas está cubierto de sangre y pus de las heridas de los presos. Los guardias de la prisión recogen los cuerpos de los reclusos muertos cada mañana, hacia las 9".

Desde agosto del año pasado, Amnistía internacional había publicado un reporte sobre la situación en las cárceles sirias. En éste se denunciaba que desde 2011 habían muerto en 17.000 personas en las prisiones a consecuencia de la tortura y las condiciones inhumanas a las que eran sometidas. Esa cifra no incluye a las 13.000 de Saydnaya.

Se abre en la ONU un camino para poner fin a la guerra en Siria. Leer más aquí.

AI advierte que la situación en esa prisión podría seguir ocurriendo; sin embargo, el gobierno no ha permitido el acceso a observadores independientes para constatar el funcionamiento y la situación de esa y otras cárceles.

"Exigimos a las autoridades sirias que cesen inmediatamente las ejecuciones extrajudiciales y la tortura y los tratos inhumanos en la prisión de Saydnaya y en todos las demás prisiones del gobierno que hay en Siria. Rusia e Irán, los mayores aliados del gobierno, deben presionar para que se ponga fin a estas políticas homicidas de reclusión", finaliza el reporte.

El próximo 20 de febrero se prevé una reunión entre representantes del gobierno sirio y grupos opositores, mediada propuesta por diplomáticos de Rusia, Irán y Turquía, para buscar una salida al conflicto.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES