Publicidad
guerras y conflictos

Así es Alepo, la peligrosa zona donde han desaparecido los tres periodistas españoles

Antonio Pampliega, José Manuel López, Ángel Sastre y el traductor sirio Usama Ajjan, desaparecieron en Alepo el pasado 12 de julio. Una ciudad sumida en la caos donde gobierno, rebeldes, Al-Qaeda, Estado Islámico y kurdos luchan por ganar terreno.

por David Meseguer
22 Julio 2015, 2:45pm

Imagen por David Meseguer/VICE NEWS

Los periodistas españoles Antonio Pampliega, José Manuel López, Ángel Sastre y el traductor sirio Usama Ajjan, llevan desaparecidos en Siria desde el pasado 12 de julio. Éste fue el último día que se tuvo contacto con ellos cuando se encontraban trabajando en la ciudad norteña de Alepo. Se teme que los periodistas hayan podido ser retenidos o secuestrados por alguno de los grupos yihadistas que combaten en Siria.

El ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, apeló esta mañana a la "máxima discreción" y subrayó que su departamento está "en plena actividad" para localizarles, un operativo llevado a cabo por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, la guerra civil siria se ha cobrado la vida de 320.000 personas desde su estallido en marzo de 2011. Más de cuatro millones de refugiados y siete millones y medio de desplazados internos, convierten al conflicto sirio en la mayor tragedia humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial.

Un país que también se ha convertido en un auténtico agujero negro para los periodistas y los medios de comunicación. Según Reporteros Sin Fronteras, desde el inicio del conflicto 46 periodistas y 134 activistas locales han muerto en Siria. Según el informe anual de esta ONG, un total de 27 periodistas fueron secuestrados en 2014 en este país de Oriente Medio.

Imagen que el fixer Usama Ajjan subió en su cuenta de Facebook el 11 de julio junto a los tres periodistas españoles desaparecidos. 

En septiembre de 2013, los periodistas españoles Javier EspinosaRicard Garcia-VilanovaMarc Marginedas fueron secuestrados en Siria por Estado Islámico. Tras nueve meses de cautiverio recobraron la libertad en marzo de 2014.

La batalla por Alepo

La desaparición de los tres periodistas españoles se ha producido en Alepo, una ciudad que desde julio de 2012 se disputan el régimen de Bashar al-Assad, una inmensa amalgama de grupos rebeldes entre los que se encuentran organizaciones yihadistas como Ahrar al-Sham y el Frente al-Nusra — la rama siria de Al-Qaeda —, las Unidades de Protección Popular Kurdas (YPG) y el autoproclamado Estado Islámico.

Hablamos con un español recién llegado de Siria donde ha luchado contra Estado Islámico. Leer más aquí.

Situada a tan sólo 60 kilómetros de la frontera con Turquía, Alepo era antes de la guerra la urbe siria más poblada con cerca de 2 millones de habitantes y el motor económico del país. Aunque la guerra civil estalló en marzo de 2011, el conflicto no llegó a las calles de esta ciudad hasta julio de 2012 debido, entre otros factores, a los estrechos vínculos entre el gobierno de Damasco y la burguesía empresarial sunita de la urbe alepina.

Tras hacerse con el control de los pasos fronterizos con Turquía de Bab al-Salam y Bab al-Hawa, el entonces Ejército Libre de Siria (ELS) extendió su lucha al este de la ciudad, haciéndose rápidamente con el control de numerosos barrios. En julio de 2012, la ciudad quedaba divida en tres: la zona oeste controlada por el régimen, la este por la oposición y los barrios norteños de mayoría kurda de Sheikh Maqsoud y Ashrafiyeh bajo dominio de las YPG.

Tanto el régimen como los grupos opositores tienen las manos manchadas de sangre con crímenes de guerra y lesa humanidad en la ciudad alepina. El régimen ha practicado numerosas ejecuciones sumarias y ha llenado de barriles bomba lanzados por helicópteros los barrios rebeldes de Alepo.

Entre los episodios más destacados, se encuentra el hallazgo en enero de 2013 de 108 cadáveres pertenecientes a opositores sirios en el lecho del río Quweiq. Todos los cuerpos aparecieron con las manos atadas y con signos de haber sido disparados en la cabeza. Un episodio que Antonio Pampliega y José Manuel López contaron al mundo. 

Según Human Rights Watch (HRW), entre el 22 de febrero de 2014 y el 25 de enero pasado, el régimen sirio realizó alrededor de 1000 ataques aéreos con barriles bomba en Alepo.

Mapa de la ubicación de los frentes en Alepo en julio de 2015. En rojo la zona controlada por el gobierno sirio, en verde las áreas custodiadas por los rebeldes con el Frente Al-Nusra a la cabeza, en gris terreno de Estado Islámico y en amarillo el barrio controlado por las YPG. Fuente: Wikipedia  

Por su parte, los rebeldes sirios también han cometido crímenes contra la humanidad utilizando armamento sin precisión, como son los 'cañones del infierno', golpeando numerosas áreas civiles de la zona gubernamental. Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, 672 civiles — de ellos, 137 niños — murieron durante el 2014 en Alepo como consecuencia de los ataques de la oposición.

Tras la desintegración progresiva del Ejército Libre de Siria (ELS) y el fracaso de Estados Unidos para armar a rebeldes moderados en la lucha contra Estado Islámico y el régimen, la oposición militar en Alepo ha quedado liderada por dos coaliciones en las que están integradas varios grupos yihadistas.

Fateh Haleb (La Conquista de Alepo) y Ansar al-Sharia anunciaron a principios de este mes una ofensiva para arrebatar al gobierno sirio las zonas que controla en Alepo. Fateh Haleb incluye diferentes facciones moderadas, mientras que Ansar al-Sharia incluye grupos yihadistas como Ahrar al-Sham, Ansar al-Din — Harakat Sham al-Islam con combatientes españoles entre sus filas — y el Frente Al-Nusra, la franquicia siria de Al-Qaeda.

Tras embestir al régimen en el barrio de Zahra y tomar un edificio de inteligencia militar a principios de este mes, las tropas gubernamentales fueron capaces de contener el avance. Estas dos coaliciones opositoras, también están tratando de cortar en el sur la carretera que une el aeropuerto de Al-Nayrab con la parte este de la ciudad.

Tras el intento fallido del régimen el pasado febrero de rodear la ciudad por el norte y conectar el frente con las poblaciones de mayoría chií de Nubul y Al-Zahra, el ejército oficial sirio mantiene una actitud defensiva. Sus prioridades en Alepo son mantener las posiciones en el este, asegurar el aeropuerto y el control de la ciudad industrial de Sheikh Najar.

Las YPG kurdas, perdieron el año pasado Ashrafiyeh en detrimento del régimen, y hoy, sus esfuerzos militares se centran en evitar que ni gobierno ni rebeldes entren en Shekh Maqsoud.

En medio de este caos, grupos de bandidos y criminales aprovechan la situación para robar y cometer secuestros para conseguir cuantiosos rescates a cambio. Se han dado casos, en los que estas bandas criminales han vendido rehenes a grupos como Estado Islámico o el Frente al-Nusra.

El estancamiento de los frentes en la ciudad de Alepo contrasta con la movilidad de los mismos en la provincia donde se vive una auténtica guerra de guerras. El régimen resiste a los ataques de grupos rebeldes liderados por el Frente al-Nusra en los enclaves chiíes Nubl y Zahra y trata de mantener su línea de suministro con Hama y Damasco defendiendo las poblaciones de Khanaser y Al-Safirah, ciudad ésta última donde también lucha contra Estado Islámico.

En medio de la pobreza y la guerra, los niños de Siria son ahora el sostén de la familia. Leer más aquí.

A parte de sus enfrentamientos con el régimen, los rebeldes sirios mantienen una tensa actitud de no agresión con la milicia kurda en la región de Afrin y combaten contra Estado Islámico en el norte de la provincia para mantener el control de Azaz y el paso fronterizo con Turquía de Bab al-Salam.

En otoño de 2013, Estado Islámico tuvo una fuerte presencia en la ciudad de Alepo y controló el paso fronterizo de Bab al-Salam, hasta que en enero de 2014 decidió realizar una 'retirada táctica' a Al-Bab y Jarablus, ciudades del este de la provincia, dejando detrás de sí un reguero de sangre matando a decenas de activistas opositores. 

Y por último los kurdos, que a las tensiones con rebeldes y régimen, se suma su encarnizada lucha contra Estado Islámico en la región de Kobane, población que pertenece a la provincia de Alepo.

Una región, que como toda Siria, se ha convertido en el escenario de una guerra de guerras en las que la población civil sufre y, los pocos periodistas que se aventuran a contarlo están expuestos a múltiples riesgos. 

Mira el documental de VICE News, 'La lucha por Alepo'.

Sigue a David Meseguer en Twitter @davidmeseguer

Tagged:
VICE News
al qaeda
Siria
ESPAÑA
Estado Islámico
oriente medio
Frente Al-Nusra
antonio pampliega
josé manuel lópez
periodistas españoles desaparecidos
ángel sastre