La 'guerra olvidada' de Yemen tiene al país en una severa crisis... y todo parece empeorar

La guerra civil ha provocado la crisis humanitaria más grande del mundo, de acuerdo con Stephen O'Brien, secretario general adjunto de asuntos humanitarios de la ONU: actualmente hay hambruna, cólera y violación sistemática de derechos humanos.

|
12 junio 2017, 4:25am

Imagen vía Yahya Arhab

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La guerra en Yemen ha provocado la crisis humanitaria más grande del mundo, de acuerdo con Stephen O'Brien, secretario general adjunto de asuntos humanitarios de Naciones Unidas. Sin embargo, el conflicto yemení no ha encontrado lugar en los titulares de los medios, y los informes al respecto se publican a cuenta gotas. Los civiles continúan muriendo, una epidemia de cólera se extiende y todo el país está al borde de la hambruna.

Después de tres años de esta "guerra olvidada", el acceso al país se ha vuelto difícil para aquellos que no trabajen en la ONU, por ejemplo los observadores de derechos humanos, investigadores y periodistas. Un artículo reciente publicado en en portal IRIN revela que el gobierno yemení formalmente reconocido y la coalición encabezada por Arabia Saudita han reforzado las restricciones impuestas a los defensores de los derechos humanos y periodistas, quienes sólo pueden llegar a través de aviones oficiales de Naciones Unidas.

Sobre cómo la guerra civil de Yemen está favoreciendo el avance del terrorismo de Al-Qaeda. Leer más aquí.

"El país está de rodillas", explica a VICE News Elias Diab, especialista en gestión de emergencias de la UNICEF en Sanaa, capital de Yemen. "Las restricciones son impuestas por los dos partidos y tienen un impacto directo sobre nuestro trabajo".

Los combates que existen entre la coalición de los Estados Árabes —liderada por Arabia Saudita y apoyada por Estados Unidos— y los rebeldes están por cumplir tres años. Estos conflictos han cobrado la vida de unos 10.000 civiles, mientras que 17 millones de personas están al borde de la hambruna. Además, miles de yemenís son víctimas de cólera, una enfermedad que se ha propagado en todo el país desde el mes de abril debido a las condiciones insalubres.

Yemen, al filo del abismo. Leer más aquí.

Sin embargo, ninguno de los dos principales bandos involucrados en esta guerra civil parece estar realmente preocupado por la sociedad civil. De hecho, las grandes potencias, las organizaciones internacionales y los medios luchan por conseguir información confiable y actualizada, lo que dificulta su tarea de proteger a los civiles.

Las recientes restricciones han alarmado a los trabajadores humanitarios y a los observadores de los derechos humanos, quienes temen que la situación se agrave aún más.

"Nosotros seguimos ejerciendo presión para que los periodistas puedan tener acceso a todas las regiones de Yemen, aunque al final la decisión no depende de nosotros", declaró a IRIN el vocero de la ONU, Ahmed Ben Lassoued.

Médicos Sin Fronteras abandona el norte de Yemen por los 'bombardeos indiscriminados'. Leer más aquí.

A lo largo del conflicto, la coalición de Estados Árabes ha cerrado los aeropuertos y puertos, impidiendo el acceso de grupos defensores de derechos humanos, mientras que los rebeldes han sido acusados de realizar detenciones arbitrarias y de la desaparición forzada de decenas de personas, entre los que se cuentan abogados y periodistas.

"¿Qué sigue?", preguntó Diab. "Si no estamos en el lugar de la acción, no podemos proteger ni ayudar a la gente".

El libre tránsito de los observadores es un derecho básico establecido en los acuerdos internacionales, según explicaba en enero O'Brien, luego de lanzar su Plan de Respuesta Humanitaria para Yemen 2017.

Crímenes de guerra en Yemen — y mientras, Arabia Saudí en el Consejo de DDHH de la ONU. Leer más aquí.

Yemen también tiene mucho que trabajar en materia de transparencia. El país se ubica en el lugar 166, de un total de 180, en materia de libertad de prensa, de acuerdo con la organización Reporteros Sin Fronteras. En 2016, seis periodistas fueron asesinados en Yemen, un número récord, de acuerdo con el Comité para la protección de periodistas. A esta cifra, se suma la muerte de dos reporteros a principios de este mes, quienes perdieron la vida cubriendo el conflicto.

'Firman un cheque en blanco para que los sauditas hagan lo que quieran'.

Los humanitarios aseguran que las restricciones no podían llegar en peor momento. El país también enfrenta un riesgo de hambruna y la epidemia de cólera se extiende con rapidez. Durante este tiempo, Arabia Saudita —con gran apoyo de Estados Unidos— ha intensificado sus ataques contra los rebeldes.

"El mensaje enviado por las grandes esferas de Washington es claro", asegura Kristine Beckerle, especialista en la situación de Yemen y Kuwait en la organización Human Rights Watch. "Ellos firman un cheque en blanco para que los sauditas hagan con él lo que quieran".

Mira el documental de VICE News Dentro de la guerra en Yemen: Sanaa atacada.

Para activar los subtítulos, haz clic en el botón del ángulo inferior derecho del reproductor.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Más VICE
Canales de VICE