Noisey

5 momentos que nos dejó La Solar, el festival más caliente de Medellín

Aparte de la histórica e inesperada sorpresa de J Balvin, estos fueron nuestros momentos favoritos del fin de semana en la ciudad de la eterna primavera.

por Sebastián Narváez Núñez
04 Marzo 2019, 11:25pm

Fotos: RADS y Sebastián Mesa | Cortesía de la Solar Festival.

A Medellín ninguno de sus apodos le queda grande. Ni el de la ciudad de la eterna primavera, ni el de la tacita de plata, ni el de la capital mundial del reggaetón. El clima y las montañas que la rodean confirman los dos primeros con tan solo poner un pie allí, y el tercero es una palpitación constante en la tierra de algunos de los íconos más grandes del género a nivel mundial. El calor que no sofoca mezclado con el ritmo más caliente son los ingredientes perfectos para que un festival como La Solar entre como anillo al dedo.

Con un cartel variopinto que ondulaba entre el género urbano y la electrónica, complementándose con actos como Providencia y Los Hermanos LeBrón, La Solar finalmente dio su primer golpe del 2019, aun contando con la baja a última hora del DJ alemán Robin Schulz, quien le iba dar la estocada final a dos días de fiesta en el Parque Norte de Medellín, un escenario a la medida de la experiencia festivalera que merece la ciudad y que deberían tener en cuenta eventos en todo el país.

Pasada la fiesta y recuperados los cuerpos del cansancio y el guayabo, estos fueron nuestros 5 momentos favoritos de La Solar en su edición número 11, pasando de ser una fiesta a convertirse en uno de los mejores festivales del país.

Cero 39

1551741558716-WhatsApp-Image-2019-03-04-at-61812-PM

La utopía tropical de Mauricio Álvarez no es un plato fácil de digerir: a veces frenético y ruidoso y a veces amable e incitador. En ambos casos, una invitación al baile que el público paisa tardó un poco en aceptar, pero que una vez asimilado, cumplió con ponernos en trance por el universo alucinógeno de la piña de gafa Rayban que promueve unas ganas ricas de bailar esas champetas espaciales y merengues futuristas. Esa mezcla rimbombante de folclores traducidos a un lenguaje electrónico bien fino que a comparación de otros actos, también en la línea electrónica, se desmarcaba de lo fácil o lo mainstream e imponía su propia tendencia de rareza coqueta aunque incómoda.

Zion y Lennox

1551737959225-53352514_2096890350396507_7552440277638578176_o

El de La Z y la L ya es un acto conocido en Medellín, un acto recurrente, si se quiere. Sin embargo, el de La Solar fue un show enorme, con banda, bailarinas y pirotecnia de otro nivel. Pero aparte de lo técnico, fue una selección de temas mitad retrospectivos de sus primeros hits y mitad de su nueva etapa, con el riesgo además de tener una banda que los acompañaba con una descarga más bien rockerita, a la que igual el público respondió como era debido, aun debajo de la lluvia inesperada.

Crudo Means Raw

1551737264638-WhatsApp-Image-2019-03-04-at-45708-PM

A Crudo solo le faltó tiempo. Los 30 minutos en tarima parecieron efímeros para uno de los artistas más refrescantes de la escena paisa en los últimos años. De igual manera, fue un show que desde el primer instante conectó con la gente. Arrancó y cerró con “No copio”, sumó a Métricas Frías y el Mañas para cantar “Acetona & Acetatos”, estrenó una canción con Mabiland y se desmarcó como figura principal dejándole al público a DJ DMOE para que atendiera ese pedir enérgico que pedía más. Con una horita larga, seguro todos hubieran quedado satisfechos.

Manuel Turizo

1551737302216-WhatsApp-Image-2019-03-04-at-45720-PM

La llegada de Turizo al mainstream y el nivel de su éxito con solo 18 años lo convierte inmediatamente en un fenómeno difícil de ignorar. De todo el festival, su show fue quizás el que más convocó gente de principio a fin, y la plaza perfecta para que un público abrazado a las tendencias se encontrara con su ídolo actual en un escenario donde además, por las cualidades de la música de Turizo, dio incluso para una pedida de matrimonio de un par de fans. A nivel musical, variadito, con recursos diferentes a cantar encima de una pista o peor aún, hacer lip sync. No, lo de este muchachito fue a la altura.

Sky Rompiendo + J Balvin

1551737323281-WhatsApp-Image-2019-03-04-at-45722-PM

Que Robin Schulz cancelara al final tuvo sus buenas repercusiones, pues dentro de los ajustes que tuvo que hacer el festival para cubrir el espacio en el cartel, terminaron moviendo a Sky al escenario principal y a la medianoche, lo cual hizo aún más llamativo su show. Lo que todos sabían era que Sky era el mismo que aparece en las colillas de las canciones cuando gritan “Sky, Rompiendo el bajo”; lo que todos esperaban era un set de canciones por la línea de los hits de perreo que ha producido y por ahí mismo sonaron canciones de Ñejo y Dálmata, De La Ghetto, J Álvarez, Yatra y Arcángel. Lo que definitivamente nadie esperaba era que justo después de reproducir en su set las palabras de Barack Obama en la convención demócrata de octubre pasado cuando dijo, “Who doesn’t love J Balvin and Reggaetón?“, apareciera J Balvin cantando “Reggaetón”. Y lo que parecía un momento efímero, que terminaría al final de la canción, se convirtió en un mini concierto donde cantó “Ay vamos”, “Ambiente”, “No es justo” y “Ginza”. Pero, quizás lo más memorable, fueron los momentos en los que dijo “yo vine porque quise, a mí no me pagaron” y “no puedo venir acá y cantarle a la gente de Medellín solo un tema”. Al final, este se convirtió en uno de los momentos más épicos en la historia de La Solar.

Conéctate con Noisey en Instagram y con La Solar en Facebook.