La historia del arte no sería la misma sin Gertrude Stein

Matisse, Picasso, Braques, Cézanne, Picabia, y muchos más, deben su lugar en la historia al ojo quirúrgico de esta mujer.

|
21 enero 2018, 1:00pm

Picasso, Gertrude Stein (detalle), 1906. Por Sharon Mollerus vía Flickr.

La literata Gertrude Stein, nació en Pennsylvania el 3 de febrero de 1874. Los hermanos Gertrude, Leo y Michael Stein, junto con la esposa de Michael, Sarah, fueron individuos altamente educados que hablaban varios lenguajes a la perfección, les interesaba todo lo relacionado a lo intelectual y buscaban adoptar nuevas ideas. Sus ingresos derivaban de inversiones familiares y propiedades en California.

Gertrude se graduó de la licenciatura en psicología en The Radcliffe College en 1898. Más adelante, Stein estudió medicina en el prestigioso Johns Hopkins Medical School. Leo iniciaba su carrera como crítico de arte, lo que motivó a todos los hermanos a coleccionar. Gertrude Stein comenzó coleccionando obras del post-impresionismo, apoyando la carrera de Henri Matisse y Pablo Picasso.

Stein, apunto de cumplir 20 años de edad, emigró a París para crecer su carrera como literato. El tema recurrente en sus obras era el de la homosexualidad.

Gertrude y Leo coleccionaron cientos de obras, en ese entonces a precios accesibles, hechas por un grupo de artistas poco conocido. Ellos abrían las puertas de su apartamento en París, ubicado en “27 rue de Fleurus”, los sábados por las noches para que artistas internacionales, coleccionistas y dealers vieran su colección y discutieran las tendencias en el arte. Escritores expatriados como Ernest Hemingway, Sherwood Anderson, Ezra Pound y F. Scott Fitzgerald, también visitaban el apartamento de Gertrude para discutir las tendencias en la literatura.

En 1909, la literata conoce a su asistente Alice B. Toklas quien se convertiría en su compañera romántica.

Los hermanos fueron de las primeras personas en coleccionar obra cubista. Sus artistas favoritos en ese momento eran Pablo Picasso, Henri Matisse, quienes más adelante pintaron un retrato de Gertrude y Georges Braque. El apoyo que ellos le daban a los artistas tuvo un impacto positivo y grande en sus carreras por las siguientes décadas. Amistades estrechas se formaron entre los Stein y los artistas.

Retrato de 1935.

Cuando los artistas visitaban el apartamento, ellos escuchaban atentamente a los juicios y comentarios referentes a la literatura por parte de Gertrude, y su opinión tenia un peso muy importante. La opinión de Stein referente al trabajo de otros en la literatura podía construir o destruir sus reputaciones.

A principio de lo años veinte, Gertrude Stein ya había escrito varias obras literarias tales como “Tender Buttons”, “Three Lives” y “The Making of Americans: Being a History of a Family's Progress”. La escritora utilizó las técnicas de la abstracción y del cubismo en la prosa haciendo que la mayoría de su obra fuera prácticamente ininteligible, inclusive para lectores educados.

El retrato “Woman with a Hat” que Henri Matisse hizo de la literaria fue exhibido en 1905 en Paris, recibiendo varias críticas por aquellos que juzgaban negativamente a los artistas fauvistas. Gertude, la había adquirido por $100. Esta, con el tiempo, se hizo una de las obras más representativas del movimiento fauvista. Gertude, junto con su hermano, adquirieron también obra de Cézanne, Renoir y Gauguin en la galería Ambroise Vollard.

El hermano, Michael Stein y su esposa, se convirtieron en coleccionistas de la obra de Matisse. Ellos se enamoraron tanto de la obra de Matisse que llegaron a cambiar obras que ya tenían de otros artistas, por más obra de Matisse.

Félix Valloton, Retrato de Gertrude Stein 1907.

El amor que Gertude tenía por el arte influenciaba mucho su estilo de producir literatura. Armaba las oraciones en su prosa posicionando las palabras de manera deliberada y repetitiva, tal como
Cézanne posicionaba los planos de color para crear volumen en el lienzo.

La familia Stein trajo obra de Matisse a América permitiendo el acceso de los americanos a la obra y resultando en inspiración para los ahora renombrados Richard Diebenkorn y Robert Motherwell. Más adelante, el incremento en el precio de la obra de Picasso, llevó a Gertrude Stein a coleccionar obra de artistas más jóvenes como Juan Gris, André Masson, Francis Picabia y Francis Rose.

En 1933, Gertude Stein escribió su famosa autobiografía titulada “The Autobiography of Alice B. Toklas”. Con humor, y como si estuviera compartiendo chismes, la literaria intriga sobre la vida de Matisse, Picasso y Braque. A pesar de que el título señala que la autobiografía es de su compañera Alice, Stein comparte más datos sobre ella misma que sobre Alice. Esta novela es considerada como una reinterpretación feminista de la literatura inglesa.

Gertrude Stein, 1934.

La literata, con el tiempo, tuvo que vender varias obras para pagar sus gastos. Su estatus como judías americanas, obligó a Gertrude Stein y a su pareja Alice a mudarse a una casa de campo en Francia. Se llevaron con ellas únicamente dos pinturas: el retrato de Gertude hecho por Picasso y el retrato de la esposa de Cézanne, hecho por Cézanne. La obra de Cézanne, más adelante, también la tuvieron que vender.

En el 2012, el museo MET de Nueva York, dedicó una exposición especial a la colección de los Stein titulada “The Steins Collect: Matisse, Picasso, and the Parisian Avant-Garde”. Esta exposición abarcó 9 galerías del museo.

Gertrude Stein murió el 27 de julio de 1947 en Francia dejando una herencia inefable en el campo de la literatura y el arte.

Relacionados:

Peggy Guggenheim: La Patrona del Arte Moderno

Paul Durand-Ruel, el dealer al que le debemos el impresionismo

Leo Castelli: el Santo Patrono del Pop, Minimalismo y Neoexpresionismo

Más VICE
Canales de VICE