Publicidad
abuso de confianza

Abuso de confianza: Skate Rock México (episodio 1)

¡Patinetas, cerveza y la mala mierda!

por Nito Escalante
01 Junio 2017, 9:32pm

Bad Shit es la banda que ha tocado en el Skate Rock de Thrasher desde el 2008, cuando se lanzó en este formato de tour de skate. Entiendo esto por obvias razones, ya que sus integrantes son grandes representantes del skate y de Thrasher en general.

Jake Phelps, guitarrista de la banda, ha estado al frente de los contenidos más locos de Thrasher, además de ser quien da su bendición o, mejor dicho, pone bajo el resguardo de sus alas a los nuevos fenómenos del skate que han venido a cambiar la historia del juego. Jake los descubre, es un cazatalentos, y también es reconocido por su forma de ser, que al final va más allá el espíritu punk skate del "me vale verga".

Tony Trujillo, bajista y vocalista, es uno de los grandes del glam skate. Fue patinador del año para Thrasher y es uno de los pros que marcaron pauta en la forma de patinar. En la batería está Trixie con Leche, esposa de Tony, y entre los tres forman esta mala mierda que, con rolas al mero estilo punk del área de la bahía de San Francisco, en el escenario devuelven todo lo que el skate les ha dado. Es como un tributo a personas y situaciones que mantienen viva la parte más intensa y la actitud del skate punk real.

Bad Shit ya había tocado en México pero cuando platique con ellos, me dijeron que no esperaban la respuesta tan positiva de la gente con respecto al tour de la banda, que en realidad se confirmó un día antes del primer toquín por medio de la página oficial de Thrasher. Sorpresivamente todos los toquines se pusieron hasta la madre, hubo buenas patinadas previas a los conciertos, sound check a veces y cerveza siempre.

Antes del show en la Ciudad de México pasamos a Cabeza de Juárez, donde Tony Trujillo se lastimó la rodilla. En ese momento pensé que había sido algo leve, pero después me enteré que lo operarían porque sí se lastimó seriamente, lo cual, desde mi punto de vista, es algo muy cabrón porque tocar, viajar en una van llena de patinadores y terminar el tour sin llorar no cualquiera podría hacerlo. ¡Pinche Tony está perro!