Fotos

Lotería del Crimen - Venezuela

Las personas que aparecen en este ensayo fueron víctimas de algún episodio relacionado con el crimen en Venezuela. Unos fueron secuestrados, robados y heridos por armas de fuego o armas blancas. Ganaron la lotería del crimen. Sobrevivieron.

por Luis Cobelo
15 Enero 2015, 4:00pm

Todos los venezolanos tienen un boleto de lotería invisible en sus bolsillos cuando salen de sus viviendas en cualquier ciudad de Venezuela. El crimen es el premio. ¿Quién sabe si tocará hoy? Cuando los habitantes de las ciudades pasan tiempo en las calles en el día a día, sus vidas pueden cambiar dramáticamente en un segundo. Una vez que vuelven a sus hogares se piensa que se está a salvo, pero en algunos casos la lotería del crimen también puede golpear la puerta de nuestra casa. Al finalizar la jornada, se deja el boleto invisible sobre la mesa de noche. Un día que se gana con vida. Hasta el día siguiente, que se repetirá la historia.

Las personas que aparecen en este ensayo fueron víctimas de algún episodio relacionado con el crimen en Venezuela. Unos fueron secuestrados, robados y heridos por armas de fuego o armas blancas.

Ganaron la lotería del crimen: Sobrevivieron.

Mariaca Semprúm, 30 años de edad. Actriz.

Fue secuestrada al frente de su casa. Junto a ella estaba su madre. Los ladrones se llevaron todo lo que pudieron en una camioneta que se detuvo frente a su hogar. Estuvieron atadas en una de las habitaciones durante todo el robo y no las hirieron. En otra ocasión, Mariaca también fue secuestrada para robarle su auto, y ya que es una famosa actriz, los ladrones la reconocieron y la dejaron ir, pero antes le dijeron: "ok, está bien, sabemos quién eres".

Maya García, 37 años. Sommelier.

A las 11PM fue secuestrada junto al chofer que la llevaba a su casa después de un largo día de trabajo. Cuatro hombres los interceptaron, dos de ellos robaron el auto donde iban y a Maya y su chofer los llevaron en otro auto. Los "pasearon" por la ciudad de Caracas durante varias horas. Los secuestradores solo querían más dinero. Mientras iban por la ciudad, los captores vieron a una pareja que caminaba por la calle y decidieron secuestrarlos también. Fue un momento muy tenso con todos en el auto. Los secuestradores dejaron a Maya y al conductor —que en realidad no tenían mucho dinero— en una plaza céntrica de la ciudad, pero antes (irónicamente) le dieron dinero a Maya para tomar un taxi de vuelta a su casa. Maya nunca supo nada más acerca de la pareja que se quedó con los secuestradores.

Efrén Hernández, 32 años. Fotoperiodista.

Cuando estaba llegando a su apartamento, encontró a tres personas desconocidas —una mujer y dos hombres— esperando el ascensor. En su edificio viven demasiadas personas y no estaba seguro si vivían ahí. Subieron en el ascensor junto a Efrén, que comenzó a sospechar. Por precaución se bajó en un piso inferior al suyo. Cuando Efrén llegó a la puerta de su apartamento uno de los dos hombres llegó por detrás con un arma de fuego. Efrén se enfrentó al hombre tratando de desarmarlo mientras gritaba para alertar a los vecinos. Los ladrones no esperaban esto y corrieron por las escaleras, pero el tipo de la pistola volvió para dispararle. Apuntó a la cabeza, pero le dio en el hombro.

Mary Ponte, 37 años. Abogada y luchadora civil por los derechos humanos en Venezuela.

Su marido fue asesinado frente a ella por disparos que hicieron unos motorizados hacia el auto donde se desplazaban. Los asesinos nunca fueron capturados y nunca supo por qué su marido fue acribillado.

Luis Bisbal, 40 años. Modelo y actor.

Fue interceptado por cuatro hombres para robarle su auto. Lo secuestraron durante varias horas hasta que sus captores lo dejaron en las afueras de la ciudad lejos del lugar donde lo habían plagiado. Pero antes de que lo dejaran, uno de los secuestradores le disparó en el costado derecho del cuerpo. Seis horas después de que todo esto pasara y habiendo perdido casi toda su sangre, unos policías lo vieron tirado en la calle y lo llevaron a un hospital cercano. Después de una cirugía complicada sobrevivió para contarlo.

Ricardo Trejo, 23 años. Estudiante de periodismo.

Fue asaltado por dos chicos jóvenes en un callejón cercano a su casa cuando llegaba cerca a las 19:00. Los delincuentes lo golpearon en la cara y el cuerpo con un bate. Le robaron todo lo que tenía: sólo 20 dólares. Casi lo matan por esto, pero decidieron no hacerlo.

Adoración González, 40 años. Productora de publicidad.

Fue secuestrada por cinco hombres en la casa de sus padres junto a todos los miembros de su familia, cinco personas, incluyendo un niño pequeño. Durante todo el tiempo que duró el secuestro los hombres sólo pedían dinero. Toda la familia fue atada y apuntada permanentemente con pistolas durante toda casi dos horas. Los secuestradores se drogaron con diversas sustancias frente de ellos, gritando y amenazando a los hombres de más edad de su familia. Finalmente los delincuentes cargaron en una camioneta casi todos los bienes materiales que pudieron encontrar, no sin antes decirles: "es suficiente por ahora, pero volveremos otro día".

Ricardo Gómez Pérez, 60 años. Fotógrafo.

Un hombre joven con una pistola le robó su cámara profesional mientras él estaba haciendo un trabajo para una revista extranjera en las calles de una ciudad turística de Venezuela.

Ray Avilés. 38 años. Periodista.

Fue secuestrado por personas que iban en un auto cuando estaba haciendo jogging cerca de su casa. Lo sometieron durante varias horas con una pistola en el interior de su boca, hasta que fue lanzado del auto en movimiento. Los captores —una mujer y dos hombres— sólo le robaron la cadena de oro que llevaba en su cuello. Después de eso y hasta el presente, a veces no puede comer con cubiertos metálicos.