meseros

"Si no tienes para dejar propina, come en tu casa": Cómo tratar a meseros según meseros

"Si no tienes presupuesto para dejar propina, no comas en la calle, come en tu casa".

por Diego Urdaneta
05 Abril 2017, 12:00pm

Imagen de portada vía usuario de Flickr Kent Slade

Hace muchos años un gran amigo —que hoy en día es chef de un reconocido restaurante—, me dio uno de los consejos que más me han servido en mi tortuosa vida. "Nunca trates mal a la persona que trae tu plato de comida". Es algo sumamente sabio, ya que las personas que te sirven de comer en los restaurantes tienen en algún momento estos platos en lugares donde no llegas a ver lo que está sucediendo. Así que, si los tratas mal o les caes de la patada, quizás tu sandwich en salsa de pato tenga un dulce y delicioso pedazo de saliva dentro de él.

Es un riesgo al que todos estamos expuestos al visitar nuestro lugar de comer favorito. El trabajo del mesero es uno de los más fuertes y tediosos, ya que normalmente llegamos con hambre y muchas veces no nos damos cuenta que los meseros son seres humanos y que pueden estar teniendo un mal día al igual que nosotros.


Relacionados: Muéstrale un poco de respeto a tu mesero


En ocasiones no dejamos propina, cambiamos nuestro pedido o hacemos varias modificaciones a una simple pasta bolognesa para al final terminar ordenando unas papas fritas.

Platicamos con algunos meseros para saber cómo deberíamos tratarlos cada vez que nos atienden.

Por favor, dejen propina por el bien mutuo

Sé que a veces están cortos y no tienen para dejar propina. Pero tienen que entender que en muchos casos nuestro salario "fijo" es muy bajo, y que a final de la jornada nos dividimos entre todos los meseros la propina que ustedes dejan. De ahí es que logramos tener un salario más o menos suficiente para poder subsistir. Si no tienes presupuesto para dejar propina, no comas en la calle, come en tu casa.

Si te gusta la comida del lugar y estás pensando en ir más seguido, te recomiendo que dejes propina. De los clientes regulares, ya sabemos identificar quiénes son los que dejan propina y los que no, obviamente los que lo hacen se llevan un trato preferencial, hasta les damos mayor cantidad de comida a veces o cortesías de la casa, esto es proporcional a qué tan buena propina dejes.

Tengo un cliente que cada vez que viene con alguna chica, me avisa antes y así le tengo una mesa lista con una botella de vino, entradas de cortesía y lo tratamos como si fuese uno de los dueños del restaurante. Así que es como un mutuo acuerdo que tenemos ambas partes de tratarnos bien. Incluso, una vez, no le pasó su tarjeta por alguna razón y nosotros sabemos que esto puede ser embarazoso a veces. Así que no le dijimos nada, hicimos como si todo hubiese estado normal y luego le avisé por teléfono. Al otro día vino y saldó su deuda, todo bien. 

—Jesús, 29, mesero por dos años. 

No nos trates como si fuéramos tus esclavos

Sabemos que somos meseros y que tenemos que servirte la comida, pero eso no te da el derecho de tratarnos como si fuéramos tus esclavos personales. Personalmente atiendo a un promedio de 50 a 60 personas al día y todos, al igual que tú, están apurados y con mucha hambre. Agradecemos un trato cordial y de seguro logrará que la atención que te brindemos sea mucho mejor. Me han tocado clientes que cambian su orden a cada rato, o piensan que no tenemos a más gente que atender y nos llaman para cualquier pregunta, que si leen bien el menú, encontrarán la respuesta. A veces el tener un uniforme hace que los clientes piensen que somos sus asistentes exclusivos.

—Gladys, 37, mesera por cinco años. 

No vengan con bebidas que no compraron en el restaurante

En varias ocasiones, muchas personas llegan con cervezas o algún tipo de bebidas que compraron en otro lugar y se sientan a ver algún juego de fútbol, o cualquier cosa que estén pasando en la televisión. Obviamente a mí me toca el trabajo sucio de ir a decirles que para poder estar sentados en el restaurante, tienen que estar consumiendo algo que se venda ahí.


Relacionados: Extranjeros nos cuentan qué es lo que más les ha sorprendido de la comida mexicana


Muchas veces no lo entienden y terminan yéndose, o al final acceden y compran unas papas fritas. Recuerdo que la situación se puso tensa una época en la que muchas personas hacían esto de traerse bebidas, ya que las de acá les parecían costosas.

Decidimos no permitirlo más para no tener que pasar por la molestia de decirles que esto estaba prohibido, pero de vez en cuando llegan personas con sus bebidas a comer, y tenemos que decirles amablemente que no pueden abrir la bebida aquí a menos que paguen el descorche. Esto ha hecho que los clientes se vayan o coman con mala cara.

—Jorge, 31, mesero por 4 años. 

Sólo ordenen cosas que estén en el menú

Quizás esto suene obvio, pero casi todos los días llega alguien queriendo ordenar algo que no aparece en el menú. Las cosas que están en el menú del restaurante, es porque son nuestras especialidades y es lo mejor que ofrecemos. Por el contrario, si hay algo que no está en el menú, es porque no tenemos los ingredientes necesarios o nuestro chef —cuando hizo el menú— no lo vio rentable o apetecible para la oferta del restaurante. Así que, si quieren pasar un buen rato y no reclamarnos porque la comida que ordenaron no les gustó, por favor, sólo ordenen cosas que ofrecemos.

—Andrés, 30, mesero por 1 año y medio.

Digan "por favor" y "gracias"

La educación y cordialidad es algo que siempre les agradeceremos, no tengan la menor duda. No es muy difícil y hará que el tiempo que pasen en el restaurante sea bastante agradable, recuerden que nuestro trabajo es lidiar con personas todo el día, y no siempre nos tocan las mejores educadas lastimosamente. 

—Andrés, 30, mesero por 1 año y medio.

No traten de cambiar los platos del menú

A veces esto no es gran problema, como cuando piden una hamburguesa sin lechuga, cebolla o tonterías así. El problema viene cuando quieren agregarle a su hamburguesa de queso azul, una pechuga de pollo y un huevo frito, por ejemplo. Primero, no va a saber bien y la experiencia no será la misma. Segundo, el precio por ingrediente extra normalmente es algo elevado, ya que si no lo estamos ofreciendo dentro de la comida, es por una razón. Usualmente es por los costos, pero esto también está unido al inventario de esos ingredientes.

Que quieras agregarle a tu pasta con pollo algunos trozos de tocino y hongos te sale costoso porque eso está haciendo que nuestra cuenta final del inventario semanal de ingredientes, esté incompleta. Por eso tienes que pagar de más. Las personas usualmente no entienden esto, se quejan del precio elevado de los extras y terminan enojándose con nosotros. Todo termina siendo un poco incómodo y hace que nuestro trabajo sea un poco más difícil. Si quieres extras, pues tienes que estar dispuestos a pagar su precio.

—Jesús, 29, mesero por dos años. 

El Wifi es sólo para clientes

La cantidad de personas que sólo vienen al restaurante por el wifi es increíble. A veces se pueden quedar horas sin hacer ni ordenar nada. Sentados, viendo las pantallas de sus teléfonos con wifi gratis. En el primer restaurante en el que trabajé pasaba mucho esto, era algo que me causaba gracia y al final del día hacíamos una cuenta de la cantidad de personas que venían sólo por el wifi y no a consumir algo. Esto no está bien, porque nos llaman la atención a nosotros porque nuestro trabajo también es hacer que los clientes ordenen cosas, no sólo servirles, y esto es algo de lo que no mucha gente está enterada. Otra manera de medir nuestro rendimiento es por la cantidad de servicios que hagamos al día, y las personas que sólo vienen a robar wifi no ayudan.

En el lugar que trabajo actualmente, sólo cuando pagas u ordenas algo es que te traemos la factura, donde encontrarás tu usuario y clave de wifi para que navegues. De seguro muchos locales tomarán esta medida eventualmente.

—Jorge.   

Asegúrense de tener fondos en la tarjeta

Esto es una de las cosas que más pasa, y la cara de "sorprendidos" que ponen las personas al escucharnos decir que su tarjeta no tiene fondos, ya no me la creo casi nunca. Pienso que ya sé diferenciar a las personas que realmente no sabían que no tenían fondos disponibles con las que sí y lo hicieron adrede. ¿Qué pasa si no tienes fondos? Bueno, lo que normalmente sucede es que nos das tus datos personales y los pasamos al gerente del restaurante para que así se pongan de acuerdo sobre cuándo se va a pagar la cuenta.

Igual siempre nos llevamos un regaño cuando esto pasa, y si sucede en repetidas ocasiones nos puede ocasionar algún tipo de suspensión.

—Andrés.

Si no es su pedido, por favor no lo consuman

Somos humanos, y a veces nos podemos confundir con algún pedido y llevarles a su mesa algo que no ordenaron. Ahora, por favor no sean como la mayoría de las personas, no lo consuman. O si lo consumen, ¡por favor páguenlo! Hay gente que prueba la bebida o muerde la comida que no es de ellos para después decir que hubo un error, que esta no era su orden. Lo peor, es que los clientes no pagan por estas cosas, al final del día somos nosotros los meseros quienes terminamos pagando por estos errores.

—Gustavo, 30, mesero por 8 meses.

Puedes seguir a Diego en Instagram

Tagged:
wifi
Comida
Restaurantes
propinas
mesoneros