Amor, cáncer y tumblr: LIZZ presenta su single “21”

Amor, cáncer y tumblr: LIZZ presenta su single “21”

Elisa Espinoza mejor conocida como LIZZ es una DJ, modelo, Instagramer chilena y ahora cantante de pop con mezclas de rap, soul y future.
10 Enero 2017, 4:20pm

Todas las fotos: Alonso Catalán

No hay fiesta santiaguina en la que LIZZ no haya mezclado canciones, ni voyerista a quién deje indiferente su propuesta estética. En este R&B futurista Elisa se baja de las plataformas, se quita maquillaje y la falda de cuerina para contarnos una historia, que es también parte de la historia del under del cono sur. La historia de cómo una de las reinas del Instagram, se abre y exhibe parte de su vida real, esa que no tiene contouring, cadenas, uñas acrílicas, ni ángulos estudiados. Una historia donde dos jóvenes se aman, se graban, él enferma y muere; mientras ella sigue viviendo en esta era post tumblr.

"21" es una de las pocas canciones donde podemos escucharla cantando y es un acierto. Le canta a su ex novio, Güey Johnson, DJ y productor del ciclo de fiestas Piña Loca, quien falleció el 12 de febrero del año pasado a causa de un cáncer repentino. "Durante años (esa fiesta) fue un boom. Sin duda significó un hito importante para varios jóvenes y él me invitó a tocar. Yo llegué, ni lo vi, toqué y me fui. En ese tiempo salía con otra persona. Posterior a eso me volvió a invitar y, hablando por Facebook, nos hicimos medio amigos. De pronto ya nos juntamos para salir a una fiesta, a fumar, tomar cerveza y así nos fuimos gustando. El video básicamente es un recorrido por mi historia con Güey (…) Son varios clips que simbolizan momentos importantes: vacaciones, skype a distancia cuando me iba de gira, mi cumpleaños, nosotros drogándonos y así. Para mi es un acto simbólico y fue pensado como tal, haciendo referencia a la serie de animé llamada Marmalade Boy que narra un amor imposible por diversos obstáculos que te pone la vida, pero pase lo que pase jamás va morir".

Esta entrega es excepcional dentro de su carrera porque la explosión de looks, a la que nos tiene acostumbrados, es relegada al trabajo de edición y postproducción de Enciclopedia Color –dejando su imagen en un segundo plano- para enfocarnos en su dimensión netamente musical: "El video en sí no es importante para mi carrera, es importante para mi. Muchas de las cosas que hago son pensando en mi proyecto, pero en esta ocasión me tomé la libertad de hacer algo con mucho amor y 100% real para poder cerrar el 2016". Y esta vuelta me interesa: pensar cómo un personaje de internet es capaz de darle la vuelta a su rutina de likes y plays, para contarnos algo, tan fuerte como la muerte que crece cual enredadera en los bordes de la música y la vida.

Noisey ¿Cómo nace la canción "21"?
LIZZ: La escribí cuando Güey estaba ya enfermo. Siempre tuve esperanzas de que se mejorara. Más allá de nuestra relación como novios -que duró 3 años- lo deseaba de una forma humana y de amistad real. Finalmente, cuando ya vimos que no había caso y llegó el día en que debimos aceptar lo que iba pasar, yo justo estaba trabajando en mi primer EP IMPERIO VOL I con Luis Herrera (Premium Banana) y mucho de lo que sentía lo plasmé en las letras y la música. Sin pensarlo, salió esté tema y cuando lo escuche pensé de inmediato en hablar sobre lo que me estaba pasando. El beat le iba bien, se me ocurrió este coro soul bien deep y lo demás se dio sólo (…) Cuando terminamos la canción se la mostré en la clínica y no podía escucharla, porque ya no daba más. Al final, logró escucharla y fue un momento muy lindo. Con eso quise decirle que siempre lo iba amar y que todo iba estar bien. Le puse "21" porque era el día en que nos conocimos. 21 de abril del año 2013 y cada vez que era 21 me llegaba un regalo de él o salíamos o estábamos todo el día fumando y viendo películas. Él me dijo: "Que siempre sea 21".

¿Cómo fue la experiencia de escribir algo sobre su historia?
Fue muy extraña. A veces lloraba de tristeza o de felicidad por al menos poder despedirme mientras escribía la canción. Hice un texto sobre lo que pasó y que escribí este año en una recaída que tuve (…) Yo no podía concebir su sufrimiento y el dolor que ni la morfina podía apagar. En resumen: fue horrible. Fue la peor experiencia que he tenido y, sin embargo, fue una de las mejores, el conocerlo. Es por eso que no pude dejarlo y decidí acompañarlo hasta el fin, porque él no se lo merecía y traté de darle todos los momentos de felicidad posible, ayudar haciendo fiestas, cuidándolo, estando ahí; escribir esta canción para él y liberar algo de lo que estaba sintiendo (…) Jamás había perdido a nadie y de repente me llegó todo de golpe. Me da miedo morir pensé, no quiero que me pase algo así y todavía lo pienso.

¿Qué ha sido lo más complejo que haz tenido que sortear luego de su muerte?
Más que nada el volver a enamorarse o que te guste alguien, porque puedo afirmar que eso no sucede. El amor existe y está en todos lados en diversas formas o manifestaciones. Ningún amor es igual a otro, entonces para mi lo más difícil es que no esté más aquí, por último para escuchar su voz, saludarlo si me lo encuentro o incluso odiarnos. Hubiese preferido odiarlo a que se fuera para siempre, pero claro que estoy hablando de un caso extremo. Lo que más me duele es eso: ya no poder saber de él, asumir que esa persona ya no está y no va estar nunca más. Puedo ver fotos, recordar, hablar con los amigos sobre él y que lo extrañamos, pero siempre queda esa feeling de que falta algo más y es no poder decirle que lo extrañamos (…) Esta canción es un homenaje a nuestra relación y mi vida en ese episodio con él. Como todas las parejas tuvimos momentos feos, pero fueron más buenos que malos. De alguna forma le digo gracias por todo y me digo a mi misma que lo recuerde en la buena onda, fuera de todo el horror que vivimos. También le digo a la gente miren: esto es la vida real.

Hicieron un documental sobre la vida de tu novio " Hemosestadopeor " ¿qué te pareció?
Honestamente puedo decir que no me gustó. El director lo sabe. El cortometraje se hizo porque a Güey le pareció gracioso, cuando todavía pensábamos y creíamos que se iba a salvar. Güey se grababa con una handycam, yo lo grabé también y su amigo, el director, igual. Sin embargo, cuando el doctor nos dice que en dos meses máximo se va morir, Güey le pregunta: ¿Y cómo me voy a morir? Él le dice de un paro respiratorio o algo así, exploté. Ese cortometraje no simboliza para nada lo que significó este periodo, son recortes de momentos que no se unen uno con el otro. A Güey no le gustó el cortometraje, vimos todas las versiones y se arrepintió pero me dijo: "Elisa ya está". No fui a ver el documental a ninguna parte, jamás compartí nada, mis amigos algunos lo vieron y tampoco influencié sus opiniones (…) Una vez me dijeron, lucraste con la muerte de tu ex novio porque hicimos fiestas para pagar las quimioterapias. La gente habló muchas cosas, fue noticia, pero finalmente es el precio de. Pero con ese corto lucraron y yo expresé mis sentimientos, lo dije todo y espero realmente que la persona que hizo ese corto lea esto para que se acuerde más allá de su proyecto audiovisual. Ni siquiera llegaste al velorio. Ahí tenis.

Vuelvo al video, lo pongo una y otra vez. Pienso en cómo se debe sentir el día a día sin alguien tan central para una creadora tan autoconsciente como ella. Veo a Karin Yunge, su amiga, acompañando a LIZZ en los coros de "21". Y encuentro una respuesta. Sigo pendiente: veo las escenas de la vida de estos chicos que se aman, fuman marihuana en la nieve, el humo vuelve a sus bocas: esa imagen transcurre retrocediendo. Todo va en reversa. Tal y como la historia avanza en la medida en que volvemos al pasado. No hay futuro sin pasado, no hay futuro sin memoria, dicen. La canción avanza y el coro versa un pegajoso "Hasta el final". Aparecen los amigos, que son también testigos de esto. Los mismos que veo bailando cuando salgo a bailar. Y siento todo tan cerca, tan vivo, como la enfermedad y el amor ¿Dónde avanza una y retrocede la otra?