Feminisme

La lucha en la industria de la moda para erradicar el acoso sexual

Las secuelas de las acusaciones en contra de Harvey Weinstein han provocado que modelos hablen del acoso sexual en la industria de la moda.
25 Octubre 2017, 4:00pm

Las recientes acusaciones en contra de Harvey Weinstein reavivaron la conversación sobre cómo los hombres con poder —y aquellos interesados en protegerlos— son capaces de imponer su influencia y acosar sexualmente a las mujeres con impunidad, además de intimidarlas para guardar silencio.

Pero no sólo las mujeres en Hollywood y en la industria del entretenimiento han decidido hablar; la industria de la moda también tiene sus problemas. (El lunes, Los Angeles Times publicó un reportaje en el que varias modelos aseguran que Weinstein las obligó a comportarse de forma inapropiada e insultante). A principios de este mes, la modelo Cameron Russell utilizó su perfil de Instagram para hablar de cómo las modelos —algunas con apenas 15 años— enfrentan día a día abusos durante las sesiones fotográficas. Russell compartió anécdotas anónimas de varias mujeres que dicen haber sufrido abuso sexual en el set cuando eran adolescentes.

"Mi madrastra estaba conmigo... Pero en otro cuarto", escribe una de las mujeres al recordar la sesión de fotos que se tomó cuando tenía 15 años, anécdota que Russell compartió como captura de pantalla. "[Mi madre] no tiene idea que [el fotógrafo] puso sus dedos dentro de mi [vagina] un par de veces mientras me tomaba fotos, bajo el argumento de que las fotos se verían más sensuales".

De acuerdo con infiltrados en dicha industria, no es inusual que los fotógrafos y clientes exploten a las modelos y les ordenen posar desnudas o las toquen sin su consentimiento en el set. "Cuando se trata de acoso sexual, la industria de la moda está igual que el negocio del entretenimiento", comentó para Broadly, Robyn Lawley, modelo australiana de 28 años. "Modelar parece glamoroso, pero en realidad comienzas tan joven y, tal vez, tengas que posar desnuda o semidesnuda, además de no contar con vestidores o espacios apropiados".


Relacionados: Vivir en la CDMX significa vestirse para el acoso y el sexismo


Ahora, ambas industrias se encuentran batallando ante la necesidad de hacer más para proteger a las vulnerables, y casi siempre jóvenes, candidatas. En unos días, la miembro de la asamblea legislativa de Nueva York, Nily Rozic, presentará una enmienda a las leyes antidiscriminación del estado con la esperanza de solucionar el problema. De acuerdo con The New York Times, la nueva medida abordará la manera en que la industria del modelaje falla para proteger a las modelos, quienes actualmente ocupan un punto ciego y precario dentro de la ley laboral.

El proyecto de ley se redactó con la ayuda de Model Alliance, grupo defensor de los derechos laborales de las modelos fundado por Sara Ziff. De acuerdo con Ziff, actualmente las agencias de modelaje no cuentan con medidas de trabajo para proteger de acoso a sus empleadas. En muchas ocasiones, las agencias de modelaje aseguran ser simplemente "compañías de gestión", lo que significa que, técnicamente, no contratan a las modelos que representan y, por lo tanto, evitan los requisitos de licencias para las agencias de reclutamiento.

Por ende, la mayoría de las modelos son clasificadas como "contratistas independientes" y no empleadas. Cuando las modelos son objeto de abuso sexual en set, sus agencias son capaces de evadir la responsabilidad de lidiar con las acusaciones de abuso. (Como contratistas independientes, las modelos también son vulnerables a robo de salario y carecen de seguro médico).

El proyecto de ley obligaría a las agencias, al igual que a sus clientes, a responsabilizarse de los casos de acoso sexual en el lugar de trabajo, y de esta forma se combatiría directamente lo que Rozic describe como "una falta de responsabilidad".

De acuerdo con la encuesta realizada por Model Alliance, el 29.7 por ciento de las modelos han experimentado contacto físico inapropiado en el trabajo, y 28 por ciento han sido presionadas para tener sexo con alguien en el lugar de trabajo. Del porcentaje que ha sido víctima de acoso sexual, sólo el 29 por ciento creyó apropiado decirle a su agencia.


Relacionados: Casi todas hemos sufrido a un Harvey Weinstein


"Las leyes que reducen el acoso sexual en los lugares de trabajo necesitan aplicarse a las modelos", dice Lawley. "No callarse el acoso o abuso sexual es difícil, en ocasiones puede provocar que los representantes y clientes consideren a las modelos personas con las que resulta difícil trabajar, y esto tiene un efecto negativo en sus carreras".

La enmienda tiene como propósito cambiar todo esto, ya que se busca proteger de discriminación, explícitamente, a las modelos, sin importar su clasificación como trabajadoras.

"No creo que se sea una revelación para los demás el hecho que el acoso sexual es un problema en la industria del modelaje —o en cualquier otra industria, especialmente a la luz de las acusaciones contra Weinstein—. Pero creo que algunas personas se sorprenden al enterarse que las modelos, como contratistas independientes, no reciben protección contra el acoso sexual en sus trabajos", comenta Ziff para Broadly. "Este proyecto de ley tiene el propósito de eliminar esa brecha".

"Si se aprueba", añade, "creo que la industria se vería forzada a tomar en serio el acoso sexual porque tendrían todo el peso de la responsabilidad".