Francia se dispone a demoler un tercio de la infame ‘Jungla’ de migrantes en Calais

2.000 de los migrantes que malviven en el campamento de refugiados en Calais han sido informados de que disponen de tres días para desmontar sus tiendas, desalojar sus improvisados refugios y recoger sus enseres, antes de la llegada de las apisonadoras.

|
13 enero 2016, 2:07pm

Photo via Mohammed, un migrant originaire d'Afghanistan qui vit dans la Jungle depuis 3 mois.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Alrededor de 2.000 migrantes y refugiados instalados en el campo de Calais conocido como "la Jungla" serán desalojados a la fuerza de sus tiendas y de los improvisados refugios que se han construido en un plazo de tres días. Entonces las excavadoras irrumpirán en el controvertido escenario para demoler una tercera parte de su geografía.

Las autoridades francesas emitieron el pasado lunes una orden de desahucio — que afecta a una tercera parte del campamento aproximadamente — tras anunciar que se disponen a abrir un nuevo recinto con mejores prestaciones que se estima que dará cabida a 1.500 refugiados.

Sin embargo, muchos de los residentes de 'la Jungla', especialmente aquellos que han construido refugios con sus propias manos; construcciones que, no obstante, son como chabolas destartaladas, consideran que allí disponen de mayor privacidad y dignidad de la que les ofrece el gobierno en el nuevo campo. Las nuevas instalaciones han sido construidas con ayuda de enormes contenedores marítimos, reconvertidos y apilados verticalmente. Los migrantes temen, igualmente, que una vez fuera de Calais, se les obligará a tener que pedir asilo en Francia.

"Nosotros, la población unida de la Jungla de Calais, rechazamos abiertamente las exigencias del gobierno francés en lo que concierne a reducir el tamaño de la Jungla. Hemos decidido quedarnos donde estamos y desafiaremos pacíficamente los planes del gobierno de demoler nuestras casas. Suplicamos a las autoridades francesas y a la comunidad internacional que se hagan cargo de la situación y respeten nuestros derechos humanos fundamentales".

Un comunicado publicado por los migrantes y los refugiados que viven actualmente en Calais, Francia. (Imagen vía Mohammad).

En un comunicado enviado a VICE News, la organización humanitaria de voluntarios Help Refugees expresa que: "nuestros equipos de Calais acaban de enterarse de que solo disponen de 3 días para trasladarse y reubicar a un total aproximado de 2.000 migrantes, entre los que se cuentan 300 mujeres y 60 niños. Las autoridades francesas se disponen a demoler una parte significativa del asentamiento (casi una tercera parte) de Calais. Se trata de una superficie mucho mayor de la que se nos había informado a todas las asociaciones que trabajamos en el terreno inicialmente.

"En la zona que se han propuesto demoler hay alrededor de 500 refugios construidos por nosotros y otras organizaciones humanitarias".

"El plazo es tan corto como grotesco" y significa que las organizaciones solo serán capaces de ayudar en el traslado a 1 de cada 10 afectados. Así lo han estimado miembros de la organización Worldwide Tribe.

"Eso significa que alrededor de 1.800 personas, que podrían ser desahuciadas de sus residencias por las apisonadoras han sido abandonadas a su suerte", denuncia Worldwide Tribe en su comunicado. "Y eso significa también que 450 refugios erguidos gracias a las donaciones y construidos por los voluntarios, serán demolidos sin perjuicio de su valor simbólico y sentimental. Serán muchísimos los enseres que se exponen a ser aplastados, tales como fotografías de familia, documentos y posesiones personales. Es algo que ya sucedió la última vez que las apisonadoras irrumpieron en el campamento".

El día que Calais se sublevó contra la ultraderecha y su política anti inmigratoria. Leer más aquí.

Mohammad, un refugiado de Afganistán que lleva viviendo tres meses en la Jungla relata a VICE News cómo la medida ha sido tomada de manera unilateral, sin mediar ningún "diálogo o negociación" con los migrantes, antes de que la orden fuese comunicada.

"Los refugiados instalados aquí habían planeado quedarse indefinidamente, así que no van a aceptar la propuesta del gobierno", ha explicado. Según cuenta Mohammad, los refugiados temen que las autoridades francesas quieran convertir los alrededores del campamento en algo "parecido a una prisión".

Mohammad también señala que muchos de los refugios que serán afectados por la demolición han sido construidos gracias a las donaciones de los ciudadanos británicos. "El gobierno británico está pagando ahora al gobierno francés para que lo destruya todo", afirma.

Las X señalan las partes del campamento que serán destruidas (Imagen vía Mohammad).

Mohammad explica que los migrantes y refugiados afectados han decidido seguir actuando de manera pacífica, claro que confiesa igualmente que "no sabemos lo que va a pasar". Según Mohammad, la población del campamento no tiene ninguna confianza ni en la policía ni en las autoridades francesas".

Los migrantes y los refugiados que viven en la Jungla ya han denunciado haber sido atacados con gases lacrimógenos y haber sido víctimas de traslados forzosos hasta centros de reclusión, sin que se les haya permitido comunicar a sus familias o amigos que estaban siendo detenidos.

"Cuando se trata de derechos humanos, cuando se trata de democracia, esta solo cuenta para los europeos, nunca para los refugiados", cuenta Mohammad. "La gente sabe que al gobierno francés no le preocupamos. Si se preocupara por nosotros, esto no estaría pasando".

"Tendría que intervenir alguien a nivel político o buscarse una solución más segura, porque es demasiado arriesgado poner a tanta gente en peligro. Deberían sopesar realmente qué es lo que están a punto de hacer".

Calais: un vídeo demuestra la violencia policial "habitual" con los inmigrantes. Ver aquí.

Sigue a Sally Hayden en Twitter: @sallyhayd

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @sallyhayd

Más VICE
Canales de VICE