Publicidad
sexo

Este estudio revela algunas verdades vergonzosas sobre quienes envían 'dick pics'

Hablamos con la investigadora principal del primer estudio empírico sobre las fotos de penes no solicitadas.

por Simon Doherty; traducido por Laura Castro
07 Agosto 2019, 11:30pm

Foto: Mike Pearl.

Artículo publicado originalmente por VICE Reino Unido.

Enviar una foto no solicitada de un pene es el equivalente digital a subir a un tren y mostrarle los genitales a alguien. Lo cual, obviamente, es un acto terrible. La única diferencia, de hecho, es que al enviar una foto estás dejando evidencia muy reconocible de la horrible persona que eres. Entonces, ¿por qué los hombres continúan haciéndolo?

Esa es la pregunta que intentaban responder los investigadores detrás del primer estudio empírico sobre las fotos de penes no solicitadas, "I'll Show You Mine so You'll Show Me Yours: Motivations and Personality Variables in Photographic Exhibitionism" [Te muestro lo mío para que me muestres lo tuyo: motivaciones y variables de personalidad en el exhibicionismo fotográfico]. Mediante una encuesta en línea, el equipo le preguntó a 1,307 encuestados sobre sus hábitos de envío de fotos de su pene, e incluyó un cuestionario que medía los atributos de la personalidad, como son los niveles de narcisismo y sexismo.

La Dra. Cory Pedersen de la Universidad Politécnica de Kwantlen en Canadá fue la principal responsable del estudio. "Aprendimos que había varias razones diferentes por las que los hombres hacen esto, pero la razón predominante y más acreditada con frecuencia fue lo que llamamos una 'mentalidad transaccional'", me explicó por teléfono. "Los hombres envían estas imágenes con la esperanza de recibir a cambio una imagen similar, un desnudo".

"La segunda razón más común fue una perspectiva de 'búsqueda de pareja'", señaló la Dra. Pedersen. "Esto implicó respuestas como 'así es como expreso mi interés en alguien' o 'esta es una forma normal de coquetear'". Lo que podría ser ligeramente gracioso si no fuera tan profundamente deprimente.

Sophia, una estudiante de 22 años, me dijo que ha recibido alrededor de cinco dick pics no solicitadas en Snapchat. "He notado que lo hacen los chicos más jóvenes", dijo. "Podrían estar tratando de obtener tu Snapchat en una noche de fiesta, o un día que simplemente vas caminando por la calle. Entonces, aleatoriamente te llega una dick pic".

Para ella, las fotos de penes evocan una combinación de sentimientos. "Pienso algo como, 'Idiota', pero también me hace sentir un poco de lástima por ellos y la necesidad que sienten de enviar fotos de su pene a la gente".

Un empleado de banco de 27 años llamado Ed me dijo que había "enviado una buena cantidad" de fotos de su pene, de hecho, más de 100. "Nunca lo hice completamente de la nada, pero envié unas muy riesgosas", dijo. "Si he estado teniendo una conversación algo sucia, simplemente lo hago". ¿Qué reacciones ha obtenido? "Algunas han sido malas: la conversación se interrumpe ahí y me bloquean. Una chica se enojó mucho... Pensé que la conversación iba en esa dirección, así que envié una foto y ella me amenazó con publicarla en las redes sociales".

Dan, un hombre de 32 años que prefirió no divulgar su profesión, me dijo que solía enviar a las mujeres fotos de su pene no solicitadas, "probablemente 30" en total, hasta que se dio cuenta de que, en realidad, no es una vista agradable; es decir, que puede resultar irrespetuoso, intimidante, potencialmente dañino para el receptor y es simplemente muy trágico. Parece haberlo hecho en un intento de proyectar sus problemas en los demás.

"Creo que mucho de eso tenía que ver con una falta de autoestima", dijo. "Cualquier chica que esté dispuesta a hablar conmigo después de hacer eso, supondría que siente poco respeto por sí misma, por lo tanto, yo sería la persona adecuada para ella. Pero cualquier chica que tuviera suficiente autorespeto como para decirme que me vaya al diablo, probablemente sería demasiado buena para mí. Esa es la mentalidad que tenía; realmente carecía de autoestima".

Anna, una psicóloga clínica experimentada de 40 años, denunció a la policía a quien le enviaba fotos de su pene. "Lo conocí en Match.com y luego fuimos a almorzar", recordó. "Era un tipo realmente encantador, pero no hubo conexión entre nosotros". Seis meses después, él le envió una foto de su pene de la nada. "Llamé al número de la policía que no es para emergencias", narró Anna, "y dije: estoy segura de que tienen mejores cosas que hacer, pero pensé que deberían saber acerca de este tipo".

La policía fue "respetuosa" y lo trató como un caso de abuso doméstico, pero eso no impidió que Anna se sintiera enojada e "invadida". "Violada es una palabra fuerte; no es la palabra adecuada, pero no está lejos de mi sentir", dijo. "Es tu espacio personal".

Entonces, ¿qué tipo de hombres piensan que está bien invadir el espacio personal de una mujer con una foto no solicitada de su pene? A todos los participantes del estudio se les pidió responder a preguntas que medían aspectos de la personalidad como el narcisismo y dos subconjuntos de sexismo: sexismo hostil (prejuicios abiertos contra las mujeres) y sexismo benevolente (la escuela de pensamiento que dicta que "las mujeres deben ser protegidas por los hombres").

"Los hombres que envían dick pics obtuvieron puntajes más altos en las mediciones de narcisismo, sexismo benevolente y sexismo hostil que los hombres que no las envían", explicó Pedersen.

¿Le sorprendieron los hallazgos? "Algunos de los resultados son sorprendentes", dijo. "Parte del discurso en torno a esto sugiere que los hombres envían estas imágenes porque odian a las mujeres. Algún discurso feminista, incluso, podría sugerir que esta es una estrategia que los hombres usan para mantener el patriarcado. Pero nuestra investigación sugiere que sí, los hombres que envían fotos de sus penes tienen una puntuación más mayor en sexismo hostil y sexismo benevolente, pero cuando les preguntas por qué envían esas fotos, los fundamentos sexistas no son la causa más citada".

La investigación concluyó que muchos de los hombres que envían fotos de su pene podrían haber malinterpretado la situación en lugar de estar mostrando algún tipo de odio hacia las mujeres. Solo alrededor del 6 por ciento de la muestra señaló razones misóginas para enviar este tipo de imágenes.

"Es importante recordar que el consentimiento es algo muy sexy", dijo Pedersen al terminar la conversación. "Si una mujer quiere ver una foto de tu pene, te la pedirá".

@ oldspeak1