Publicidad
Estados Unidos

EE.UU. pone en marcha la portación de armas para personas con trastornos mentales

La Cámara de Representantes desechó una regulación de Barack Obama que exigía una acreditación de estar sano mentalmente para comprar pistolas y rifles. El siguiente paso es que el Senado, también con mayoría republicana, ratifique la decisión.

por VICE News
03 Febrero 2017, 8:50pm

Imagen por Erik S. Lesser/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Durante su campaña, el presidente Donald Trump defendió en varias ocasiones el derecho de los estadounidenses a portar armas de fuego. El día de ayer el Partido Republicano mostró su sintonía con el presidente en este tema.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos, con mayoría republicana, removió una regulación sobre armas emitida durante el gobierno del expresidente Barack Obama, la cual señalaba que aquellas personas que quisieran comprar un arma, debían de tener la acreditación de la Administración de Seguridad Social (ASS) de estar mentalmente sanos.

Bajo el argumento de que con esa regulación se violan los derechos otorgados por la segunda enmienda de la Constitución: el derecho a poseer armas, los republicanos, apoyados por la Asociación Nacional del Rifle, aseguraron que debería de ser una Corte la que juzgue si una persona tiene una discapacidad mental para que se le impida comprar armas y no la ASS.

Este es un primer paso para revertir la iniciativa y ahora tendrá que ser ratificada por el Senado, que también tiene mayoría republicana, por lo que es probable que en un futuro se permita a personas con discapacidad tener acceso a ellas.

Estados Unidos vende armas a medio mundo, la gran mayoría a Oriente Medio. Leer más aquí.

Con 235 votos a favor y 180 en contra, los congresistas republicanos echaron abajo la norma impuesta por Obama.

Al menos unos 70 personas, según estimaciones del gobierno estadounidense, que habían perdido su derecho a portar armas, lo podrían recuperar.

Además, en el Senado, el Partido Republicano también se mostró dispuesto a dar marcha atrás a otra norma aprobada por Obama que busca proteger los ríos y cauces, de los desperdicios que emanan las empresas mineras de carbón, por considerar que ésta podría eliminar miles de empleos relacionados con esa industria.

Con estas medidas los republicanos buscan dar marcha atrás con lo que han llamado "la regulación excesiva" de la administración anterior en temas de medio ambiente y contratos gubernamentales.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs