Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
medioambiente

Cinco años después del derrame de petróleo de BP, siguen muriendo animales en las costas de México

Según la Federación Nacional de Vida Silvestre, los delfines siguen muriendo y los corales de aguas profundas están mostrando signos de daños causados por la exposición al petróleo en el Golfo de México.

por Matt Smith
01 Abril 2015, 11:30am

Photo by Gerald Herbert/AP

Casi cinco años después del terrible derrame de petróleo del Deepwater Horizon en el Golfo de México, los ambientalistas aseguran que las secuelas del derrame siguen amenazando la vida marina de la región.

La Federación Nacional de Vida Silvestre (NWF) afirma que los delfines siguen muriendo en cantidades anormalmente altas en la costa de Luisiana, la recuperación de una especie de tortuga marina en peligro de extinción se ha estancado, y los corales de aguas profundas están mostrando signos de daños causados por la exposición al petróleo. En un nuevo informe de 29 páginas, los ecologistas examinan el precio que han pagado veinte especies diferentes de animales desde la explosión y los daños que han sufrido muchas otras a raíz de la misma.

Debido a la significativa cantidad de petróleo restante en el suelo del Golfo y el uso a gran escala sin precedentes de dispersantes durante el derrame, pasaran años o incluso décadas hasta que se conozcan las verdaderas dimensiones del impacto total del desastre de Deepwater Horizon, según la NWF. "Está claro que se debe seguir realizando un riguroso seguimiento científico del ecosistema del Golfo y sus poblaciones de vida silvestre — y que la restauración de los ecosistemas degradados debe comenzar lo antes posible".

Debido a la significativa cantidad de petróleo restante en el suelo del Golfo y el uso a gran escala sin precedentes de dispersantes durante el derrame, pasaran años o incluso décadas hasta que se conozcan las verdaderas dimensiones del impacto total del desastre de Deepwater Horizon, según la NWF. "Está claro que se debe seguir realizando un riguroso seguimiento científico del ecosistema del Golfo y sus poblaciones de vida silvestre — y que la restauración de los ecosistemas degradados debe comenzar lo antes posible".

El grupo compiló resultados de múltiples investigadores que estudian las consecuencias de la explosión de la plataforma, un incidente que mató a once trabajadores en la plataforma de perforación Deepwater Horizon y vertió crudo a borbotones por todo el Golfo durante tres meses. La petrolera británica BP, propietaria de la plataforma de la catástrofe, ha pagado más de 32.000 millones de dólares en costes de recuperación medioambiental, compensación y sanciones, y se enfrenta además a una posible penalización de 14.000 millones por parte de la corte federal de Nueva Orleans.

La tortuga marina lora, que habita en las playas de la costa del Golfo, había sido un ejemplo de éxito en los esfuerzos de recuperación de especies en peligro de extinción antes del desastre, dijo la portavoz NWF Lacey McCormick a VICE News.

Desde que comenzaran a avanzar seriamente los esfuerzos de conservación en la década de 1980, "la mejora de las especies fue increíble", dijo McCormick. No obstante, cerca de 65.000 animales habrían muerto en 2010, y el número de nidos — que había crecido entre un 15 y un 20 por ciento cada año antes del desastre — cayó un 25 por ciento en los dos años siguientes, añadió.

"Está cada vez más claro que la recuperación de la tortuga lora, que tiempo atrás se consideró bastante inevitable, ahora se ha puesto en duda", dijo McCormick. 

Una tortuga lora en peligro de extinción (Imagen vía Flickr)

Los científicos todavía están llevando un seguimiento de lo que llaman "evento de mortalidad inusual" entre los delfines que habitan en el Golfo — un aumento en la muerte de los delfines que comenzó dos meses antes del derrame, y que ha persistido desde entonces. Se han registrado más de 1.100 muertes de delfines desde que comenzara el derrame en julio de 2010, según afirma la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Si bien la NOAA está estudiando si la mortalidad tuvo que ver, al menos en parte, con algún tipo de enfermedad, las cifras no están aumentando a lo largo de las costas de Texas y Florida, que se vieron mucho menos afectadas por el derrame de crudo.

BP publicó el pasado mes de marzo su propio informe de evaluación cinco años después del desastre del Deepwater Horizon de abril de 2010, y confirmó que no habían encontrado "impactos significativos a largo plazo" que afectasen a ninguna especie del Golfo. Geoff Morrell, responsable de comunicación de BP, describió el informe de la NWF como "un trabajo de incidencia política" que "pasa por alto intencionadamente" estudios gubernamentales e independientes sobre el legado del vertido. 

"Afortunadamente, las predicciones realizadas en 2010 no han tenido lugar — en gran medida debido a la capacidad de autoregeneración del Golfo, a los procesos naturales, y a la eficacia de la respuesta y los esfuerzos de recuperación por parte de BP bajo la dirección del gobierno federal", subrayó Morrell en un comunicado escrita.

No obstante, McCormick aseguró a VICE News que gran parte de la investigación federal que documenta los daños de la catástrofe permanece oculta mientras el caso avanza. 

"Sería fantástico contar con esta información ahora mismo", añadió.

Sigue a Matt Smith en Twitter: @mattsmithatl

Imagen vía Flickr

Tagged:
VICE News
americas
mexico
texas
deepwater horizon
Crudo
Florida
coral
Petroleo
bp
Matt Smith
delfines
combustibles fósiles
golfo de mexico
derrame de petróleo
federación nacional de vida silvestre
luisana
tortugas marinas