Entrevistas

“Uno de los mayores retos del metal es mantenerse vivo”: Derek Boyer de Suffocation

Hablamos con el bajista de esta icónica banda neoyorquina antes de su presentación en Rock al Parque.

por Juan Sebastián Barriga Ossa
17 Agosto 2018, 5:28pm

Imagen: Tomada de Facebook.

Todo amante del metal sabe bien que Suffocation es sinónimo de brutalidad. Para muchos, esta banda formada en Nueva York en 1988 revolucionó el death metal y le dio un toque más violento, más veloz, más oscuro, precisamente más brutal. Con toda esa furia, Suffocation regresará a Colombia, esta vez para presentarse en Rock al Parque 2018.

En el 2017, luego de cuatro años en silencio, la banda lanzó ...Of The Dark Light, hasta el momento uno de sus mejores discos, pero que tuvo un trasfondo algo complicado. Para empezar, después del cambio de alineación en 2016, la banda incorporó a Charlie Errigo y Eric Morotti. Además de esto, tras el anuncio del retiro de la banda su vocalista Frank Mullen después de una última gira este año por Estados Unidos y su ausencia en las giras en los últimos 5 años, el disco fue hecho en colaboración con Kevin Muller (The Merciless Concept). Así que en este momento esta agrupación leyenda del death metal se encuentra en una especie de transición, en la que cuentan con la poderosa voz de Ricky Myers, también baterista de Disgorge, en sus presentaciones en vivo.

Pero en la industria del entretenimiento hay una, ya muy trillada, regla de oro: el show debe continuar, y Derek Boyer lo tiene muy claro. Actual bajista y liricista de Suffocation, Boyer entró en 2004 después de que el grupo se reuniera tras cinco años de hiato. Desde entonces, junto con el guitarrista fundador Terrance Hobbs, se ha convertido en una parte fundamental de la banda.

Este tipo de melena rubia y brazos tatuados que toca el bajo con los dedos es extremadamente simpático. Por el telefono cuenta con su emocionada voz que ama a Latinoamérica porque la energía siempre es extrema, igual que su música. Y antes de su visita a Colombia aprovechamos para hablar con él sobre la partida de Frank Mullen, ser un músico maduro, los retos que enfrenta el metal y las trascendentales letras de ...Of The Dark Light.

¿Cómo han tomado los integrantes de la banda y los fans la partida Frank Mullen?

Los fans lo han aceptado bien, porque creo que la gente quiere ver a Suffocation y es complicado porque Suffocation es una banda, o sea cinco tipos sobre un escenario tocando música brutal, que además se llevan bien. Es desafortunado cuando una persona no puede seguir. Pero mientras la gente que está mantenga la verdadera pasión de lo que representa Suffocation, la banda seguirá tocando muy bien. Por ejemplo, ahora la banda tiene al que creo que es su tercer baterista, y el que está ahora es genial, y este vocalista no es Frank Mullen, pero también es genial. Si no pensáramos que la persona es lo suficientemente buena para hacer el trabajo, la banda pararía. Cuando alguien se tiene que ir del grupo siempre pensamos: “debemos parar”, pero siempre preferimos decir: “veamos a quién podemos conseguir”; y resulta que la persona que conseguimos funciona y decimos: “bueno hagamos una canción” y cuando te das cuenta ya es parte de la familia y el legado de Suffocation.

Para …Of The Dark Light reclutaron dos nuevos miembros muy jóvenes, Charlie Errigo y Eric Morotti ¿Qué aportaron ellos al nuevo disco?

Son geniales, muy jóvenes y muy buenos músicos. Cuando eres nuevo en Suffocation en
verdad no pones mucho material sobre la mesa, sino que aprendes e intentas entender qué
es lo que hace a Suffocation. Al principio no contribuyeron mucho. Eric tuvo la libertad de
hacer lo que quería porque con la batería si puedes tocar cualquiera de los ritmos que la
banda necesita y en el tiempo que es, entonces seguirá sonando a Suffocation. Eric subió el
ritmo, ahora estamos tocando un poco más rápido que en el pasado, y es muy bueno para
lograr un material más agresivo. Charlie hizo todo el trabajo de estudio de forma perfecta y
compuso sus propios solos. Cuando llegó a la banda no era un guitarrista de hacer solos,
sino más bien era un guitarrista rítmico y al andar cerca a Terrance Hobbs, aprendió varios
de los trucos y las técnicas que la banda usa. Entonces es genial trabajar con ellos.

Derek ha estado en dos de los momentos más importantes de la historia de Suffocation. 2004, año en que la banda regresó después de estar separados, y ahora, que acaba de sacar uno de los mejores discos del grupo. Además en el medio de todo han entrado y salido varios otros miembros ¿Cómo hace para procesar todo esto?, porque ciertamente involucra mucha energía y emociones.

Es muy difícil. Aprendes a tocar con estas personas, haces discos, tocas en vivo y te conviertes en un buen amigo y… como te decía, por alguna razón deben dejar la banda y siempre es muy complicado. Y uno se siente desilusionado o un poco deprimido y es duro. Pero la forma en la que nos mantenemos es pensando que amamos lo que hacemos y que si las personas que conseguimos son buenos seres humanos y buenos músicos, la cosa va a funcionar. Somos muy afortunados de lograr mantenernos juntos a pesar de los cambios.

Hace poco leí en una entrevista en la que dice que ahora aborda el metal de una forma más madura. Muchos de los que escuchamos rock lo hacemos, entre otras cosas, porque no queremos ser “adultos”, así que, ¿puede explicar en qué consiste esta madurez?

No me refiero tanto como persona sino más como músico. Cuando eres joven solo quieres tocar rápido y no lo piensas mucho. Y a lo que me refiero cuando digo maduro es que todavía tenemos 16 años, no queremos tener un espíritu viejo, pero una decisión madura es escribir una canción que tenga un significado. No es solo decir, “esto es muy loco”, sino intentar ponerle un mensaje detrás. Madurar como músicos significa que la estructura de nuestras canciones también crecen. Maduramos en nuestra técnica y en nuestras habilidades para componer. Si grabáramos las canciones de la misma manera que a los 16, serían muy locas y muy agresivas, pero queremos evolucionar como músicos y como banda. Pero obviamente nuestro corazón es joven, es genial.

Usted lleva ya varios años tocando así que, desde su punto de vista, ¿qué diagnóstico puede dar del metal actualmente? Porque hay quienes opinan que el metal y el rock en general no están pasando por un buen momento.

Ese es un tema interesante porque, como con todo, vemos popularidad y cosas no tan populares. O vemos música falsa y procesada que pierde la esencia y luego algo muy original. Es un tema de toma y dame. La industria siempre está fluyendo. Aparece algo muy bueno y algo que apesta. O aparece algo muy original y de pronto la misma mierda. Siempre va y viene y me gusta que Suffocation siempre intenta ser consistente con su performance y sus álbumes. La industria, la música, y los fans están cambiando constantemente. En un momento todos aman una banda y al siguiente día a nadie le importa. Todos los días hay 15 bandas nuevas de metal y dices: “esta es buena y tiene mucho que aprender, esta es muy falsa, esta toca igual que todas las demás”. Así que si lo miras hoy parece que está pasando por un mal momento, y si lo miras en un año notarás que tal vez hubo un mal año en el que no viste ni un show bueno, pero ahora están apareciendo nuevas bandas, buenas giras, buenos discos. Es un cambio constante que a veces es bueno y a veces es malo.

¿A parte de esos cambios cuáles son los mayores retos que enfrenta el metal actualmente?

Creo que uno de los retos es mantenerse vivo. Hace 20 años la gente solía comprar discos y con eso podías vivir, hacer un nuevo álbum e ir a tocar a Colombia. El internet es algo genial porque te permite escuchar música todo el tiempo y descubrir nuevas bandas, pero con el internet nadie vende álbumes, la gente sólo los descarga, entonces ese es un reto. También hay un montón de retos tipo “el mundo real”. Quieres tener una buena agencia, un buen sello discográfico, buenos promotores y el reto es conseguir un buen equipo. Buenos músicos que toquen bien juntos, buenos managers que entiendan las necesidades de la banda y esos buenos managers deben tener la habilidad de hacer buenas redes de trabajo, eso es tremendo reto. Porque como todo, consigues algo bueno y se va, luego consigues algo que es una mierda y solo esperas conseguir algo que funcione de nuevo. Entonces el mayor reto es conseguir buena gente y buenas conexiones y sobre todo mantenerlas.

Hablemos un poco de las letras de ...Of The Dark Light , porque leía que Terrance Hobbs dijo en una entrevista que el disco trataba de trascender más allá de la vida y la muerte. Hábleme un poco de este concepto.

El concepto llegó a mi cabeza cuando hicimos Pinnacle of Bedlam. Estaba buscando inspiración y empecé a leer El libro tibetano de los muertos, lo cual llamó mucho mi atención. En Pinnacle hubo un par de canciones que fueron en esa dirección pero cuando hicimos ...Of The Dark Light realmente me enfoque en ese tema. En este álbum buscamos hacer un disco temático, donde las canciones estuvieran conectadas por un concepto. Ese concepto es la energía que cada uno de nosotros tiene. Cada día que te levantas y usas esa energía para tomar tus decisiones. Entonces pensamos que cuando te mueres, no es que te vas al cielo o al infierno, sino que esa energía deja nuestro cuerpo y se va a algún lado. Así que la idea era simplemente ser creativos con ese concepto y decir, 'esto es lo que creemos que pasa'. Nadie sabe qué pasa, pero para nosotros era interesante pensar, 'a lo mejor pasa esto, o esto, o esto'. Y reunimos este material de una forma que lo sentimos muy agresivo, y con la intención de que cuando leas las letras mientras escuchas el álbum, eso te haga pensar. Y logramos un montón de conceptos muy locos, les recomiendo que lean bien las letras. Es muy perturbador.

Hablemos un poco sobre Nueva York porque esta ciudad tiene una especie de energía especial para la música. Hip-hop, punk, hardcore, pop… son géneros forjados en esta ciudad, ¿pero cómo esta ha influido a la brutalidad del sonido de una banda como Suffocation?

Claro, cuando piensas en Nueva York hay muchos tipos de música y mis compañeros de banda tomaron lo que querían del hardcore, el heavy metal y el punk de Nueva York y lo juntaron en algo brutal. Si vas a un lugar bonito con flores y cascadas no vas a escribir algo que sea agresivo y brutal, pero Nueva York es muy rápida, muy cruda, pasa de todo y nunca duerme. Entonces hay una energía brutal en esa ciudad. Incluso puedes sentir eso en el groove y la forma del hip-hop, y todo eso definitivamente moldeó el sonido de Suffocation.

¿Qué ha sido lo mejor de dedicarle la vida al metal?

Es un sentimiento. Cuando eres un joven y escuchas por primera vez Slayer o los primeros temas de Metallica, te hace sentir algo especial. Y como adulto poder tocar y producir esas mismas cosas que uno sentía de adolescente es genial. Esta música te llena de energía, así tengas que hacer cosas que no te gustan, escuchas metal y dices a la mierda, esto es muy loco y genial y se te olvida que tienes que hacer algo que te fastidia. Como fanáticos del metal somos muy afortunados porque tienes este sentimiento que te permite liberar cierta energía que te hace sentir bien. La música en general tiene este poder, pero si escuchas metal eso tiene un poder crudo muy especial.

***

Sigue a Noisey en Facebook.