vice

¿Es buena idea ser amigo de tu ex?

Si te la pasas espiándole en redes, sentimos decirte que probablemente te estás negando a la pérdida.

por Ollin Velasco
30 Agosto 2018, 10:42pm

Ilustración de Sabina Islas.

Artículo publicado por VICE México.

Las relaciones humanas son de las cosas más complejas que existen sobre la faz de la Tierra. Y entre ellas, los noviazgos merecen un apartado especial. Todos hemos cortado con alguien alguna vez en la vida, y una de las grandes interrogantes del hombre moderno al respecto es si posteriormente ser amiga o amigo de esa persona es una buena idea.

Óscar Flores es psicoterapeuta egresado del Instituto Mexicano de Psicoanálisis y dice que lo primero que hay que tomar en cuenta es que ninguna de las opciones es buena o mala en sí misma, sino que todo depende de las repercusiones que tendrá la decisión para quien está ante la disyuntiva.

“La persona debe ser consciente que aquello saludable es lo que la hace más feliz y libre, y que va acorde a su vida. Lo insano, por el contrario, sólo genera sufrimiento, no tiene sentido y por lo tanto no vale la pena. Hacer esa diferencia es elemental”, explica.

Flores cuenta que es bastante común que las personas a las que atiende tengan dicha inquietud, y que una de las primeras cosas que hace es explicarles que lo más recomendable es que pasen por un proceso de duelo y crecimiento, antes de poder considerar la opción de ser amigos de sus exparejas.


Relacionado: ¿Depresión, agorafobia o celos?


Rocío Arza Islas también es psicoterapeuta, trabaja en la Clínica Relox de la Ciudad de México y coincide en la metodología de su colega. Añade que cuando se encuentra con casos como estos, a sus pacientes les dice que antes de concluir ese duelo habrán de pasar por sus varias etapas, que no a fuerza se presentan en orden: la negación, depresión, ira, conciliación y aceptación.

Sin la sana conclusión de ese proceso, concuerdan ambos, se está ante alguien que no ha curado la herida de la ruptura, y que podría estar tomando una mala decisión.

Según Óscar Flores, por mundanas que parezcan las separaciones, se trata de una de las cosas más difíciles de procesar para el ser humano, pues implican hacerse a la idea de que todo se acaba.

Por eso es necesario que, quien se plantee la posibilidad de volver a ser cercano a su ex, se pregunte si lo está considerando porque de verdad no quiere perder un vínculo entrañable con una persona a la que aprecia, o si se trata de un intento desesperado que justifique no cerrar un ciclo.

Duelos pendientes en tiempos de redes sociales

Las manifestaciones de esta desesperación, según ambos terapeutas, son muchas. Sin embargo, es bastante sencillo identificar cuando sí y cuándo no son sanas las intenciones que las motivan.

Cuando se trata de personas que han madurado la situación y que pueden tener cerca a sus exparejas porque las quieren sin pretensiones de regresar a la relación, son capaces de verlas incluso con nuevas personas y sentirse bien por su felicidad.

Por el contrario, cuando la supuesta amistad está detrás de una ilusión de reconciliación, es común que se desarrollen celos intensos y actitudes de competencia enfermiza. Y sobre esto último, Rocío Arza identifica un factor que lo empeora todo: las redes sociales.

“El uso de esas plataformas indiscutiblemente impide los procesos de duelo. Es probable que si tu ex que quiere ser tu amiga o amigo te está stalkeando en Instagram —o en cualquier otra plataforma— sea porque quiere saber dónde y con quién estás, o si eres capaz de ser feliz sin ella o él”.


Relacionado: Cómo la muerte de uno de tus padres afecta en tu vida amorosa.


En conclusión, lo que ambos expertos recomiendan es primero saldar las cuentas pendientes con uno mismo, vivir el duelo hasta donde tenga que vivirse para superar la pérdida, y sólo hasta después de eso considerar la posibilidad de la amistad. En este caso, es sumamente importante que la persona esté dispuesta a tratar al otro como a cualquier otro amigo.

No obstante, en lo que dichas certezas llegan, los especialistas recomiendan que la persona que comienza un duelo no se quede encerrada en su mundo: que haga actividades, retome su vida normal, realice deporte o actividades recreativas y que conozca nuevas personas.

*

Tomando en consideración lo complicado que puede ser para alguien identificar desde un inicio si podría o no ser amigo de su ex, Óscar Flores diseñó una serie de preguntas que pueden darle pistas:

  • ¿Puedes ver a tu ex con alguien más y viceversa?
  • ¿Hay incomodidad cuando se ven, ya sea solos o con terceras y cuartas personas?
  • ¿Tu pareja y la de la otra persona están bien con estas amistades?
  • ¿Puedes evitar compararte con la otra persona?
  • ¿Puedes ver a tu pareja teniendo cierta amistad con su ex?
  • ¿Sientes gusto de que esa otra relación funcione, o te duele?

Con todo y que la decisión es personal, algo nos queda claro: es más fácil lidiar con un muerto muerto, que con un muerto vivo.

Sigue a Ollin Velasco en Twitter e Instagram: @ollinvelasco.