Music by VICE

Una noche con Paloma Mami en la Casa Parlante

¿Qué hay detrás de estas fiestas secretas en Santiago?

por Ignacio Molina
06 Noviembre 2018, 6:10pm

Foto de Víctor Letelier

En el salón principal de un departamento de Santiago, mientras la chilena-estadounidense Paloma Mami baila y canta "Don't talk about me", puede oírse que gritan: “¡No se escucha la Casa Parlante!”. Es una noche de septiembre y Paloma —quien todavía no es fichada por Sony Music US Latin ni elogiada por Maluma— está rodeada de unas cuarenta personas que llegaron como invitadas a esta sesión secreta.

Andrés Mansilla, dueño de la casa, registra la presentación de Paloma. En una pausa, durante el rodaje, comparte que es el director de esta mezcla de fiesta y programa de YouTube llamada Casa Parlante. Dice que con otros colegas, con quienes ya había realizado trabajos audiovisuales, partieron hace más de un año, en julio del 2017, con esta idea de estas sesiones protagonizadas por cantantes de música urbana. “Teníamos bandas de amigos, como Elixir de Beat y Mamborap, entonces dijimos: 'Oye, ¿por qué no los invitamos al departamento? Tenemos el lugar, las cámaras, las luces. Grabémoslos. Hagamos el intento. Total son músicos, obviamente la gente lo va a querer ver'".

Erick Valero es el director de arte y también el encargado del montaje. Cuenta que el canal en YouTube de Casa Parlante tiene 73 videos y alcanza 11.356.190 visualizaciones. Por las sesiones, dice, han pasado los chilenos DrefQuila, Pablo Chill-E, Gianluca y NFX, entre otros. Y también los venezolanos Akapellah y Apache.

“La selección de artistas trata de mantener un poquito la línea de todo lo que incumbe a lo urbano”, comenta Mauricio Toledo, co-creador y productor general. “Estoy todo el tiempo consumiendo música. Reviso Spotify, YouTube, redes sociales, de todo”.

La primera regla de la Casa Parlante es no dar la dirección de la Casa Parlante. Felipe Riveros, el productor ejecutivo, cuenta que los afortunados que asisten son invitados de la producción, de los artistas y de los auspiciadores. “Por cada capítulo vienen alrededor de 30 a 40 personas. Tratamos de hacerlo lo más acotado posible, pero a veces depende del artista”, dice. “Como es mi casa, necesitamos mantenerlo privado”, agrega Andrés.

1541527194527-Foto-por-Victor-Letelier-1
Foto de Víctor Letelier

Los invitados pueden fumar y tomar lo que quieran. “Generalmente la gente se porta bien. Tenemos personas que están preocupadas de su comportamiento. Lo que tratamos de hacer es que sea un ambiente bien íntimo y grato”, dice Mauricio.

***

Tres cámaras graban la presentación de Paloma Mami en Casa Parlante: una Sony a9, una Sony A7S II y una Canon 7d. Su hermana, Sofía, también la graba, en su iPhone. A ella la acompaña Tommy Boysen, amigo de ambas chicas y quien al comienzo cantó su hit "Hookah & Sheridan's" y estrenó "El Papi", su nuevo single. “La Paloma empezó a hacer música hace poco, le fue súper bien con su primer tema; y nada, ahora estamos aquí cantando juntos, representando a Rimas de Balcón, que es el nuevo sello que viene a romper la música urbana”, cuenta Tommy.

"Don't talk about me", el tema que canta Paloma Castillo, de 19 años, tiene una letra que dice: «Hablan de mí todavía / Se nota que estoy tan mordía / Que soy puta, soy hoe, soy creída / En realidad solo soy bendecida». Se trata de un hit que en YouTube algunos han interpretado como una tiradera [un beef] para sus ex compañeras en el programa chileno de talentos Rojo, al que Paloma renunció el 26 de julio pasado, tras dos semanas de participación, por la “mala onda” que sintió de parte de algunos compañeros y también por sus ganas de hacer música sin las restricciones que le imponía su contrato.

Después de "Don't talk about me" y de "Not Steady", el hit que llamó la atención de Sony, Paloma comparte que la primera vez que mostró sus canciones en vivo fue cuando en el Teatro Caupolicán teloneó a Arcángel [2 de septiembre pasado]. “Estaba bacán, me encantó; lo pasé súper bien”, dice.

1541527657616-Foto-por-Victor-Letelier-11
Foto de Víctor Letelier

NOISEY: Tienes un video en YouTube que en dos meses alcanzó dos millones de visualizaciones [ahora tiene 4,4 millones]. ¿Cómo fue para ti que tu primer trabajo pegara de esa forma?

Paloma Mami: No me lo esperaba para nada. Yo pensé que iba a tener como diez mil visitas y yo iba a estar feliz. ¡Con mil ya estaba feliz! Y después con dos millones, oh, es una locura.

Con solo un tema lograste llegar a muchas personas.
Sí, fue bacán.

¿Y estás grabando un disco?
Estoy grabando muchos, muchos temas nuevos. Mucho, mucho trabajo. Muchos proyectos bacanes, ene [muchos], pronto.

¿Estás dedicada cien por ciento a tu proyecto?
Sí, cien por ciento.

¿Desde cuándo haces música?
He cantado toda mi vida. Pero nunca me había atrevido a hacer música porque tenía como pánico escénico, entonces me daba vergüenza. Y cuando me preguntaban qué quería hacer cuando grande, yo pensaba: quiero cantar. Pero me daba mucha vergüenza decir eso. Como que nadie me tomaba en serio.

***

A un costado del balcón, junto a la mesa de sonido, hay un refrigerador lleno de cerveza y agua mineral. Los anfitriones, durante las presentaciones de los cantantes, ofrecen constantemente latas y botellas a los invitados. En una esquina, además, hay una parilla con hamburguesas. Felipe Plotz es el parrillero y el encargado de las redes sociales. “Estoy asando las hamburguesas que le regalamos a los invitados y a los artistas. También tenemos su vegetariano: sus pimentones, sus champiñones con quesito crema… Pero la gente acá, en realidad, viene con sus estupefacientes”, bromea.

Hugo Alvear da vueltas cerca de la parrilla. Cuenta que es el productor técnico y coordinador de piso, es decir, el hombre a cargo del grito “¡No se escucha la Casa Parlante!”. Dice que al principio intervenía demasiado en las canciones. “Y podría haber sido medio molesto, pero ahora es más ordenado. Solo grito cuando baja el tema, cuando es necesario, así sale mejor todo”. En YouTube, de hecho, hay comentarios que piden que no intervenga tanto: “Alguien que le diga al que grita a cada rato ‘Casa Parlante’ que la gente sabe dónde está y los que escuchamos sabemos lo que estamos viendo. ¡Deja escuchar la hueá!”, posteó un tal Bu-Funk Fuentes.

Además de las tres cámaras que se usan en cada programa, hay una Gopro Hero 4 y una Gopro Hero 5 instaladas en las murallas, también un drone Phantom 4 Pro que vuela detrás del balcón y que muestra las calles colindantes del edificio. “La idea del drone es que muestre que esto es un departamento, una casa, la Casa Parlante”, dice Mauricio. “Y que se muestre un poco Santiago”, complementa Hugo.

“Una vez llegaron abajo unos jóvenes que habían visto ya muchos capítulos, onda que ya prácticamente tenían pantallazos de todos los videos del drone en una pared de una pieza y ya habían sacado [detectado] dónde estamos ubicados”, cuenta Mauricio.

1541527726014-Foto-por-Victor-Letelier-23
Foto de Víctor Letelier

NOISEY: Jajajá.
Mauricio: Entonces llegaron abajo, vieron gente, siguieron a la masa entrando al edificio. Pero justo bajé y les dije: «oye, ustedes, de parte de quién vienen». Y me dijeron: «Oye, pucha, de verdad, de verdad, nosotros no venimos de parte de nadie. Nosotros hicimos esto: vimos los capítulos, los drones…»…

¿Ustedes les piden directamente a los invitados que no divulguen la dirección?
Mauricio: Se les pide. La mayoría de las personas lo asume para un poquito mantener esa exclusividad del yo tengo acceso a, cachái.

Andrés: Para nosotros es súper importante que se entienda el concepto de que esto es una casa. No es un local, no es un escenario; es un carrete [una fiesta] que se hace en el living de una casa, en un carrete íntimo, donde no se cobran lucas.

¿Tus vecinos no reclaman por el ruido?
Andrés: Bueno, lo que pasa es que… [Andrés, Mauricio y Hugo ríen] Yo soy el presidente de la junta de vigilancia del edificio, y he estado en las reuniones; y la verdad es que ninguno tiene molestias porque nos preocupamos de hacer esto los viernes, los sábados, terminar a las once y media de la noche, en un horario prudente; entonces los vecinos ya saben que terminamos temprano. Lo único que puede complicarles es el trayecto de gente en la subida y en la bajada [del ascensor] o que a veces se acumula la gente abajo o se ponen a tomar copete [alcohol] y a orinar.

***

El último tema de Tommy Boysen —que no es tan nuevo— es el hit "Hookah & Sheridan's". Se publicó el 25 de septiembre de 2017 en YouTube y tiene 3.403.439 visualizaciones. En el video aparece fumando tabaco y tomando licor junto a Paloma. “Ya cuenta con más de 10 millones de reproducciones en Spotify. Y nada, está pegando afuera, ahora queremos pegarlo acá en Chile: está sonando en Centroamérica, Estados Unidos, Venezuela. Y ahora también se viene el tema que canté hoy en Casa Parlante, que fue estreno, se llama "El Papi".

1541527759384-Foto-por-Victor-Letelier-13
Foto de Víctor Letelier

Luciano Espinoza se suma a la conversación. Comenta que decidió fundar el sello Rimas de Balcón para potenciar la presencia de artistas chilenos de música urbana en Latinoamérica. “Partió porque con Tommy los dos somos cantantes. Nos propusimos crear un lugar donde podemos tener las mismas oportunidades todo el rato y surgir sin necesitar a nadie. Nos potenciamos mutuamente entre todos, compartimos todo lo que tenemos, nos preocupamos de que cada uno tenga lo que se merece”, comparte.

***

Que Casa Parlante invitara esta noche a Paloma Mami, 36 días antes que la fichara Sony, no es un azar. Es un sello del equipo: una marca registrada. “Vamos a ir por todos los nuevos talentos”, dice Mauricio antes de la presentación de Paloma. “Hay locos nuevos, cabros chicos nuevos, y faltaba esta cosa de no esperar que estuvieran posicionados, que estuvieran sonando en una radio para ir a buscarlos y que suenen. Pero también vamos a ir a buscar a esos viejos estandartes de la música chilena, que están volviendo de a poco”.

Andrés agrega que varios artistas les han dicho que se trata de una experiencia distinta. “Porque están rodeados de su público y sienten la respuesta inmediata, o va bien o va mal, lo sienten inmediato”, dice. “El artista acá ya no está en un escenario. No está en un podio, por así decirlo, cachái. El público no lo ve de abajo hacia arriba. Eso aquí desaparece. Aparte, ellos vienen de compartir: esta noche, por ejemplo, la Paloma y Tommy están conviviendo, en cierta forma, con los invitados; y se está generando una buena onda. Después, desde el mismo público, es de donde ellos salen a darles un show a todos. Eso hace que los artistas estén más confiados, más cercanos, que les cueste menos desenvolverse”, afirma Mauricio.

NOISEY: ¿Los artistas que vienen cobran algo?
Mauricio: No. Nunca. Nada.

¿Piden algo a cambio?
Andrés: A veces algunos requerimientos como botellitas de agua, comida vegetariana…

Mauricio: Muy básicos; gastos de Uber, quizás, un estacionamiento…

Andrés: También nos preocupamos de atenderlos y que puedan comer. Por ejemplo, Paloma es vegetariana, entonces no podemos tenerle puras hamburguesas. Esa preocupación es parte de la experiencia para el artista y también para los invitados.

1541527790690-Foto-por-Victor-Letelier-2
Foto de Víctor Letelier

Todo suena muy familiar. ¿No hay negocio acá?
Mauricio: El negocio no está en eso. Lo importante de esto, como tú lo dices, es la familiarización: ese equilibro entre el artista y su público, que se logra a través de lo que nosotros hacemos como anfitriones, cachái. Acá se hace una buena onda y eso se captura [en video] y se lleva a cabo [se sube a YouTube]. Es muy importante la familiarización.

Andrés: Esto no es un programa de televisión rígido. La gente viene, disfruta, se le entrega comida, algo para beber, lo pasa bien; de repente conversa con el mismo artista, que ya está aquí dando vueltas o probando sonido; entonces genera el ambiente previo. Y cuando vamos a grabar, lo único que les pedimos a las personas es que se ubiquen en cierta parte para que se vean dentro del cuadro. El resto es libre para ellos también: ¡esto es un carrete!

Conéctate con Noisey en Instagram.

Tagged:
Music
Noisey
trap
trap chileno
Casa Parlante
Tommy Boysen