Publicidad

Un hombre mató 'involuntariamente' a su novia al tener sexo rudo

El multimillonario desarrollador inmobiliario, John Broadhurst, dejó morir a Natalie Connolly al pie de la escalera en su casa después de que ella sufriera más de 40 lesiones, que según él fueron resultado de actividad sexual consensual.

por Zing Tsjeng; traducido por Laura Castro
19 Diciembre 2018, 3:30pm

John Broadhurst y Natalie Connolly. Fotos cortesía de la policía de Staffordshire.

Artículo publicado originalmente por Broadly Estados Unidos.

Un multimillonario desarrollador inmobiliario ha sido condenado a tres años y ocho meses de prisión en el Reino Unido por haber dejado morir a su novia herida después de una noche de "sexo rudo".

John Broadhurst, de 40 años, había sido absuelto previamente por el Tribunal de la Corona de Birmingham de los cargos de asesinato y provocar graves daños corporales. Broadhurst se declaró culpable y fue condenado por homicidio negligente grave después de que dejara morir a Natalie Connolly al pie de la escalera en su casa de Kinver, Staffordshire, en diciembre de 2016.

La recepcionista de 26 años de edad había sufrido más de 40 lesiones, entre ellas traumatismo interno grave, hematomas y una fractura que le reventó el ojo izquierdo. Murió por intoxicación alcohólica y lesiones contundentes.

El multimillonario le dijo a un operador de emergencias que había encontrado a Connolly "muerta como una dona" después de que se quedara dormida al pie de las escalares, y posteriormente le dijo a los paramédicos que ambos habían bebido mucho, consumido cocaína y tenido "sexo rudo". También le dijo a la policía que las lesiones que ella sufrió fueron resultado de actividad sexual consensual entre ellos, y los testigos en el tribunal afirmaron que a la pareja le gustaban las prácticas BDSM.

Los fiscales alegaron que Broadhurst había "perdido la razón por completo" la noche de la muerte de Connolly, y que la había atacado para "darle una lección" después de que descubriera que ella había estado hablando con dos de sus exnovios y otro hombre. También fue acusado de "[cubrir] sus huellas" después de que admitió haber rociado el rostro de la mujer con lejía "porque no quería que... luciera como un completo desastre".

El juez le dijo a Broadhurst durante la sentencia del lunes: “Usted tenía la capacidad de tomar decisiones y hacer elecciones. Este fue un comportamiento extremadamente irresponsable de tu parte. Dejo morir a esa joven vulnerable en la más triste y evitable de las circunstancias. Mostró un flagrante desprecio hacia una mujer muy borracha y herida".

El abogado de Broadhurst dijo en el tribunal: "Él acepta que debió haber reconocido el riesgo en el que ella se encontraba y no lo hizo. Siente remordimientos por ello y siempre ha sido así. Este caso es una cuestión de negligencia y de alguien que ha perdido a un ser querido".

La familia de Connolly dijo en un comunicado: “Nuestras vidas cambiaron para siempre cuando descubrimos que Natalie había muerto. Durante las últimas cinco semanas hemos tenido que soportar el escuchar las pruebas más horrendas y espantosas de cómo Broadhurst dejó a Natalie al pie de las escaleras, desangrándose y con la evidente necesidad de ayuda médica y, en lugar de conseguirle a Natalie la ayuda que necesitaba, Broadhurst prefirió irse a la cama a dormir".

Agregaron también: "Ahora nos queda claro que la admisión de culpabilidad por parte de Broadhurst solo es una muestra de la forma despiadada en que dejó a Natalie al final de las escaleras, sin preocuparse por su dignidad o bienestar. Ha demostrado la clase de persona cruel e irrespetuosa que realmente es, y nunca se ha disculpado públicamente ni ha mostrado ningún remordimiento por la manera cruel en que dejó a nuestra hija".

Una molestia generalizada se hizo patente en las redes sociales cuando se dio a conocer la noticia de la sentencia, informó el Birmingham Mail. Un usuario de Facebook dijo: "Seguro Broadhurst se está riendo de camino [a la cárcel], saldrá fácilmente en 18 meses".

La diputada laborista y presidenta del Comité de Derechos Humanos, Harriet Harman, dijo en Twitter que le escribiría al fiscal general del Reino Unido una solicitud formal para que considere si se trata de una "condena indebidamente indulgente".

"Él la culpa de su propia muerte, dice que ella quería su violencia", tuiteó Harman. "Ella no puede aportar evidencia, ya que está muerta. Los hombres solían evadir el cargo de asesinato con la defensa de 'crimen pasional'. La versión del siglo XXI de esta defensa ahora es '50 Shades of Grey'. Esto no se puede permitir".

Tagged:
uk
Reino Unido
asesinato
crimen
poder
sexo rudo
mujeres asesinadas