Ascensor a la prosperidad: arte en pueblos marginados

¿Podemos cambiar la situación con arte? Seb Toussaint pinta murales en comunidades marginadas.

|
ene. 31 2018, 8:00pm

"Unión" en las afueras de Bogotá, Colombia. Imágenes cortesía del artista.

Seb Toussaint es un artista anglo-francés que ha recorrido varios rincones del mundo con una sencilla y poderosa idea: acude a barrios marginados y campos de refugiados dispuesto a pintar murales de mucho colorido en las paredes bajo un concepto, los dueños de la pared eligen una palabra con significado especial para ellos. Es así como mensajes sobre “paz”, “infancia”, “futuro” o “amor” se expresan en muros desde Indonesia hasta Bogotá.

CREATORS: ¿Qué te motivó a realizar el “Share the Word Project” y en qué consiste?

Seb Toussaint: En 2011 y 2012 hice un tour en bicicleta por el mundo con mis dos mejores amigos y el viaje fue una gran oportunidad para pintar en diferentes lugares, así como aprender mucho sobre el mundo y sobre mí mismo. Después de pintar en algunas comunidades vulnerables, como en Bolivia, me di cuenta de que las personas están muy abiertas al arte, y estaban de acuerdo en que yo improvisara murales. Nunca uso un dibujo o boceto al pintar murales y vi que la gente confiaba en mí y me dejaba hacer lo que yo quisiera.

El grafiti tiene el poder de llamar la atención en un ambiente urbano. Los colores brillantes, las letras, las sombras y los 3D se hacen para llamar la atención. Cuando regresé de este viaje, pensé que sería genial usar el poder del grafiti para poner atención sobre comunidades marginadas, así que mi amigo Spag y yo pensamos en un proyecto en el que preguntaríamos a la gente de estas comunidades que escogieran palabras que ellos quisieran compartir con todos. La idea luego es improvisar un mural con la palabra. Yo veo el proyecto como un puente entre comunidades marginadas y el mundo exterior.

¿Por qué era importante para ti hacer este proyecto en barrios marginados?

Estos barrios suelen estar ‘cortados’ del mundo externo y sienten que no tienen un lugar en la sociedad, pero la gente de estos barrios pobres o de los campos de refugiados, tiene mucho que enseñarnos, y mucho amor que dar. Además, nada bueno sale de la exclusión. Una sociedad está enferma si las personas viven en mundos separados. El proyecto “Share the Word” (Comparte la palabra) trata de escuchar a estas comunidades marginadas a través del arte.

¿Cuál fue la primera ciudad donde hicieron esto y qué palabra pintaron?

En agosto 2012, junto con mi amigo Spag, decidimos ir a Yakarta, Indonesia, para intentar el proyecto. Encontramos un barrio llamado Kampung Bayur, conocimos a los habitantes y les explicamos de qué trataba. De inmediato, les gustó. La primera palabra fue “Assalamu’aleikum” [saludo común musulmán, que significa “la paz contigo”] y tan pronto lo había terminado, los vecinos me pidieron que pintara sus casas. Pintamos ahí durante un mes y nos encantó la experiencia. ¡Ansiábamos probar si el proyecto funcionaría en otros lugares!

¿Cómo fue la interacción con el dueño de la pared aquella vez?

La familia que vivía ahí nos ofreció comida y bebida. Pudimos ver que no solo estaban contentos de que pintáramos su casa, también disfrutaban la interacción con extranjeros, en un barrio que los foráneos nunca visitan.

¿Puedes enlistar algunas de las ciudades y palabras que has pintado?

Hasta este día, “Share the Word” ha estado en Yakarta (Indonesia), Nairobi (Kenia), Katmandu (Nepal), dos veces en Bogotá (Colombia), Cairo (Egipto), Calais (Francia), Manila (Filipinas), Adís Abeba (Etiopía), Río de Janeiro (Brasil), Bombay (India), Kawergosk (Irak) y Niamey (Níger). He pintado 146 murales en total, en muchos idiomas, algunos con palabras que son muy específicos de la cultura o religión, y muchos murales con palabras que son universales. He pintado “paz” 10 veces, “amor” ocho veces y “unidad” siete veces.

¿Cuáles son los retos comunes que encuentras al iniciar uno de estos muros?

Las superficies donde pinto pueden ser retadoras. Pinto en paredes hechas de adobe, pedazos de madera, hierro corrugado y oxidado, algunas veces incluso sobre pedazos de alfombra. Pero lo más desafiante del proyecto no es pintar; algunos vecindarios pueden ser violentos y es mi trabajo asegurarme de que los líderes nos conozcan y nos protejan.

¿Cuál es el proceso que llevas para elegir la palabra a pintar?

Solo les pregunto a quienes tienen una pared si yo la podría pintar. Si dicen que sí, que casi siempre es el caso, les pido que elijan una palabra. Puede ser en cualquier idioma, en cualquier tipo de escritura, pero no puede ser el nombre de un político ni un partido político. Escogen una palabra que realmente quieran expresar y les pregunto por qué esa palabra es importante para ellos. Después de haber pintado un par de paredes en un barrio, la gente se acerca a verme y me piden que pinte sus casas con palabras que han elegido. El proyecto es muy sencillo de entender y por eso también es que funciona.

¿Cuáles dirías que son tus influencias?

Hay muchas cosas que influyen en mi estilo. Siempre estoy observando y creando patrones y combinando colores en mi cabeza. Me inspiran cosas como vestidos de mujeres de la India o de África, mosaicos de las mezquitas, murales tribales, tipografías en empaques y la naturaleza. Como pinto espontáneamente, lo que esté en mi cabeza al momento de pintar es lo que puede acabar en la pared. En India, pinté un mural en una zona donde había muchos árboles de plátano alrededor. Me gustaba la forma de los plátanos y de las hojas, y pensé que se vería bien en el diseño. En Kenia pinté con mucho rojo y azul. Creo que me inspiré de la moda masai. Los masai no eran la tribu más grande del barrio pero eran los que se vestían mejor, ¡en mi opinión!

¿Qué reacciones has visto hacia tu trabajo, y cómo crees que tu arte ha tenido un impacto en la comunidad? ¿Crees que el arte es una herramienta para transformar lugares y personas?

Cuando voy a un sitio para el proyecto, nunca sé hasta dónde puede llegar. Siempre hay distintas consecuencias, diferentes maneras en las que un lugar se transforma. Claro, donde sea que vaya, espero inspirar a los niños, y siempre trato de enseñar a algunas personas a pintar.

Gracias al proyecto, los medios de comunicación locales casi siempre acuden a los barrios, lo cual es muy bueno porque no se habla mucho o no se habla positivamente de ellos. Las comunidades donde trabajo suelen ser ignoradas por los periodistas. En Colombia, el proyecto hizo que estudiantes de una universidad cercana vinieran al barrio y muchos de ellos se involucraron en programas sociales para ayudar a la comunidad. La universidad me invitó a regresar y pinté un enorme “paz” sobre 16 casas. Los habitantes habían elegido la palabra juntos. Esto llamó mucha atención, especialmente porque lo pinté justo antes del referéndum en Colombia. Las FARC retuitearon nuestro trabajo, el presidente de Colombia nos felicitó y envió su equipo de comunicación a filmar un video corto. El mural se volvió un símbolo de paz en Colombia, cuando originalmente fue la expresión de unos vecinos de un barrio que solo querían paz en su comunidad.

En Nepal, artistas jóvenes vinieron a una barriada a pintar arte urbano por primera vez y la zona se volvió un lugar cool con mucho arte urbano. ¡Una marca de moda local incluso tomó unas fotografías ahí!

En Níger el proyecto tuvo mucha atención y muchos expatriados y locales adinerados vinieron al barrio pobre por primera vez, gracias al proyecto. Un cantante fue a grabar un video para una canción suya. Mi trabajo se volvió parte del video y hasta actúo yo en el videoclip. Los locales realmente disfrutan tener extranjeros en su barrio, se sienten orgullosos de su colonia. Es chistoso cómo una capa de pintura puede cambiar la forma en la que las personas perciben un lugar. Hay mucho más ejemplos de cosas geniales que han sucedido gracias al “Share the Word Project”, ¡todo eso solo me hace querer seguir adelante!

Para saber más, sigue su proyecto en su Instagram y sitio web.

Relacionados:

¿Quién es el hombre que está poniendo su cara por todo el mundo?

Eelco está reventando calles con animales, colores y patrones geométricos

Alguien está conquistando el mundo con personajes en 8-bit

Más VICE
Canales de VICE