Publicidad
Music by VICE

"Siempre tuve la suerte de hacer la música que quise": una charla sobre 'Giros' con Fito Páez

Celebramos con el argentino los 30 años de una de sus obras cumbres antes de su llegada a Colombia.

por Sebastián Narváez Núñez y Eduardo Santos
24 Mayo 2017, 4:40am


Portada de 'Giros' (1985)

Fito Páez es un peaje obligatorio en la vía que recorre las venas de la música latinoamericana. Y no hace falta recurrir a la frase de que “es uno de los artistas más reconocidos de Argentina” o que es “uno de los exponentes más importantes del rock en latinoamerica”, basta con adentrarse en cada uno de sus 23 álbumes de estudio para entender que en su música residen historias de sus vivencias, atravesadas por relatos que nacen desde cada cosa que pasa sobre el asfalto, hasta lo que le transmite una pintura, la política o lo que ve en televisión. A través de su arte es capaz de transmitir, pero también de vestir de sonidos lo que pasa por sus ojos, lo que lo inquieta, lo que lo mueve, lo que le genera curiosidad.

En 1984 debutó con su disco Del 63, pero Giros, su disco del 85, es para muchos su primer gran álbum. Uno mucho más maduro, con un sonido experimental, con una idea mucho más firme de transmitir sus pensamientos a través de canciones que, desde ese entonces, muchos de los aprendices de guitarra quieren imitar. “11 y 6”, “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, “Taquicardia”, "Cable a tierra" e incluso “Giros”, son considerados himnos dentro de la vasta lista de canciones que bien, podrían ser poemas atemporales de Fito.

Esas 9 canciones, esos 29 minutos y esos ya 30 años que cumplió el álbum en el 2015, son tan solo una muestra de todo lo que vendría en adelante para el artista. Una obra fundacional, sí, pero también vigente y significativa tanto para los conocedores, como para quienes empiezan a descubrir su música. Y, por supuesto, para él.

Aprovechando su visita a Colombia en junio, donde celebrará las tres décadas de Giros en Bogotá, Medellín y Cali, decidimos charlar con Fito sobre el momento histórico en el que fue concebido este trabajo; el día que se bebió una botella de tequila cuando se enteró que habían pasado 30 años desde su lanzamiento, y la influencia de Charly García y Luis Alberto Spinetta en el mismo. Dele play a esta joyita mientras se devora las palabras de su creador.

¿Qué significó para ti que Spinetta haya sido la primera persona en escuchar el cassete de Giros? ¿No te preocupaba que te dijera que no era un buen álbum?

Mirá no tengo registro de sentir “preocupación” ante la escucha del disco por Luis. Lo que sentí es que me desmayaba de la emoción y la felicidad, pero jamás sentí preocupación. Todo lo contrario…una alegría imposible de explicarte.

En la década en la que se publicó Giros, en Argentina estaban punteando artistas que estaban haciendo rock como Charly, Soda y hasta el mismo Spinetta ¿Crees que ese auge hizo que te quisieras salir un poco del formato de piano que traías en Del 63 e hicieras un tema como “Taquicardia”?

Para nada, al contrario, a lo largo de los años si hay algo que se mantiene siempre igual en mi historia con la música es que ves al mismo flaco, dentro de una habitación sentado al piano, tocando en soledad, viendo lo que trae ese día la música. Esa relación con el piano es sagrada y es siempre igual. "Taquicardia" es una de las tantas canciones rabiosas que hice en mi vida.

¿Qué te inspiró a hacer una canción de amor entre dos niños en “11 y 6”? ¿Tiene algún otro significado o literalmente es eso?

Es eso, y esa canción surge una noche en un bar de calle de Corrientes viendo a los pequeños vendiendo rosas entre las mesas del bar. Hace un tiempo sucedió algo muy curioso porque mis hijos, el mismo año, cumplieron “11 y 6”.

Del 63 fue un álbum con una temática más política, en la que lanzabas críticas a la dictadura militar que tanto daño le hizo a tu país. También hablabas acerca de tus orígenes, de la vida en Rosario. Luego con Giros empezaste a cantarle más de la libertad ligada la diversión. ¿De qué manera la situación política de Argentina te influyó en este cambio?

La vida influye en tus canciones y en todo lo que hacés, y la política forma parte de ese todo que respirás, que vivís en el día a día. El amor, los hijos, el barrio en el que vivís, los hombres que gobiernan la región, el mundo o el país. Las canciones están hechas de todo eso y también pueden nacer después de ver una película, o ver un cuadro, después de leer un libro o escuchar una música hermosa…No hay fórmulas en nada de lo que hago, eso es lo que más me gusta. Por otro lado eso hace que nunca me aburra y siempre sea nuevo lo que estoy haciendo.

Antes de tu disco debut, integraste la banda de Charly García, ¿qué tanto de herencia musical hay de Charly en Del 63 y qué tanto en Giros?

Esos son análisis que yo no puedo hacer. Charly es un artista que me marcó de una manera tremenda. Aún hoy. Toda la vida yo supe que quería hacer música después de verlo a él en vivo en Rosario durante mi adolescencia. No sé responder qué porcentaje en qué disco, o cuánto menos en este otro…



Existe una mística en canciones como “11 y 6”, “Yo vengo a ofrecer mi corazón” y “DLG” para que se convirtieran en himnos no solo del rock argentino, sino del sentir latinoamericano. ¿Cuál es ese ingrediente que hizo que estas canciones trascendieran en el tiempo?

No tengo la menor idea, eso es algo que te podrá responder el público quizás. Yo no sé porqué pasa lo que pasa con algunas músicas, pero algo sucede…a veces es el momento histórico en que llega una canción. Es un misterio, no lo sé.

Giros es un relato desnudo de tu historia, en algún momento dijiste que estando con la banda de Charly García no le podías mostrar una chacarera y a la gente de Rosario no le podías mostrar un rockanrol ¿En qué momento dejaste la timidez frente a tus composiciones?

Siempre mostré lo que hacía…eran momentos en que quizás había más prejuicios, pero siempre tuve la suerte ¡la gran suerte! de hacer la música que quise.

¿Qué recuerdos te traen el August Foster, el Yamaha CP70 y el Yamaha DX7?

¡Oh, muchos, y muy hermosos!.

Dicen que cuando te enteraste que Giros cumplía 30 años, lo primero que hiciste fue tomarte una botella de tequila ¿Cuál fue el sabor metafórico de toda esa botella?

Cuando me enteré que se cumplían 30 años, me encerré a escuchar el disco entero y ¡me encantó! Es posible que haya sido acompañado de unos buenos tequilas... sí, siempre es bienvenido un buen tequila acompañado de sangrita para volver a escuchar un disco así.

¿Cómo definirías en una palabra cada una de las canciones que hicieron parte de Giros?

No lo sé. Lo que puedo decirte es que me encanta tocar este disco con sus arreglos originales y en el orden de canciones en que fue concebido. Me siento muy bien de poder tocarlo hoy y sentirlo tan actual, me hace muy felíz esta gira de celebración de los 30 años.

Nos vemos acá.

Gracias a todos en Colombia y nos vemos en muy poquitos días en Bogotá, Medellín y en Cali.

***
Fito celebrará los 30 años de 'Giros' el 8 de Junio en Bogotá en el Palacio de los Deportes; el 10 en Medellín en el Orquideorama; y el 11 en Cali en el Estadio de Softball (Unidad Deportiva Jaime Aparicio). Síguelo por acá.

Tagged:
Music
Features
Noisey
MEDELLIN
Caliph
argentina
rock
Entrevista
aniversário
Bogotá
concierto
Charly García
30 años
Fito Páez
artículos
Giros
Luis Alberto Spinetta
cali