Actualidad

La historia de la lucha de Supreme contra 'Supreme'

Los gigantes del streetwear llevan años intentando detener a la empresa italiana que replica su marca.

por Mattia Salvia
11 Enero 2019, 11:00pm

Foto por Jake Lewis

Este artículo apareció originalmente en VICE Italia.

A comienzos de diciembre, con el lanzamiento del último celular de Samsung, la compañía de telecomunicaciones decidió hacer otro anuncio: Samsung China colaboraría con Supreme. Solo había un detalle: el trato no estaba hecho con Supreme New York, sino con "Supreme Italia"; una compañía que legalmente y durante años ha estado copiando a la marca de streetwear.

Durante gran parte de los dos últimos años, la compañía detrás de Supreme Italia, International Brand Firm (IBF), ha distribuido sus productos a lo largo de Italia e incluso ha iniciado una operación similar en España. Todo esto ha pasado durante una batalla legal con Supreme New York; una disputa que, cuando poco, ha hecho que la marca de IBF crezca y se expanda más a nivel global. De hecho es tan exitosa que no buscan llamarse Supreme Italia o Supreme Spain, sino simplemente: Supreme.

Los artículos falsos legales son un problema relativamente nuevo en la industria de la moda. El término describe la situación en la que un negocio registra una marca en un país antes de que la marca original pueda hacerlo. De ahí, este puede vender productos prácticamente idénticos con una estrategia de marketing prácticamente idéntica a la de la marca original. A diferencia de las falsificaciones, el punto no es replicar el producto original, sino hacerse pasar por la marca misma.

En el caso de Supreme, en 2015, Chapter 4 Corp, su empresa matriz, no pudo registrar la marca antes de que IBF registrara exitosamente "Supreme Italia". Sin embargo, Supreme New York no es la única marca de streetwear con réplicas legales. El primer caso es de 2013, con Boy London Italia. La única diferencia visible ahí era que el águila de los logos miraba a lados opuestos.

En 2017 llegó Pyrex Original, una copia de Pyrex Vision de Virgil Abloh, así como copias legales de Kith, Thrasher, Vetemenst y Palace.

1547119179695-supreme

Como es de esperarse, es mucho más fácil conseguir artículos de estas marcas falsas que de las genuinas. Es bien sabido que Supreme solo vende sus productos en números limitados, en tiendas en Nueva York, Los Ángeles, Londres, París, y Japón, así como en sus páginas, donde la mayoría de cosas se agotan en cuestión de minutos. Con Palace ocurre algo parecido, Boy London y Thrasher venden casi todo desde sus páginas web y Pyrex Vision ya ni siquiera existe.

Mientras tanto, estas réplicas legales se pueden conseguir en las tiendas de tu barrio, a veces haciéndoles creer a los minoristas que van a vender los productos originales. En Italia las copias legales son tan comunes que son básicamente consideradas originales.

Muchas de estas copias vienen de Barletta, al sur de Italia, donde se distribuye Supreme Italia por medio de una compañía llamada Trade Direct Srl. Aunque hay muchas falsas marcas disponibles, la estrategia de Supreme Italia es única: la marca, en efecto, quiere reemplazar a la original, lo que explica por qué el caso legal se ha extendido por tanto tiempo y ha llamado tanto la atención, y por qué algunos llaman a esto "la batalla global por el control de Supreme".

La producción de Supreme Italia empezó en 2015, en Barletta, más o menos un mes después de que Supreme New York intentó por primera vez registrar su marca en Italia. Supreme Italia hizo su primera aparición en tiendas el 14 de enero de 2016, cuando Trade Direct Srl la promocionó en Florencia.

Sin embargo, no fue hasta que las cabezas de Supreme en Instagram empezaron a cuestionar la legitimidad de unas camisetas con el logo mucho más grande de lo normal que Supreme Italia empezó a llamar la atención a nivel internacional, y ahí fue cuando la controversia comenzó.

Al comienzo —probablemente por la disponibilidad limitada de la marca original y el hecho de que Trade Direct se presentara como distribuidores de famosas marcas de moda a nivel internacional— muchos minoristas prominentes y clientes no se dieron cuenta de que Supreme New York y Supreme Italia eran marcas diferentes.

En 2017, Chapter 4 demandó a Trade Direct Srl y a IBF. Inicialmente tuvieron éxito: en abril de ese año, la Corte de Milán decidió que la marca italiana había violado leyes de "competencia desleal" y ordenó a IBF parar temporalmente de comerciar. Además, gracias a la decisión, la policía allanó varias bodegas de Supreme Italia; siendo el allanamiento más grande el de San Marino, donde 120.000 productos de Supreme Italia fueron incautados.

Luego, en mayo de 2018, Supreme New York intentó —pero falló— registrar la marca en toda la Unión Europea. La Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO, por sus siglas en inglés) encontró el nombre de la compañía "muy descriptivo y sin un carácter distintivo". Un mes después, otra aplicación —esta vez para registrar "SUP"— también fue negada. La Corte de Trani al sur de Italia anuló la decisión de la Corte de Milán y la decisión final todavía está pendiente.

Al mismo tiempo, en España, Elechim Sports SL, de IBF, registró a Supreme Spain, impidiendo que Supreme New York pudiese operar en ese país de manera legal. Supreme Spain rápidamente inauguró tiendas en Madrid, Barcelona, Ibiza y Formentera. El pasado octubre, la Corte de Cataluña en Barcelona rechazó la demanda de Chapter 4 contra Supreme Spain.

Para ese punto, las noticias de la alianza entre Supreme Italia y Samsung habían empezado a filtrarse, incluyendo los planes de IBF de expandirse a China e incluso hacer una aparición en la siguiente semana de la moda de Shanghai. Poco después, IBF anunció que había registrado la marca "Supreme" con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WPO, por sus siglas en inglés) en Ginebra para todo el mercado asiático, lo que significaba que ahora podrían vender productos Supreme en China sin tener que etiquetarse como "Italia" o "Spain". Sin embargo, Supreme New York no logró lo mismo.

Como era de esperarse, el anuncio de Samsung no le cayó muy bien al Supreme original. Supreme NYC hizo una declaración explicando que ni está trabajando con Samsung, ni está abierto a abrir tiendas en Beijing. "Estas afirmaciones son descaradamente falsas y son propagadas por una organización de contrabando", dice la declaración.

IBF respondió a través del Instagram de Supreme Spain, explicando que la "compañía china trabajando con Samsung y otras empresas comerciales es una aliada oficial de nuestra compañía International Brand Firm Ltd, dueña de marcas registradas como Supreme Spain, Supreme Italia y la marca de Supreme en muchos otros países en todo el mundo a través de WIPO", y que de acuerdo con ellos, reservaba el derecho a "tomar medidas con las autoridades pertinentes frente a las difamaciones hechas por Chapter 4".

Luego apareció una publicación en la pagina de Wiebo de Samsung, que pareció haber puesto un alto a la discusión: "Recientemente, durante el evento de lanzamiento del Galaxy A8, Samsung Electronics anunció una colaboración con Supreme Italia en China. En este momento estamos reconsiderándolo y estamos sumamente apenados por lo que ha ocurrido".

Sin embargo, sigue sin quedar claro el estado exacto de la colaboración, pues IBF sigue en ella como si nada hubiera pasado, afirmando al día siguiente que "las oportunidades anunciadas el día de hoy son vistas como oportunidades concretas para el crecimiento y la expansión de la marca, dado el compromiso para continuar esta aventura".

La aventura en cuestión presuntamente podría abrir 70 tiendas legales de copias de Supreme en todo el mundo. Se espera que la próxima sea en Belgrado, pero la noticia más importante es que dos grandes tiendas en Beijing y Shanghai le abrirán las puertas al falso Supreme dentro del mercado asiático.

IBF está tan confiado, que incluso empezó a atacar a Supreme New York por sus lanzamientos limitados y afirmando que quieren poner un fin a la "injusticia" y luchar en contra de "fenómenos legalmente ambiguos que fomentan la reventa, promocionados por llamados YouTubers o gurus de streetwear falso".

Dejando de lado la colaboración con Samsung, no es claro lo que puede hacer Supreme NYC para detener el crecimiento del Supreme falso pero legal, que ahora tiene el derecho de utilizar el nombre de la marca original para venderlo a billones de personas en Asia.