Publicidad
Actualidad

Este investigador antártico apuñaló a un compañero que le arruinaba los finales de los libros

Muchos fantaseamos con hacerlo, él lo llevó a la realidad.

por Mack Lamoureux; traducido por Daniela Silva
01 Noviembre 2018, 4:30pm

Foto vía wikimedia commons.

Artículo publicado originalmente por VICE Canadá.

A veces, cuando alguien te echa a perder un libro, lo único que quieres hacer es agarrar un cuchillo, saltar sobre esa persona y apuñalarla en el pecho mientras gritas: "NO ME IMPORTA SI LA BALLENA ERA UN SÍMBOLO DE LA NATURALEZA DEL TIEMPO, NO QUERÍA SABER QUE AHAB SE AHOGABA” o algo así.

Para la mayoría de nosotros, esto no sería más que una fantasía, sin embargo, si pasas suficiente tiempo encerrado con tu némesis en un mundo helado, bueno, podría convertirse en una realidad.

Al parecer, eso es lo que sucedió cuando, el 9 de octubre, un ingeniero eléctrico de 54 años llamado Sergei Savitsky supuestamente apuñaló a Oleg Beloguzov, un soldador de 52 años, en el pecho varias veces. Ambos trabajaban en la Base Bellingshausen, una base remota en una isla antártica; según los informes, Savitsky estaba muy borracho en ese momento.


Relacionados:


Beloguzov, cuyo corazón resultó herido en el apuñalamiento, fue llevado al hospital en Chile, mientras que Savitsky, quien se rindió voluntariamente, fue alojado en una iglesia aterradora durante 10 días hasta que regresó a Rusia. Según varios informes de los medios de comunicación, la gota que derramó el vaso de por qué Savitsky apuñaló a Beloguzov varias veces fue que sugirió que bailara en una mesa, pero la relación entre los dos ya estaba tensa desde hace tiempo.

Al parecer, una de las causas de esa tensión, fue que el soldador no dejaba de arruinarle el final de los libros que leía Savitsky. Según el periódico británico Sun, tanto Savitsky como Beloguzov eran ávidos lectores y usaban la palabra escrita para pasar el tiempo en el ombligo del mundo.

Los dos investigadores pasaron un tiempo en la base de Bellingshausen durante aproximadamente medio año antes de que Savitsky supuestamente se pusiera furioso. Se informó anteriormente que el acto de atravesarle un cuchillo en el pecho, fue casi con certeza debido a que pasaban mucho tiempo juntos. No era su primera vez ahí.

Solo para darte una idea de cómo es la Base Bellingshausen, recibe únicamente alrededor de 24 días de luz solar al año. Está ubicada en la isla King George, que tiene el clima más templado del continente, pero todavía promedia 1,6 grados centígrados durante el mes más cálido. La base se compone de 15 pequeños edificios de una planta. Puede albergar hasta 40 personas a la vez, solo 14 personas participaron en esta expedición en particular.

Como sabemos, la Antártida es uno de los lugares más aislados del planeta y la calidad de sus cohabitantes se vuelve muy clara con bastante rapidez, esto es algo que se ha explorado en los medios populares una y otra vez. Ha habido otros, digamos, escándalos en el continente. Esto incluye un envenenamiento misterioso, tal vez autoinfligido; un médico que quemó su base de investigación como una forma de evitar el invierno; un desacuerdo que se convirtió en una pelea de martillo en 1996; una persona que se volvió tan violenta que tuvo que estar encerrada en un casillero durante meses.

Es casi como si el aislamiento extremo y la oscuridad fuera malo para la psique de una persona.

Trinity church at night.
La iglesia de miedo que se convirtió en prisión. Foto vía wikimedia commons.

Debido al entorno único del crimen, las consecuencias del intento de asesinato también se manejaron de una manera bastante extraña. Luego de supuestamente haber intentado matar a su colega, se informó que Savitsky se rindió voluntariamente y fue retenido en la iglesia cercana, que es, para decirlo suavemente, jodidamente aterradora y está embrujada –una de sus funciones principales es proporcionar funerales para los que mueren en el continente.

La Iglesia de la Trinidad, que es la única Iglesia Ortodoxa Oriental con personal permanente en la Antártida, solo ha existido desde 2004, pero está construida en el estilo tradicional ruso, lo que hace que, de nuevo, sea aterradora. La iglesia está atendida por dos sacerdotes que esencialmente trabajaron como guardias de Savitsky durante 10 días hasta que lo regresaron a Rusia.

Se cree que Savitsky es el primer hombre acusado de intento de asesinato en la historia de la Antártida. Si cometes un delito en el sur profundo, se te castiga de acuerdo con las leyes de tu país de origen. Con suerte, Beloguzov, que se espera que se recupere, no arruine el resultado del próximo juicio de Savitsky.

Sigue a Mack Lamoureux en Twitter.