Publicidad
Libia

EEUU vuelve a bombardear posiciones de Estado Islámico en Libia

Aviones estadounidenses bombardearon de nuevo objetivos de Estado Islámico en Libia. EEUU asegura que, esta vez, los ataques, iniciados el lunes, no son intervenciones aisladas y que responden a la demanda de apoyo del Gobierno de Acuerdo Nacional.

por Reuters News Agency
02 Agosto 2016, 12:16pm

Combatientes del Congreso General Nacional se preparan ara lanzar un ataque contra Estado Islámico en las proximidades de Sirte a medidados de 2015. EPA/STR

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Aviones estadounidenses bombardearon objetivos de Estado Islámico en Libia este lunes, respondiendo a la solicitud del gobierno local respaldado por la ONU para expulsar a los militantes de su antiguo bastión de Sirte en lo que funcionarios estadounidenses describen como el inicio de una campaña sostenida contra el grupo extremista en esta ciudad.

"Los primeros ataques aéreos se llevaron a cabo en lugares específicos en Sirte hoy causando graves pérdidas a las filas enemigas", dijo el primer ministro Fayez Seraj en la televisión estatal el lunes. El portavoz del Pentágono Peter Cook explicó que no hay un escenario temporal que contemple el "punto final" de los ataques.

Fuerzas aliadas al gobierno de Seraj han estado combatiendo Estado Islámico en Sirte — ciudad natal del exdictador Muammar Gaddafi – desde mayo.

Los yihadistas se hicieron con el control de esta ciudad costera mediterránea año pasado, y se transformó en su base más importante fuera de Siria e Irak. Actualmente, están rodeados a unos pocos kilómetros cuadrados del centro, donde controlan puntos estratégicos, incluyendo la sala de conferencias de Uagadugú, el hospital central y la universidad.

Seraj informó que el Consejo Presidencial de su Gobierno de Acuerdo Nacional, o GAN, ha decidido "activar" su participación en la coalición internacional contra Estado islámico y "solicitó a Estados Unidos la ejecución de ataques aéreos dirigidos contra Daesh [acrónimo árabe para Estado islámico]".

El socio de Al-Qaeda en Siria planta al grupo terrorista y eso son malas noticias para EEUU. Leer más aquí.

Los ataques aéreos del lunes — los cuales fueron autorizados por el presidente de EEUU Barack Obama — alcanzaron un tanque de Estado islámico y dos vehículos que representaban una amenaza para las fuerzas alineadas con el GAN libio, afirmó Cook.

En el futuro, cada ataque será individualmente coordinado con el GAN y necesitará la aprobación del comandante de las fuerzas estadounidenses en África, añadióCook.

Este fue el tercer ataque aéreo de EEUU contra los militantes Estado Islámico en Libia. Sin embargo, funcionarios estadounidenses dijeron que esta vez marca el inicio de una campaña aérea sostenida y no otro ataque aislado.

Funcionarios estadounidenses dijeron que esta vez marca el inicio de una campaña aérea sostenida y no otro ataque aislado

Los últimos ataques aéreos conocidos de EEUU en Libia fueron contra un campo de entrenamiento de Estado islámico en la ciudad occidental de Sabratha en febrero.

A pesar de que no incluye el uso de tropas de tierra más allá de los pequeños escuadrones de rotación de las fuerzas especiales dentro y fuera de Libia y los drones recolectores de inteligencia, esta campaña aérea abre un nuevo frente en la guerra contra Estado Islámico allí donde varios funcionarios estadounidenses consideran que se encuentra el componente más peligroso del grupo terrorista fuera de Siria e Irak.

Obama autorizó los ataques después de una recomendación del secretario de Defensa de EEUU, Ash Carter. Washington tomó parte en ataques aéreos en 2011 para imponer una zona de exclusión aérea en Libia que ayudó a derrocar a Gadafi. El país ha tenido problemas desde entonces y Obama reconoció en una entrevista con la revista The Atlantic en abril que la intervención "no funcionó".

Operaciones en Sirte y los suburbios

"Quiero asegurarles que estas operaciones se limitan a un calendario específico y no excederán a Sirte y sus suburbios", afirmó Seraj, añadiendo que el apoyo internacional en el terreno estaría limitado a la ayuda técnica y logística.

"Las fuerzas aliadas del GAN han tenido éxito en reconquistar territorio que estaba en manos de ISIL [Estado Islámico de Irak y el Levante] alrededor de Sirte y ataques adicionales de Estados Unidos seguirán apuntando a ISIL en Sirte con el fin de permitir que el GAN pueda hacer un avance decisivo y estratégico", dijo Cook, el portavoz del Pentágono.

La Casa Blanca informó que la asistencia de EEUU a Libia estaría limitada a ataques aéreos e intercambio de información.

"Existen capacidades únicas que nuestros militares pueden proporcionar para apoyar las fuerzas sobre el terreno y eso es lo que el presidente quería hacer", informó a los periodista el portavoz de la Casa Blanca Eric Schultz el lunes.

Pero la coordinación será un reto en sí mismo, según los expertos.

Afganistán se llena de muertos: 2016 el año más violento de la guerra. Leer más aquí.

Las fuerzas libias que luchan contra Estado Islámico están fragmentadas, carecen de un centro de mando unificado, dice Frederic Wehrey, un experto en Libia de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional con sede en Washington que recientemente pasó tres días con los combatientes en Sirte.

"La estrategia diplomática de EEUU y Occidente ha sido tratar de impulsar al GAN, pero creo que existen ciertos límites", dice Wehrey. "No es el tipo de operación militar convencional que pensaríamos en donde hay un punto de contacto central".

Las autoridades de Estados Unidos y Libia estiman que varios cientos de combatientes del Estado Islámico permanecen en Sirte.

Brigadas compuestas principalmente por la milicia de la ciudad del este, Misrata, avanzaron sobre Sirte en mayo, pero su acción se vio frenada por francotiradores, minas y armas cazabobos.

Esas fuerzas se han quejado de que la ayuda del gobierno de Trípoli y los aliados externos tardó demasiado en materializarse. Al menos 350 de sus combatientes han muerto y más de 1.500 han resultado heridos en la campaña.

Aviones de combate libios han bombardeado Sirte con frecuencia, pero carecen de las armas y la tecnología para hacer ataques de precisión.

La coalición liderada por EEUU habría vuelto a asesinar a decenas de civiles en Siria. Leer más aquí.

Estado Islámico sacó provecho del caos político y el vacío de seguridad para iniciar su expansión en Libia en 2014. Obtuvo el control de alrededor de 250 kilómetros de costa a ambos lados de Sirte en zonas de baja densidad de población, a pesar de que ha tenido problemas para ganar apoyo local así como también para retener territorio en otros lugares en el país.

El GAN es el resultado de un acuerdo mediado por la ONU, firmado en diciembre para poner fin a un conflicto entre dos gobiernos rivales y los grupos armados que los apoyaban. Pero está teniendo dificultades para imponer su autoridad y ganarse el apoyo de las facciones en el este.

Las potencias occidentales han ofrecido apoyar el GAN en sus esfuerzos para hacer frente a Estado Islámico, detener el flujo de migrantes a través del Mediterráneo y reactivar la producción de petróleo de Libia.

Sin embargo, la intervención extranjera es un asunto que despierta sensibilidades políticas, y el GAN ha dudado en hacer peticiones formales de ayuda.

Autoridades estadounidenses estaban desarrollando opciones militares en Libia a principios de este año. Pero enormes obstáculos, incluyendo las luchas en la formación de un gobierno unificado lo suficientemente fuerte como para pedir y dar cabida a la asistencia militar extranjera, han ralentizado el proceso.

Pequeños equipos de fuerzas especiales de países occidentales han estado sobre el terreno en Libia oriental y occidental durante meses. Francia el mes pasado informó que tres de sus soldados habían muerto al sur de la ciudad oriental de Bengasi, donde el país estaba llevando a cabo operaciones de inteligencia.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
africa
VICE News
Estados Unidos
Estado Islámico
ONU
Mediterraneo
Yihadismo
occidente
guerras y conflictos
GAN