sexo

Probé y califiqué los artículos sexuales que venden en el 7-Eleven

Alguien tenía que darle el visto bueno a esto.

por Diego Urdaneta
25 Septiembre 2018, 7:00pm

Artículo publicado por VICE México.

El 7-Eleven es un lugar especial. Es como una cajita de cristales de colores donde los minutos que pasas entre sus pasillos parecen más largos y el aire que se respira tiene otros ingredientes. Cuando he llegado en la madrugada —bajo los efectos de alguna sustancia— siento que genero una especie de relación de confianza con la persona que ha tenido la mala suerte de atenderme. Ese momento de intimidad es lo que a los dos nos hace humanos. Él o ella juzgándome, y yo sintiendo pena. Ahí está el secreto de la humanidad.

Cada que me acerco a pagar a la caja, he visto que hay condones y algunos artículos sexuales. Amo el 7-Eleven. Una noche decidí observar un poco más ese espacio y comprar algunos de los artículos para usarlos en mi vida sexual. Me propuse revisar cada lugar del querido 7-Eleven y llevarme todo lo que considero útil para tener relaciones sexuales, y así probar y ranquear qué tan efectivos son a la hora estar en la cama con alguien más.

Usé los artículos a lo largo de una semana. Ojalá pudiera tener sexo todos los días y probarlos juntos, pero no tengo tanta suerte.

TÉ SENSUAL

Calificación: 0/5

Me parece mágico que existan bebidas que mejoren tu desempeño sexual. Además, la foto de la cajita donde viene el té me pareció genial: dos personas blancas besándose. ¿Qué más declaración de vigor sexual que ésta? Ninguna. Abrí el té y venían unas instrucciones bien chidas. Recomendaban “disolver el contenido sobre jugo de naranja o frutas, o en una taza de agua caliente”. Lo hice en agua caliente porque no tengo jugos. Nunca tengo nada en mi casa.

“Se recomienda tomarlo 60 minutos antes de la relación sexual, pues el efecto estimulante sensual y de la erección se mantiene en promedio de 8 a 12 horas”. Guau. “Esto es como una pastilla de Viagra”, pensé. Tomé el té como si fuera medicina: de una y tratando de olvidar su sabor. Era un horrible sabor y cada granito de te lo sentí en toda mi boca. Bien amargo. Pasaron los 90 minutos que decían las instrucciones que debía esperar para sentir algo. Esperé y esperé. Incluso di vueltas en mi habitación para ver si sentía algo. Nada. Absolutamente nada. Oscuridad. El té lo único que logró en mí fue una decepción tremenda y un quedé con un horrible sabor de boca. Un fail total.

ANILLO VIBRADOR

Calificación: 5/5

Ya he usado de estos, pero mucho más elegantes y costosos. Éste, a un precio de 140 pesos, me parecía algo un poco atrevido. Además, son desechables. En las instrucciones dice claramente “usar solo una vez y botar”. Hagan caso en esto. Hay que ser limpios. Este anillo es práctico, con un pequeño botón para encenderlo cuando lo tienes puesto sobre el pene erecto. Tiene una muy buena velocidad y se siente bastante bien. Además, tiene una pequeña luz que hace que todo sea mucho más divertido si en en el lugar donde lo usas hay poca luz. Funcionó bien, hizo su trabajo: vibró unos 30 minutos. A mi pareja también le gustó y, por la relación precio/calidad, es una muy buena inversión. Nota: la posición es bastante importante para el mejor disfrute de este anillo.

CONDONES CON INGREDIENTES ESTIMULANTES

Calificación: 3.5/5

Soy un tipo básico en esto de los condones. Los condones que he usado en mi vida siempre han sido naturales. Sin nada más. Una vez usé unos de sabores y me dejaron un olor a fresa y una especie de plástico nada agradable. Recuerdo el olor y me da náuseas. Tampoco me gustan los que son retardantes. No siento nada. A mí que me den condones simples, sin sorpresas. Pero estos condones con “ingredientes estimulantes” sí llamaron mi atención. El condón tiene el mismo look que uno normal, pero, según mi pareja, sí se notaba “algo más”. La verdad yo no sentí nada, pero confiaré en su palabra.

LUBRICANTE EN BASE A AGUA Y SABORES

Calificación del lubricante de sabores: 1/5
Calificación del lubricante a base de agua: 3/5

Nunca he tenido lubricante en mi boca, así que menos entiendo que existan de sabores. Habían dos lubricantes: sabores a frutas y a base de agua. Lo único que pretendía con este lubricante era que no lograra que el olor tumbara mis ganas sexuales y no dejara mi recámara oliendo raro. Soy muy especial con los olores, por eso compré los dos. Apenas abrí el que que tenía “sabor a fresa”, sentí náuseas. Lo tuve en mis manos y el olor logró que lo desechara, así que preferí usar el que es “a base de agua”. Si está raro tener un olor a fruta vencida en tu mano, imagina en tu pene o vagina. Pasa igual que con los condones de sabores. No son para mí. Usé el que es a base a agua y todo bien, aunque tenía un olor a “plástico” muy peculiar.

BEBIDA AFRODISÍACA CON PARIS DE NOCHE

Calificación: 5/5

Necesitaba una bebida para que este experimento estuviera completo. Pensar en vinotinto me parecía algo muy común y a mí me gustan los retos. Las cosas underground. Rápidamente googleé “bebidas afrodisíacas” para ver qué podía hacer con los artículos del 7-Eleven. Entre las opciones, vi brandy y cognac. Jamás había probado esos dos licores, así que me pareció una buena idea. Pregunté al encargado si tenía una botella de estos licores y lamentablemente la respuesta fue no. Pero me dijo que tenía el París de noche, una bebida a base de brandy, cognac y coca cola. Siempre me ha gustado el nombre París de noche. Es sumamente sensual y misterioso. Lo compré y busqué en mi amigo Google “bebidas afrodisíacas con brandy”. Encontré una que pedía “agregar crema batida al brandy”. Compré la crema batida y fui a mi hogar para prepararla.


Relacionados: Catamos algunos de los tragos más baratos que toman los millennials mexicanos


El trago se veía muy sexy, ya con sólo observarlo fijamente me sentí en la barra de un bar speakeasy tratando de buscar conversación con alguien. Lo probé y quedé con un bigote de crema batida, y sumamente sorprendido por la capacidad embriagante que tiene el París de noche. Una joya escondida en los pasillos fríos del 7-Eleven. Me serví un par de tragos más, y juro que me sentí un poco “emocionado”, además de borracho. No sé si excitado, pero sí tenía “algo más” en mi cuerpo. Sentía ganas de salir, ir a un concierto o algo así. Puse música para sentirme mejor. Me acabé la botella de París de noche, pero nunca supe si realmente estaba más excitado que borracho o más borracho que excitado. Pero de igual manera fue un gran descubrimiento y lo haré más seguido. Háganlo ustedes también.

El 7-Eleven resuelve. Ya sea para tener sexo —con protección, como todos deberíamos tenerlo—, o para darle un poco más de diversión al sexo. Es un lugar que ya amaba, pero luego de ver las ofertas sexuales que tiene, ahora estoy en una relación mucho más estable con el lugar. 7-Eleven, te has ganado mi corazón. En mis pedas, cuando tengo munchies y ahora cuando quiero tener sexo de una forma más divertida que solo coger de misionero.

Puedes seguir a Diego en Instagram.