Publicidad
Bogotá

Por qué Peñalosa decidió prohibir solo a los parrilleros hombres en Bogotá

Consultamos a la Secretaría de Seguridad, pero aún no hay respuestas concretas a las dudas que todos tenemos sobre la medida. Esto nos dijeron.

por VICE Colombia
24 Enero 2018, 11:59pm

Montaje: VICE Colombia | VICE Colombia

Artículo publicado por VICE Colombia

Esta mañana, el alcalde Enrique Peñalosa y su secretario de seguridad, Daniel Mejía, anunciaron una medida con la cual pretenden reducir los índices de hurtos en Bogotá: prohibir el parrillero —el pasajero de una moto— hombre en motos con un cilindraje mayor a los 125 centímetros cúbicos. Según la Alcaldía, la estrategia —que ya había sido utilizada en ciudades como Barranquilla, donde originalmente se utilizó por un plazo de un año en 2017, pero fue decretada después como permanente—, había venido cocinándose por un par de meses y comenzaría a regir vía decreto desde la próxima semana.

“Las cifras nos muestran claramente que los delitos cometidos por los parrilleros han venido en aumento”, dijo Peñalosa en la rueda de prensa, como justificación inicial de la medida que, según la administración distrital, es complementaria al anunció de la llegada de 500 nuevos uniformados para la ciudad y el traslado a la capital de 100 nuevos investigadores para la Policía Judicial y cincuenta unidades de inteligencia.

Pero, ¿cuáles fueron las motivaciones por las que decidieron implementar esa prohibición del parrillero hombre en motos en Bogotá? “Desde hace cuatro años vienen en aumento la modalidad de hurto y hurto a establecimientos comerciales, a entidades financieras y a medianas y grandes superficies, cuyo móvil son personas que se movilizan en moto”, sostuvo el secretario Mejía en un audio que la oficina de prensa de la Secretaría de Seguridad de Bogotá hizo llegar a VICE cuando fueron consultados sobre la medida. “Eso lo han documentado los medios de manera recurrente en las últimas semanas: sujetos en dos, tres motos, que se movilizan, rodean un carro, atracan con armas de fuego”.

La estrategia fue rápidamente cuestionada en las redes sociales por usuarios que, con bromas y críticas, se preguntaban: ¿por qué la decisión de aplicarlo solo a motos de cilindraje mayor a 125 centímetros cúbicos? ¿La Secretaría ha detectado que esos crímenes y asaltos solo se cometen en motos de cilindraje alto? ¿Por qué tomaron la decisión de discriminar por género y hacer la medida solo aplicable a hombres? “Hay que esperar el decreto porque cuando salga el decreto sí se van a dar todas las razones de la medida”, respondió la oficina de prensa de la Secretaría de Seguridad frente a las preguntas de VICE sobre las decisiones particulares de discriminar por cilindraje y por género.

Adicionalmente, la entidad adjuntó un audio de la rueda de prensa del alcalde Peñalosa, en la que explica que la decisión de prohibir el parrillero hombre no afectaría a muchos ciudadanos, porque “en Bogotá, solo cinco de cada 100 ciudadanos se movilizan en moto, pero de esos cinco apenas el 10% llevan parrillero hombre”. Y otro, en el que el alcalde habla de los beneficios que, a pesar de la prohibición, siguen teniendo los motociclistas: “Las motos de menos de 125 centímetros no tienen IVA, no pagan impuesto a los automotores, no tienen pico y placa, no pagan peajes. Tienen una cantidad de privilegios sobre los demás automotores”.

Sin explicaciones o datos concretos y mientras llega el decreto con el que se hará efectiva la norma —en el cual, según la Secretaría de Movilidad, se explicará por qué decidieron aplicarla solo a hombres y solo a motos de cilindrajes altos—, lo que quedan las especulaciones sobre su efectividad. En el caso de Barranquilla, según afirmó el Secretario de Gobierno de esa ciudad Clemente Fajardo, con la ejecución de la prohibición de parrilleros hombres ha habido una disminución de hurtos en la zona, tanto a personas como a residencias. Los registros de las autoridades barranquilleras indican que en la zona de la prohibición, comparando el año pasado con el 2016, hubo una reducción del 6% en los robos.

El año pasado en Colombia, las cifras de atracos cometidos a bordo de una motocicleta superaron los 12.000 casos. Solo en Bogotá, donde se piensa emprender la restricción del parrillero en moto, el número ascendió a los 4.919. Por ahora, lo que quedan son las preguntas que las personas han saltado a hacerle a la Alcaldía: ¿Y no hay parrilleras mujeres criminales? ¿O no puede haber, eventualmente, cuando la modalidad del delito cambie? ¿No escogerían los ladrones otra moto, una de menor cilindraje tal vez? ¿Cómo van a identificar las autoridades el género del parrillero: por el pelo, el culo, las piernas? Y quienes solo tengan una moto de más de 125 cc y deban movilizar a un amigo o familiar hombre, ¿jamás podrán hacerlo?