Cultura

Cómo es vivir con tatuajes en los globos oculares

¿Qué se siente que las viejitas te confundan con el diablo cuando vas por la calle?

por Sarah Berman
07 Abril 2016, 6:58pm

Foto cortesía de Jay.

Hay un efecto en especial que provocan los hombres con tatuajes oculares. El tatuador y artista corporal de Vancouver Russ Foxx le llama "impacto y fascinación". Aunque la práctica (aún experimental) de inyectar pigmento en los globos oculares ha estado presente por casi una década, todavía se considera una de las últimas fronteras de los tatuajes.

Foxx ha tatuado a 71 personas desde que empezó hace cuatro años. Él me explicó que algunas personas prefieren hacerse uno a la vez, en caso de que tengan complicaciones en la vista). Dice que todo tipo de personas le piden que les tatúe los ojos; desde obreros de construcción hasta artistas circenses. VICE se reunió con algunos de ellos para averiguar que se siente que las viejitas te confundan con el diablo cuando vas por la calle.

Foto cortesía de Dan Malette.

Dan Malette, Toronto
Color de tinta: negra

VICE: ¿Cuál es la reacción principal de la gente que te ve en la calle?
Dan Malette: Por lo regular uso anteojos, así que muy poca gente se da cuenta. La pregunta número uno es si llevo lentes de contacto. De hecho, eso me molesta un poco, ellos dicen "Me encantan tus lentes de contacto" y yo les respondo que ¡no son lentes!

Algunas personas reaccionan de manera estúpida, me hacen preguntas incómodas o me dicen "eso debió doler mucho" y para nada, no sentí ningún tipo de dolor. La gente me dice "que tengas suerte para encontrar trabajo, idiota". Jamás he tenido dificultades para encontrar empleo, me dedico a la construcción y hago espectáculos secundarios como distracción. Dicen que seguro no soy atractivo para las chicas, pero tengo una novia con la que ya llevo dos años.

También hay mujeres mayores que se persignan al verme o personas que no comparten el asiento conmigo en el camión. Eso lo deciden ellos, no yo.

Foto cortesía de Dan Malette.

¿Las viejitas que te ven dicen algo o rezan por ti?
Muchas de ellas hablan italiano o portugués, así que no lo sé. Vivo justo enfrente de una de las iglesias más grandes de Toronto y siempre se llevan a cabo procesiones dominicales y cosas por el estilo. Muchas, pero muchas veces, las viejitas se asustan, se pegan a sus bolsas y caminan más rápido. Yo simplemente me río y no le doy importancia. Toronto es un ciudad más grande, así que el 90 por ciento me dice que es genial.

Foto cortesía de Dan Malette.

¿Hay otros momentos que recuerdes?
Un día estaba en un restaurante y una niña pequeña se la pasaba mirándome y me di cuenta de que me tenía miedo. Su mamá le dio un empujón y vino a preguntarme por qué tenía los tatuajes. Le dije que soy como un árbol de navidad. No lo puedes poner en la sala sin adornos, se tiene que ver bonito y brillante.

Foto cortesía de Jay*.

Jay,* Victoria
Color de tinta: azul y amarilla

VICE: ¿Qué es lo más extraño que alguien te ha dicho sobre tus ojos?
Jay: Creo que sólo he tenido una experiencia muy rara. Un señor más gordo que yo (pesaría probablemente cerca de 130 kg), empezó a seguirme en un supermercado porque estaba convencido de que yo estaba poseído por un demonio. Como cualquier situación, lo tomé con confianza y esperé que no me desollaran vivo y usaran mi piel como traje.

[Risas] ¿Es ese un protocolo común para demonios? ¿Te preocupó?
No, no estaba preocupado por mi seguridad... pero es normal que uno recuerde una reacción tan diferente. Cuando salgo a cenar, casi siempre me hacen preguntas. Anoche dos obreros de construcción y una mesera me hicieron preguntas mientras me acompañaba mi esposa y mi padre.

Eso es muy común.

Foto cortesía de Burns the Dragon.

Burns the Dragon [Burns el dragón], Vancouver
Color de tinta: morada

VICE: Hola Burns, ¿en verdad eres un dragón?
Burns the Dragon: Me veo convertido en un dragón de pies a cabeza, en forma definitiva. Todo lo que he hecho tiene como fin verme como lo que siento que soy. Me partí la lengua en dos. Recientemente la tatué de morado. Mis ojos y orejas son puntiagudas... tengo implantes de cuernos. Hay chicos que han llegado a decirle, "¡Mira mamá, es un dragón!", pero los adultos, en cambio, dicen "Mira, es un demonio".

¿Cómo es tener la esclerótica tatuada en tu área de trabajo?
Los espectáculos secundarios y el arte circense son mi área principal, así que la mayoría de la gente piensa que es bastante radical. Mis actuaciones tienen que ver con el dolor. Martilleo un clavo en mi garganta o me pongo garfios en la espalda. Dejo que la gente me engrape billetes al final del show. Empecé a hacer suspensión corporal como actuación... a veces actúo en eventos como fiestas infantiles, festivales, bares y espectáculos estilo burlesque.

A veces viajo en carnavales. Una vez, mientras organizaba un espectáculo de magia. Alguien me miró a los ojos y me preguntó "¿Trabajas aquí?", le respondí que sí. Más tarde, ese mismo día me despidieron porque esa persona tenía familiares en el comité del carnaval. Han de haber dicho que yo era el diablo. Llevaba cuatro años trabajando con ellos.

Foto cortesía de Burns the Dragon.

Qué estupidez. ¿Qué respuesta le das a los haters?
Hay personas que dicen cosas negativas, como "eres un idiota". Cuando llego a responderles, sólo les digo que disfruto mi vida, que me pasan cosas muy divertidas porque trabajo en lugares donde la gente va a vacacionar para divertirse.

*Se cambió el nombre por cuestiones de privacidad.

Sigue a Sarah Berman en Twitter.