Cuando uno patina está expuesto a caer, lastimarse, torcerse, quebrase y hasta morir

Pero hazte un favor: sal y rómpete un hueso en tu skateboard, ése es el verdadero sentimiento de aprender de tus errores.

|
30 Mayo 2013, 3:00pm

A finales de los ochenta, cuando comencé a patinar, se corría el rumor de que la chica rubia que salía patinando en los promocionales de televisión de la cerveza Superior había muerto cuando cayó de cabeza dándole el loop completo al tubo de las Skatopistas del Sol, en Guadalajara. Quién sabe si fue real o un mito urbano, pero de que ese lugar era intimidante. Además en esos tiempos nunca se había documentado la vuelta completa a la tubería, no existía esa línea, o al menos nunca se vio eso hasta la actualidad.

Las lesiones en el skateboarding son indispensables, es como el cirquero que tiene que caer del trapecio a la malla una y otra vez hasta que la rutina de las acrobacias quedaron realizadas a la perfección. Esto pudo haber tomado varios años y varias lesiones, probablemente no muy graves pero de menos un azote o torcedura sí lo llevó a aprender.


El Switch anunciando una lesión. Foto por Alonso Leal "Chango".

Caerse de una patineta tiene varios pros y contras, la gran mayoría de lesiones importantes suceden en los primeros meses de haber comenzado en la actividad. Quizá esto sucede porque uno cree que lo más difícil de patinar es subirse a andar, hacer los trucos, cuando en realidad lo mas difícil de patinar es aprender a caerse sin lastimarse porque uno siempre está expuesto a un chingadazo. Levantarse es el siguiente paso para seguir aprendiendo, muchos se levantan y dejan el patín pero otros tantos se aferran aunque el dolor esté presente.


La lesión apenas comienza, después de caerte en un skate y darte cuenta de la gravedad del asunto, ya estás pensando cuánto tiempo vas a estar fuera. Esta lesión de Switch, de Chihuahua, fue pasajera a pesar de la gravedad del asunto. Él ya esta patinando desde hace varios años y vaya que patina bien. Foto por Alonso Leal "Chango".

Lo más frustrante de lastimarse en un skate es la famosa piedrita que al parecer inofensiva es el terror de todos nosotros, una piedrita del tamaño de media aspirina puede dejarte paralítico o con varias puntadas en tu cabeza. Todos los que patinan se han lastimado, no conozco a ningún patinador que no se haya torcido, descalabrado o ya de perdis raspado una rodilla.

Los niveles de lesión también van incrementando cuando uno sube de nivel, porque no es lo mismo caerse en una bajada de ingreso a una cochera a caer de más de diez metros de altura. Jake Brown es el gran ejemplo de todo esto, en televisión se transmitían los X games en la modalidad de Big Air, esto sin duda es el máximo nivel de peligrosidad y de nivel de skate, es increíble entender que este hombre sobrevivió a tan aterradora experiencia.

También existen las caídas chuscas que gracias a los videos del Bones Brigade aprendí que caerse también es divertido. Recuerdo que cada video contenía una sección de caídas que al sincronizarlos con sonidos incidentales le daba un toque chistoso.

Cuando uno se lastima en su skate aparte de lidiar con el dolor, también tiene que lidiar con la parte de aceptar que está lastimado. Muchos patinadores que se lastimaron y quedaron fuera un tiempo buscaron alternativas para mantenerse dentro de este asunto, tal es el caso de Natas Kaupas, que al patinar fue un gran innovador. Luego, cuando se lastimó se compró una computadora y comenzó a diseñar. Ahora es gran artista grafico, y todo por una lesión.

El documental completo de Natas es muy interesante, ésta es la tercera parte, donde platica un poco de su lesión por ahí del minuto 6:30.

Existen también las caídas clásicas, las que se recuerdan en la historia del skate, como esa donde Aarto Sari, en la que quedó tendido en el piso al fallar un truco en la baranda. Son situaciones que complican hacer los videos de skate es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo.

Además hay otros peligros que acechan a los patinadores sin que los tengamos muy presentes. Yo no me explico cómo es posible que alguien como John Cardiel, que estuvo brincando dos metros arriba de la rampa a toda velocidad sin que un rasguño interrumpiera tremenda comunión, haya tenido un descuido que lo dejó en cama por un tiempo; incluso con la posibilidad de quedar paralítico.  Sin embargo los skater estamos dotados de esa obstinación que ningún diagnóstico de combatirá.

Pero  hazte un favor: deja ya de ver esos videos de caídas en skate del youtube. Mejor sal y rómpete un hueso en tu skateboard, ése es el verdadero sentimiento de aprender de tus errores. Levántate siempre que caigas y sigue adelante, nadie tienen el don de saberlo todo pero sí de aprender intentando.

@nitoescalante

Anteriormente:

Solo contra la industria china

Lee más en nuestra columna semanal Abuso de Confianza.