Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Travel

La batalla de las bestias: Peleas de camellos en Turquía

Es como una versión mucho menos mortal de las peleas de gallos.

por Piero Castellano
04 Mayo 2013, 3:00pm

Las peleas de camellos es una tradición turca que se remonta a casi 2,500 años. Los animales normalmente son importados de países cercanos y son llevados a la región del Egeo de Turquía, donde se llevan a cabo la mayoría de las peleas. De alguna manera, es como una versión más tonta y mucho menos mortal de las peleas de gallos. Un par de machos se llevan al centro de la arena y, dependiendo de quien esté llevando a cabo la pelea, dos cosas pueden pasar. Si es una pelea tradicional, se pasea a una hembra alrededor de la arena y moverá su culo mientras los machos la miran, babeando litros de saliva espumosa en una frustración sexual hasta que el dueño de la hembra la retira del ruedo, y en este punto los machos pelearan bajo la falsa idea de que el ganador cogerá esa noche. Si la pelea es más contemporánea –y algunos dirán civilizada– los dueños acercarán a los camellos cara a cara hasta que comiencen a pelear. De acuerdo a Wikipedia, los organizadores también "han intentado matar de hambre a los camellos para que se vuelvan más agresivos". La pelea termina cuando uno de los camellos se cae, huye o grita. 

Pero el evento es mucho más que un grupo de turcos viendo a dos camellos tratando de arrancarse los huevos a mordidas. Como en la mayoría de los eventos deportivos, un sentimiento de camaradería llena el estadio. Un denso humo, proveniente de las docenas de asados (algunos de los cuales cocinan carne de camello), flota entre los espectadores y el flujo constante de raki, el licor nacional turco, mantiene a la multitud con vida.

Hace poco visité uno de estos eventos y pude colarme al centro de la arena para conseguir estas fotos –y un chingo de saliva de camello en la cara– antes de ser descubierto y sacado a patadas por los oficiales. 

www.pierocastellano.com

Los camellos se mantienen guardados en establos un día antes de la pelea.

Adornos y decoraciones de colores se añaden antes en un desfile en Selçuk para pasear a los luchadores.

Los camellos totalmente decorados pasean en las calles de Selçuk. El camello más bonito gana una campana de oro.

Un camello excitado o asutado produce una cantidad enorme de saliva. Los cuidadores de camellos están muy acostumbrados a esto, o simplemente no les importa.

Cientos de espectadores vienen a la arena a emborracharse y ver a dos animales pelear.

La hembra usada para alterar a los machos antes de la pelea no es tímida. Es una calienta huevos natural.

Una vez que la pelea comenzó, la hembra se aleja del desmadre que ella empezó y probablemente se cogerá a un pendejo con un pene enorme que no la tratará con respeto.

Durante la mayoría de las peleas, los oponentes se empujan y tratan de morder las piernas, patas y, algunas veces, los huevos de su adversario.

Cuando hay un ganador, o cuando termina el límite de 10 minutos, los encargados separan a los luchadores para evitar heridas graves.

Normalmente los camellos son animales dóciles, pero cuando están calientes, se necesita una habilad diplomática para terminar la pelea.

Desafortunadamente, los camellos perdedores son vendidos para convertirse en otro tipo de atracción.