Cultura

Así abandonan a sus perros en la Basílica los peregrinos

"Hace unos minutos una perrita tipo pitbull, color blanco con manchas cafés, fue trasladada con urgencia en la única ambulancia disponible: una caja de cartón movida por un diablito."

por Roger Vela
13 Diciembre 2018, 6:56pm

Fotografías: Rogelio Velázquez. 

Artículo publicado por VICE México.

“¡Abran paso! ¡Abran paso!”, gritan desesperados dos jóvenes entre la multitud. Ambos cargan un pedazo de cartón que sostiene a un perro tipo bóxer de talla mediana. La improvisada camilla está por romperse pero logran colocarlo en el piso antes de que caiga. El animal no se queja, aunque su mirada afligida revela un profundo suplicio, parece estar cansado de tanto dolor. Le cuesta mantenerse en pie: su pata trasera está destrozada. Se alcanza a ver una herida con la carne viva bordeada por el tejido muscular y en el centro la parte grisácea de su hueso. Está desnutrido, sus costillas se han pegado a su piel y en otras zonas de su cuerpo se ven heridas cicatrizadas. En cuanto le acercan un plato con croquetas las traga apresuradamente, mientras mueve su cola. Nadie sabe si lo golpearon, lo atropellaron o lo mordieron. Lo único seguro es que lo abandonaron herido este 12 de diciembre en la Basílica de Guadalupe.

1544726414236-IMG_7287

A su alrededor hay otros 10 como él. Sus compañeros de infortunio que también fueron abandonados el día de hoy. Son perros que hasta ayer no habían sido vistos por la zona, de acuerdo con los comerciantes. Unos descansan tirados en el piso, a unos metros del templo católico más importante del país, otros se les enciman de manera juguetona a los paseantes que se detienen a acariciarlos, pero algunos están dentro de una pequeña jaula metálica: son los enfermos que requieren atención veterinaria. Una labradora parece desconcertada, no deja de sacar su lengua como si estuviera moribunda, son las consecuencias que le dejó el moquillo; uno de raza pequeña lleva horas dormido a pesar del bullicio, la sarna le ha ganado espacio a su pelo; otro simplemente no tiene movilidad en sus patas traseras, a uno le dan espasmos y a otro de los más tranquilos se le nota una bolsa negra que parece un tumor en una de sus patas y presenta una herida en una de sus almohadillas, quizá producto de una larga caminata.

1544727041810-IMG_7170

Pero no son los únicos, hace unos minutos una perrita tipo pitbull, color blanco con manchas cafés, fue trasladada con urgencia en la única ambulancia disponible: una caja de cartón movida por un diablito, a una camioneta estacionada a dos cuadras del lugar. La razón: estaba a punto de parir, ya había expulsado el líquido que es la señal previa al nacimiento de sus cachorros y su vientre parecía explotar. Fue dejada sola pero a salvo en el vehículo mientras iniciaba labor de parto porque había otros canes que rescatar. Es una de las jornadas más movidas para Norma, fundadora de Mundo Patitas, una asociación fundada hace 12 años y que desde hace cinco acude a salvar a perritos abandonados en La Villa durante los festejos a la Virgen de Guadalupe.

1544725964459-IMG_7243

Junto con su hija Mariel y algunos voluntarios que se suman a ayudarles esperan rescatar en estos días a entre 25 y 30 perros. Una vez asegurados, llevan a los animales a un albergue en Huehuetoca, Estado de México. Ahí los alimentan y los curan para después darlos en adopción. Su labor es bastante reconocida. No hay niños o adultos que no se acerquen a preguntarles a su stand que colocaron afuera de la Basílica sobre cómo pueden adoptar a un perrito. Algunas personas les llevan croquetas o donaciones monetarias que depositan en una caja forrada con ilustraciones de perritos. Sin duda, los más populares son los sanos y jóvenes que se paran en dos patas y buscan hacer alguna gracia para llamar la atención de las creyentes. Aunque algunas personas —las menos— acarician también a los perritos visiblemente enfermos dentro de la jaula.

1544726225621-IMG_7429

Pero no es la única organización que trabaja en la zona en estos días, Phirulais Foto Canina también ayudan a los perros que deambulan solitarios en las cercanías. María Fernanda Camacho y Alan García son los fundadores. Ellos no tienen un albergue para canalizar a los animales rescatados aunque a través de un dispensario móvil de comida alimentan a los canes hambrientos que se mezclan entre los peregrinos. Este año es la primera vez que acuden a este recinto religioso tan conocido internacionalmente. Tan sólo en unas horas han alimentado a más de 60 perros y han colocado 40 collares reflejantes para evitar que los animales sean atropellados en la noche y mostrar que son perros abandonados que pueden ser adoptados.

El 12 de diciembre es la celebración católica más importante para los mexicanos, es un día de fiesta nacional en honor a la Virgen de Guadalupe, considerada reina de México y patrona de América, pero para los animales es un calvario. Este año llegaron a la Basílica un aproximado de 8 millones de fieles, muchos acompañados de sus mascotas, pero no todos regresaron con ellas. Leticia Varela, diputada de Morena, señaló que al menos 200 perros son abandonados en estos días cerca de este templo católico. Aunque organizaciones como Mundo Patitas alertan que pueden ser más de 300. ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué obligarlos a caminar durante decenas de kilómetros para luego abandonarlos?

1544726463382-IMG_7340

María Fernanda Camacho explica las tres formas en que los perritos quedan solos en la Basílica: la primera es porque los peregrinos salen con sus perros y los amarran en las rejas de entrada o los dejan en los alrededores y los abandonan a su suerte para deshacerse de ellos. Aunque no todos son propiamente sus mascotas, algunos son perros callejeros conocidos en su barrio o en su pueblo que los siguieron hasta acá y como no son su responsabilidad, cuando los creyentes se regresan a sus hogares en camiones, bicicletas o el transporte público los dejan abandonados.

1544726507402-IMG_7232

La segunda forma es cuando se pierden entre los ríos de gente que inundan las calles. Es común que un perro se suelte de la correa y corra entre la gente. Encontrarlo entre millones de personas resulta sumamente difícil. Y la tercera son perros que se suman en la Ciudad de México o en la periferia al paso de los peregrinos, motivados por la compañía y la comida que les dan los fieles durante el camino. Es lógico que si le avientas comida a un perro te va a seguir. Lamentablemente, una vez llegando a La Villa dejan de ser compañeros de ruta y se convierten en una carga para muchos.

— ¿Por qué a pesar de ser sus mascotas los abandonan aquí?

— Lo he pensado mucho y no lo entiendo. Quizá se aburrieron del perro o no sé, pero no comprendo para qué aventarse tremendo viaje para abandonarlos, tal vez creen que otra persona les va a resolver su problema porque ven a organizaciones de recate canino. Me parece extraño que vengan hasta acá y más porque es una peregrinación en honor a la virgen, es católico el tema y se supone que vienen en otra tónica pero aún así los abandonan.

Phirulais Foto Canina se financia con “¿Les damos una pata?”, un libro fotográfico que retrata a perros en condición de calle en Colombia y México. Con la venta del libro han logrado esterilizar a 25 perritas y gatitas, además de comprar comida y agua para campañas de rescate como la del día de hoy. Esperan que el siguiente año sean menos las personas que se atrevan a abandonar a un amigo tan leal sabiendo cual es su final.

1544726929565-IMG_7441

Son casi las seis de la tarde y poco a poco las miles de personas que atiborraron esta sede del catolicismo mexicano empiezan a retirarse, mientras que los perritos siguen llegando al stand de Norma y Mariel. No se dan abasto, por eso le han pedido a las personas que se han acercado a preguntarles sobre Mundo Patitas si pueden ayudar a mantener quietos y en su sitio a los animales. Cada vez son más voluntarios, la mayoría niños y jóvenes.

“Por años permanecía confinada a una azotea, soportando las inclemencias del tiempo y con una cadena tan corta que apenas me permitía moverme, hasta que fui rescatada por Mundo Patitas, quien me devolvió no sólo la libertad, sino también la dignidad y la confianza en mí misma y en la humanidad. He sido adoptada por una amorosa familia que realmente me cuida, me protege y me valora”, dice uno de los flyers que entregan mostrando el antes y el después de una perrita rescatada.

La jornada de hoy a terminado, ahora el problema es cómo meter a más de 10 perros —una a punto de parir y varios enfermos— una mesa, botellas de agua, bolsas con croquetas, dos jaulas metálicas y varias cajas en la camioneta de Norma. Después de 20 minutos de planificar todo como si fueran piezas de Tetris, lo consiguen: los enfermos van separados en la parte trasera, los otros van en medio y la preñada en el lugar del copiloto con Mariel.

1544725761228-IMG_7477

En unas horas conocerán su hogar temporal y en próximos días esperan conocer a sus nuevas familias para que los quieran y los cuiden como se merecen.

El auto se enciende y se aleja de la Basílica de Guadalupe con los perritos moviendo sus colas.