Jimmy Morales, el presidente que en un año pasó de 89 a 19 por ciento de popularidad

Este sábado, el mandatario de Guatemala que hizo campaña contra la corrupción se presenta ante el Congreso para rendir cuentas de su primer año de gobierno, que bien podría resumirse en un salto hacia atrás desde la esperanza hasta la desilusión.

|
ene. 14 2017, 4:40pm

Imagen por Abir Sultan/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Hace un año, Jimmy Morales era el rostro de la esperanza para Guatemala: un conocido comediante de televisión y exitoso alcalde tomaría las riendas del país después de ganar en las urnas el derecho a suceder al presidente Otto Pérez Molina, desaforado del cargo por un escándalo de corrupción.

Dimite el presidente de Guatemala manchado por un gran escándalo de corrupción. Leer más aquí.

Era 14 de enero de 2016 y en el primer día de la nueva presidencia las encuestas daban al Morales, quincuagésimo mandatario de Guatemala, una aprobación de 89 por ciento, una tasa altísima para los promedios de popularidad latinoamericanos. Su candidatura presidencial contra la corrupción —"Ni corrupto ni ladrón" fue su lema de campaña— y su faceta de político no tradicional cautivó al país centroamericano.

Sin embargo, este sábado Jimmy Morales dará su primer informe de gobierno ante el Congreso guatemalteco y lo hará como un mandatario que en un año dilapidó ese enorme capital político: mediciones como la del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala ubican su popularidad en 19 por ciento... y bajando.

De comediante a presidente bajo presión — Así asume el poder Jimmy Morales. Leer más aquí.

Su primer año como presidencia bien podría resumirse en un salto hacia atrás desde la esperanza hasta la desilusión: opositores y oficialistas le conceden a Morales sus buenas intenciones, pero su inexperiencia para el cargo ha sido evidente. Por ejemplo, en septiembre pasado, Morales se quedó dormido a media presentación que había preparado su ministro de Finanzas para explicar el presupuesto nacional de 2017.

Además, la percepción general ubica a Morales en el centro de un grupo de políticos corruptos que mandan en el país sin temor a una sanción. Y esos casos, aunque no han tocado directamente al presidente, sí han llegado hasta la familia presidencial: el hijo y hermano del mandatario están bajo investigación por cobrar miles de euros del erario público por eventos que nunca se realizaron.

Los grandes problemas del país tampoco parecen estar en marcha de resolverse: hoy, siete de cada 10 guatemaltecos tienen dificultades para cubrir la canasta básica y seis de cada diez viven en algún grado de pobreza agravada.

Con ese escenario a cuestas, Jimmy Morales hoy rendirá cuentas ante un Congreso que lo ha visto caer estrepitosamente en la popularidad de sus gobernados y que se pregunta si en el segundo año el presidente podrá alzar su imagen o caer hasta la aprobación de un dígito.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsE

Más VICE
Canales de VICE