Publicidad
Ucrania

Héctor Arroyo, el español que ha vuelto a luchar a Ucrania desafiando a la Audiencia Nacional

Se considera un militante "antifascista y antiracista" y en 2015 se desplazó a Ucrania para luchar en el bando proruso. A su vuelta, el alto tribunal español le abrió una causa que posteriormente archivó. Ahora ha decidido volver al frente.

por Julio L. Zamarrón
19 Enero 2016, 10:20am

Primer plano de Héctor Arroyo. (Imagen por Julio L. Zamarrón)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El pasado noviembre la Audiencia Nacional decidió archivar la causa contra los voluntarios españoles que viajaron a combatir a Ucrania. Cuando aún no se conocía la decisión del alto tribunal, uno de los procesados, Héctor Arroyo, decidió volver al frente. Lucky, así es como le conocen sus seres más cercanos, se crió en "El Flori", el pequeño barrio madrileño Parque San Juan Bautista, y a sus 27 años ha trabajado como jardinero forestal y modelador 3D. Un parche con la bandera del ejército de Novorrusia, otro con el Fantasma distintivo de la Brigada Prizrak, y un AK74 con más de 30 años son su carta de presentación.

Su día a día transcurre entre largas guardias y patrullas por la primera línea del frente, y muchas horas en soledad con unas temperaturas extremas. Lejos de lo que podría esperarse, nos encontramos ante una persona extremadamente hospitalaria, vital y con una sonrisa constante en la cara. Sus momentos de descanso — cortos y dispersos durante la jornada — los utiliza para charlar con sus compañeros de la InterUnit (Unidad de voluntarios antifascistas internacionales) o usando su smarthphone donde juega y con el que se mantiene en contacto con familiares y amigos en España.

Héctor Arroyo durante una de las larguísimas guardias que tiene que efectuar diariamente. (Imagen por Julio L. Zamarrón/Disopress)

VICE News: ¿Qué te animo a volver aquí?
Héctor Arroyo: La primera vez lo hice movido por mis ideas. Lo que me ha hecho regresar esta vez son todos los hermanos que dejé aquí. Estar tranquilo y a salvo en España mientras ellos seguían sufriendo día a día los horrores de la guerra es algo que no podría perdonarme nunca, así que cogí la mochila y volví junto a mi unidad.

¿Cuál es tu afiliación política?
Desde pequeño he tenido un sentimiento antiracista y antifascista. Si tuviera que definirme supongo que me encuentro más cerca del anarquismo que de otra cosa, aunque nunca me ha llamado mucho el estar dentro de un grupo político. Siempre he preferido ir un poco por libre.

¿Son las ideas tan importantes como para viajar 5.000 Km y coger un Ak74?
Absolutamente todos nos movemos por ideas, el problema es que para algunos es más importante hacerse más rico que sacrificarse por los demás o por conseguir un mundo mejor. Mucha gente opina que esta guerra no tiene nada que ver con nosotros, pero en el momento que uno de los bandos alza los estandartes nazis y comienza a masacrar a la población civil con el beneplácito de la Unión Europea y los Estados Unidos debería ser asunto de todo el mundo, o como mínimo, de todo aquel que se considere antifascista.

¿De qué unidad formas parte y cuál es tu labor dentro de la misma?
Formo parte de la Brigada Prizrak. El ejército ucraniano y más concretamente los batallones de voluntarios nazis afirmaron en numerosas ocasiones haber acabado con todos los combatientes de esta brigada pero siempre resurgíamos para asestar otro golpe, es por eso que empezaron a conocernos como la Brigada Fantasma "Prizrak", concretamente me encuentro dentro de la 32 Unidad Mecanizada. Ahora mismo soy fusilero pero estoy a la espera de empezar mi formación específica, ya que podemos optar por diferentes ramas como zapador, francotirador, conductor de blindado, etc.

Con respecto a Prizrak, entre el enemigo existe una norma no escrita, no existe Convención de Ginebra para nosotros. Ser capturado es una sentencia de muerte. Somos un grupo voluntario que se enfrenta a ser asesinados y torturados si somos capturados en combate.

¿Con que clase de compañeros compartes el día a día? ¿Cuál es su situación?
Entre mis compañeros encuentras de todo, desde el minero que ha tomado las armas para defender su tierra hasta veteranos que necesitan varias manos para contar las guerras que han vivido. Son gente normal, con sus hijos o nietos, que han tenido que dejar a sus familias para luchar. Curiosamente la generación que deberías encontrar en un ejército es la menos presente aquí. Abundan los ancianos y los chicos de 18, mientras que la gente de 25 a 35 es menos frecuente, supongo que se debe a la gran cantidad de gente que ha encontrado refugio en Rusia. Tenemos, por ejemplo, un compañero de 18 años que cada mañana se levanta y mira hacía la línea del frente, ya que a escasos 2 kilómetros se encuentra su pueblo, donde vive toda su familia y el cual está lleno de tropas nazis.

En la Segunda Guerra Mundial hubo un genocidio en Odessa. ¿Está cometiendo el bando ucraniano crímenes de lesa humanidad? ¿Qué sabes de ello? ¿Qué has podido comprobar?
Creo que todos hemos visto las diferentes fotos o vídeos de las atrocidades que cometen. Me viene a la mente la pareja de milicianos ahorcados en el bosque [la mujer estaba embarazada]. Es difícil no encontrar similitudes con las barbaridades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial. Este comportamiento se extiende también a su propia gente. Por ejemplo, los conocidos como "carne", viejos y jóvenes reclutados a la fuerza puestos en primera línea y equipados con armas en mal estado y uniformes raídos que son obligados a avanzar para averiguar nuestras posiciones. Detrás de ellos están batallones como Aidar o Azov que se encargan de matar a cualquiera que intente escapar. Y por supuesto los "zombies", soldados ucranianos a los que inyectan un cocktail de narcóticos antes del combate para que no sientan miedo, dolor, cansancio... con lo que avanzan sin cubrirse mientras reciben disparos sin inmutarse y a los que hay que disparar en la cabeza para detener su avance. Como argumento de película o videojuego estaría bien, pero esto es nuestro día a día aquí.

Hablamos con un español recién llegado de Siria donde ha luchado contra Estado Islámico. Leer más aquí.

Héctor Arroyo patrulla muy cerca del frente. A tan sólo 300 metros se encuentran las líneas enemigas. (Imagen por Julio L. Zamarrón/Disopress)

Se habla de que en lado rebelde y en el ejército de Novorrosia participan fuerzas especiales rusas, ¿es esto cierto?
Aquí he conocido cientos de voluntarios rusos, por supuesto todos tienen conocimientos militares ya que en Rusia el servicio militar es obligatorio e incluso muchos de ellos son ex militares. Pero repito, son voluntarios como lo soy yo.

Tras los acuerdos de Minsk se acordó un alto el fuego, ¿está siendo respetado?
Cada vez que se llega a un acuerdo nuestros oficiales nos dan la orden de silencio, queda terminantemente prohibido disparar. Ni siquiera se nos permite ir al campo de tiro para que no sea considerado una provocación y pueda ser el inicio de un combate. Por su lado no pasa un día que no nos ataquen con fuego de artillería, morteros, etc.

Si recibir fuego de tanque cuatro días después de que supuestamente se retiraran del frente es respetar los acuerdos, sí se respetan.

¿Cuál está siendo el papel de la OSCE? ¿Existe cierta permisividad?
Encuentro bastante curioso que después de recibir la visita de la OSCE hayamos sufrido ataques bastante precisos de artillería sobre posiciones que difícilmente podría conocer el enemigo. O ver como un convoy de la OSCE abandona una base ucraniana y éstos empiezan a disparar. No sabría decir si son muy buenos o muy malos en su trabajo.

¿Qué tipo de intereses se esconden para ti tras esta guerra? ¿Cuál es el papel de la Unión Europea?
Para empezar podemos encontrar oscuros personajes que como buitres aprovechan estas situaciones para alimentarse y desangrar un país que agoniza en medio de una guerra civil. La Unión Europea utiliza este escenario para desestabilizar y moldear una Europa en ruinas cada vez más llena de grupos "políticos" de extrema derecha. Esto refuerza los propósitos de los que quieren alargar el negocio llevándonos a una situación cada vez más desesperada. Por otra parte , la UE sigue siendo la puta barata de los Estados Unidos que hacen con nosotros lo que les da la gana sin que nuestros "líderes" opongan la más mínima resistencia. Lo que aquí ocurre debe ser un toque de atención para todos nosotros, debemos trabajar para que conflictos como éste no lleguen a producirse.

Hace más de un año que el conflicto dejó de tener repercusiones en los medios de comunicación internacionales. ¿Crees que existe algún motivo político o algún tipo de pacto de silencio?
Creo que estamos acostumbrados a esto. Utilizan una noticia para desviar la atención de otra y luego nos saturan con la primera para que a la gente deje de importarle. Una vez que consigues que el pueblo deje de prestar atención tienes vía libre para cometer todos los crímenes que quieras.

¿Cómo es la vida en primera línea?
Vivimos en trincheras o casas destruidas. Hasta la cosa más cotidiana se convierte en un reto aquí: pasas frío, hambre y sueño. Supongo que es algo parecido a lo que se vivió en la Segunda Guerra Mundial. Aquí no hay bases protegidas con McDonald's donde pasar la tarde.

¿Que ha sido hasta el momento para ti lo mejor y lo peor de esta guerra?
Lo mejor sin duda es toda la gente que he conocido. He pasado de una familia pequeña a tener cientos de hermanos y hermanas, padres y madres, abuelos y abuelas. Sentir que esta tierra te acoge da fuerzas para seguir adelante. Lo peor es ir perdiendo a algunos de esos hermanos en el camino y, por supuesto, las cosas que he tenido que ver y vivir. Supongo que tardaré algún tiempo en poder dejar eso atrás.

Hay quien pudiera pensar que esto es sólo el entretenimiento de un chico joven en su búsqueda de adrenalina, una especie de juego de soldaditos.
Si buscara adrenalina me iría a hacer paracaidismo que es más barato y no tengo que cruzar medio mundo. Respecto al juego de soldaditos, ya tendré tiempo de tomarme unas cervezas mientras juego al 'Call of Duty' con mis amigos cuando vuelva. Aquí soy un soldado de Novorussia y día a día defiendo esta tierra. Vine aquí para defender a un pueblo que estaba siendo masacrado, un pueblo que se alzó y plantó cara demostrando que es posible luchar contra el orden establecido. Creo que es algo por lo que merece la pena arriesgar la vida. Entiendo que mucha gente no lo entienda ya que su mayor preocupación en este mundo es cuando saldrá el nuevo Iphone.

¿No es el resultado de una especie de inconsciencia?
El primer viaje tenía mucho de inconsciencia ya que no sabía en absoluto donde me estaba metiendo ni cómo era vivir una guerra. Pero era una inconsciencia asumida ya que las ganas de luchar por un mundo mejor pesaban más que el miedo a la muerte. La decisión de regresar fue mucho más difícil debido a que sabía perfectamente a donde venía. Sabía lo que se siente al pasarte las balas a escasos centímetros de tu cabeza. Sabía lo que es estar en medio de un bombardeo de artillería y el sentimiento de que es posible que no regrese con vida estaba más presente en mi cabeza.

'Intento ayudar a la gente que ha sido bombardeada por un régimen fascista'. Leer más aquí.

Héctor Arroyo en uno de los escondrijos que tienen para esconderse de los ataques del ejército ucraniano. (Imagen por Julio L. Zamarrón/Disopress)

¿Cuál es la relación con la población civil? ¿Cuál es su situación general a estas alturas de la guerra?
Los civiles se muestran muy agradecidos con nuestra presencia. En mi caso cuando se enteran que soy español algunos se quedan impresionados de que haya venido de tan lejos a ayudarles y muchos otros se emocionan ya que sus antepasados lucharon en la Guerra Civil española. Durante las guardias nos traen bollos y té caliente para aguantar las frías noches. Su situación es algo complicada ya que en esta zona llevan más de un año sin agua corriente porque la estación de bombeo se encuentra en territorio ucraniano. Es el segundo invierno que pasan en guerra y aquí un invierno en situaciones normales ya es suficientemente duro.

Decidiste volver pese a tener un proceso abierto en la Audiencia Nacional. ¿Por qué? ¿No fue un poco arriesgado ignorar un procedimiento judicial abierto en las altas instancias? ¿Qué piensas de acusaciones como la que vuestros actos pueden afectar a la neutralidad de España?
Es algo que estuve sopesando durante mucho tiempo, más por mi familia que por mí mismo, pero al final decidí que era más importante continuar la lucha y más adelante afrontar las repercusiones de mis actos. La neutralidad de España en este conflicto es inexistente así que es imposible vulnerarla, de todas formas opino que los actos aislados de individuos no son suficientes como para crear un problema diplomático. Menos aún cuando ninguno de nosotros hemos venido aquí en representación de España o portando escudos o banderas españolas.

Finalmente, la Audiencia Nacional archivó vuestro caso. ¿Cómo recibiste la noticia, ha variado en algo tu situación?
Era algo que esperaba, ya que bajo mi punto de vista nuestras detenciones no fueron más que un aviso para intentar frenar a toda la gente que tenía ganas de acudir al Donbass. Ha sido un alivio, sobre todo para mi madre.

¿Cómo te encuentras personalmente? ¿Cuándo piensas volver? ¿Cómo piensas que será la vuelta tras la resolución?
Personalmente me encuentro bien, puede parecer mentira, pero nos pasamos gran cantidad del día riendo, incluso cuando nos bombardean. Hay que tomarse esta situación con humor si no quieres acabar quemado en un mes. Tengo la idea de quedarme aquí hasta que el conflicto acabe o al menos hasta que una verdadera paz se vea en el horizonte. Espero que el hecho de archivar la causa signifique que no quieren tomar más medidas contra la gente que está o ha estado aquí y poder volver a España sin más problemas.

¿Qué pensó tu familia cuando decidiste volver?
Mi madre sabía que desde el primer día me arrepentía de haber regresado a España y que quería volver a Novorussia así que tuvo tiempo para asimilarlo, como cualquier madre no quiere que le pase nada malo a su hijo pero está muy orgullosa de lo que hacemos aquí. Mi hermana se enteró a posteriori y aunque tenemos maneras diferentes de ver el mundo creo que también está orgullosa.

¿Cómo ves la evolución en los meses próximos?
Mientras no se respeten los acuerdos de Minsk no se podrá alcanzar una tregua real y el pueblo de Novorussia tendrá que seguir luchando. Creo que antes de que llegue el invierno se reavivará el conflicto para después quedar estancado mientras dure el frío.

¿Algo que añadir?
Recordar a todo el mundo que la guerra continúa y que no vamos a retroceder ni un centímetro ante las hordas fascistas por mucho apoyo externo que reciban. El pueblo de Novorussia no se rinde ya que eso significaría condenar a sus hijos a un futuro oscuro sin esperanza. ¡Slava Novorussia!

Estamos en una guerra, en brigadas que matan' — Hablamos con uno de los españoles que permanecen en el frente prorruso del Donbass en Ucrania. Leer más aquí.

Héctor Arroyo descansando pero siempre con su arma cerca. (Imagen por Julio L. Zamarrón/Disopress)

Sigue a VICE News En Español en Twitter:@VICENewsEs

Tagged:
VICE News
Donbass
Europa
Rusia
Audiencia Nacional
OTAN
antifascista
pro rusos
antiracista
novorussia