Publicidad
Europa

Sentinel-2A: el nuevo ángel de la guarda de la Tierra

Incendios forestales, campos de refugiados, contaminación ilegal, zonas afectadas por sequías: el satélite proporcionará una nueva imagen completa de la Tierra cada 10 días.

por Pierre Longeray
25 Junio 2015, 7:50am

Image via ESA/ATG medialab

El satélite Sentinel-2A de la Agencia Espacial Europea (ESA) se puso en órbita el lunes desde la base de Kourou en la Guayana Francesa. Este pequeño satélite de una tonelada de peso, equipado con cámaras a color y de infrarrojos, llevará a cabo misiones de vigilancia sobre medioambiente en el marco de la misión de la ESA llamada Copérnico — un ambicioso programa de observación de la Tierra.

Despegue del cohete Vega con el Sentinel-2A a bordo, el lunes, desde la base de Kourou en la Guayana Francesa.

"El Sentinel-2A permitirá observar la evolución de la vegetación, de las costas, de los lagos y de los ríos, pero también de los glaciares y, de todo esto, desde el espacio", explicaba este martes a VICE News Josef Aschbacher, el principal coordinador de las misiones de observación de la Tierra de la ESA y responsable de Copérnico.

El lunes por la noche a las 22:51 y 58 segundos (hora local), el cohete Vega fue lanzado desde Kourou para poner en órbita a Sentinel-2A, desarrollado por Airbus Defensa y Espacio. Unos 54 minutos después del despegue, el satélite se separó de su vehículo de lanzamiento y ha desplegó su panel solar. Se espera que la fase operativa comience en tres o cuatro meses, según la ESA.

Después de separar el módulo AVUM Vega y una vez estabilizado, Sentinel-2A despliega sus paneles solares. (Imagen vía ESA)

Gracias a su cámara multiespectral de 13 bandas (para ver en 13 colores) podrá jugar el papel de supervisor de la evolución del planeta. Por ejemplo, las cámaras infrarrojas le permitirán controlar el índice de clorofila y de agua en los bosques, explica Volker Liebig, director del programa de observación de la Tierra de la ESA. Esto hará que sea posible conocer desde el espacio si el suelo necesita aportaciones de agua o no, tal y como explica a la AFP François Spoto, jefe de proyecto de Sentinel-2 de la ESA. Datos inestimables para la agricultura.

Vídeo que explica el trabajo del generador de imágenes multiespectrales Sentinel-2A (vía ESA)

Además de las misiones de vigilancia sobre la evolución a largo plazo del medioambiente — esenciales para entender y medir el cambio climático — el Sentinel-2A se puede utilizar en caso de "desastres naturales y crisis humanitarias", explica a VICE News Josef Aschbacher. El satélite ayudará a identificar los campos de refugiados, monitorear el progreso de desastres como los incendios forestales, inundaciones y deslizamientos de tierra. "Va a ser muy útil para evaluar con precisión los daños después de un desastre natural", dijo Aschbacher.

La tercera utilidad potencial del satélite es que puede ser utilizado para llevar a cabo operaciones de seguridad y ayudar a identificar diversas actividades nocivas para el medioambiente como la contaminación ilegal.

Según el comunicado de Airbus, el satélite gira en órbita de 786 kilómetros por encima de la Tierra y cubre una franja de 290 kilómetros de ancho, lo que permite obtener imágenes con una resolución de hasta 10 metros. El satélite puede dar la vuelta a la Tierra en 100 minutos.

"El Sentinel-2A dará una imagen completa de la Tierra cada 10 días", dice Josef Aschbacher. La recopilación de datos es fundamental para el especialista de la ESA. Al multiplicar los viajes alrededor de la Tierra, el nuevo satélite permitirá hacer el seguimiento de la evolución del planeta prácticamente en tiempo real. Él explica que los satélites estadounidenses y franceses ya en servicio —respectivamente bautizados Landsat y Spot — también son capaces de llevar a cabo tales misiones pero son menos eficaces y menos precisas.

"Necesitamos, por ejemplo, 16 días de satélite Landsat para ofrecer una imagen completa de la Tierra [contra los 10 que necesita Sentinel] y tiene una resolución de 30 metros contra los 10 metros del satélite europeo", compara Aschbacher. "El satélite francés SPOT está equipado con 4 bandas espectrales. Con 13 bandas, el Sentinel-2A puede capturar muchos más matices de color, por lo que será posible distinguir una nube de hielo o de nieve".

El Sentinel-2A es parte de Copérnico, el programa europeo para la vigilancia de la Tierra desarrollado por la ESA. Copérnico finalmente tendrá una serie de satélites — todos bautizados como Sentinel. El hermano pequeño de Sentinel-2A — Sentinel-1A — ya se puso en marcha en abril de 2014 y recoge información sobre la superficie de la Tierra gracias a un instrumento de radar. Se espera que la generación de Sentinel-3 permita llevar a cabo una misión de observación de los mares y océanos. Sentinel-4 y 5 se dedicarán a la atmósfera. Por último, el Sentinel-6 deberá ser capaz de medir los cambios en el nivel del mar.

Cada satélite Sentinel funciona de forma doble, una versión A y versión B, que permiten reducir a la mitad el tiempo necesario para proporcionar sus mapas. Sentinel-1B y Sentinel-2B deben ponerse en marcha en 2016. Así que a mediados de 2016, un nuevo mapa de la Tierra (con sus bosques, glaciares ...) estará disponible cada 5 días.

El programa Copérnico tiene un presupuesto de 4,3 mil millones de euros — financiado por la Comisión Europea — para el período 2014-2020. ESA pondrá a disposición del público los datos recogidos por su tropa de Sentinel en una plataforma dedicada para ello. Por lo tanto, las empresas y los investigadores se beneficiarán de la política de datos abiertos gratuita defendida por la ESA.

Sigue a Pierre Longeray en Twitter: @PLongeray

Ilustración de Sentinel-2A sobre la Tierra. Imagen vía ESA.

Tagged:
VICE News
refugiados
francia
Cambio climático
esa
sequía
Agencia Espacial Europea
medioambiente
incendios forestales
satelite
landsat
Sentinel-2A
guayana francesa
kourou