Publicidad
EEUU

Por qué Texas es el lugar con más personas sin cobertura médica de EEUU

Las dos principales ciudades del estado texano, Dallas y Houston, tienen los porcentajes de personas no aseguradas más elevados de entre los mayores núcleos urbanos de EEUU, según los datos publicados la semana pasada por la oficina del censo.

por Kayla Ruble
19 Septiembre 2016, 10:20am

Imagen por Jim Young/Reuters

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un nuevo análisis de la oficina del censo de Estados Unidos ha desvelado dos de los principales motivos que explican por qué el estado de Texas tiene el índice más elevado de residentes sin seguro médico de todo Estados Unidos. Sucede que las dos ciudades más grandes, Dallas y Houston, son las zonas metropolitanas menos aseguradas de todo el país.

La oficina del Censo ha clasificado a las mayores ciudades del país de acuerdo con su cifra de ciudadanos no asegurados. Houston y Dallas son la primera y la segunda de la lista, mientras que San Antonio — la tercera ciudad más grande de Texas — ocupa la cuarta posición por detrás de Miami, la única ciudad no texana del top cuatro.

El sistema de salud de Texas ya fue sometido a un exhaustivo escrutinio durante el pasado mes de agosto después de que varios informes delataran que el índice de mortalidad entre las madres texanas se ha duplicado en los últimos años.

El promedio actual señala que mueren 30 madres de cada 100.000 que dan a luz, una cifra muy superior a las 23 que determina el promedio del país, y una cifra mucho, pero que mucho peor, que la de cualquier país industrializado.

Los elevados índices de ciudadanos sin seguro médico se explican por el hecho de que Texas gestionara negligentemente la expansión de la cobertura de la llamada Medicaid — la tarjeta médica para familias sin recursos — como parte del programa de Cuidados Médicos Asequibles. Así lo concluyen, al menos, los datos del censo.

El presidente del país, Barack Obama impulsó en su día una campaña para favorecer la inclusión en el sistema sanitario de los más pobres — la llamada Obamacare —, una medida cuyos efectos empezaron a advertirse a partir de 2014. Desde entonces los índices de personas aseguradas han crecido sustancialmente, especialmente en aquellos estados que se acogieron a la provisión Medicaid.

Sin embargo, Texas se convirtió en uno de los 19 estados que declinó adoptar esa parte de la ley. Y ahora sus vecinos están pagando duramente las consecuencias de aquella decisión — especialmente en las zonas urbanas.

Texas cuenta con una población de cerca de 30 millones, de manera que integrar la Medicaid en el estado tendría una inmediata repercusión en las estadísticas totales del país. Claro que el fracaso a la hora de introducir la ley ha provocado que millones de personas estén viviendo ahora desprovistas de seguro médico.

La situación ha provocado fuertes disensiones en el sistema médico estadounidense y está afectando a la salud pública de la nación. La gente que no tiene seguro médico acostumbra a recurrir a los servicios de urgencias en busca de cuidados básicos, y enfermedades crónicas como la diabetes se quedan, a menudo, sin ser tratadas.

Si eres pobre lo tienes más difícil para conseguir un trasplante en EEUU. Leer más aquí.

"El sistema es insostenible", cuenta Kristie Loescher, una experta en políticas de asistencia sanitaria en la Universidad de Texas. "Se está cortando por lo sano un aspecto fundamental para la productividad de cualquier comunidad. Cuando la gente tiene que lidiar con sus enfermedades y con la atención médica sin ningún cuidado asistencial, entonces el índice de enfermedades y de muerte se dispara de manera intolerable".

Los bajos índices de seguros médicos de Texas expresan una tendencia nacional. Sucede que por todo el país, las cifras de personas sin seguro se disparan entre aquellos cuyas rentas son más bajas. Y en el caso de Texas, sucede que las ciudades del estado son las que tienen los índices de pobreza más elevado de toda la nación.

La ausencia de seguros médicos también se ha convertido en un problema en las zonas rurales, donde la escasez de suministro de atención médica ya es un problema proverbial.

Las cifras de seguros de las ciudades acostumbran a reflejar las políticas generales del estado. Así lo asegura Jennifer Cheeseman Day, auxiliar de dirección en el departamento de salario, pobreza y salud de la Oficina del Censo. Tal y como explica, en Texas, el factor principal es el fracaso en de la campaña de integración de la medicaid.

En 2013 el 27 por ciento de los texanos se quedaron desprovistos de seguro médico, una cifra que en 2015 había caído hasta el 17 por ciento. Más allá de la frontera de Texas, en la vecina Arkansas, las cifras han caído más que en ningún otro estado del país gracias a la expansión de la medicaid. Se ha pasado del 22,5 por ciento de 2013 al menos del 10 por ciento de 2015.

Sigue a Kayla Ruble en Twitter: @RubleKB