Drogas

La marihuana legal genera tantos beneficios en efectivo que los bancos están asustados

Un informe señala que los ingresos generados por la industria de la marihuana en EEUU serán astronómicos. Sin embargo, muchos bancos se muestran recelosos a gestionar tales beneficios ya que temen que se les impongan restricciones a nivel federal.

por Tess Owen
08 Febrero 2016, 8:55am

Photo de Robert Galbraith/Reuters

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La marihuana legal ya se ha convertido en la industria de crecimiento más próspero en Estados Unidos. Así lo concluye un informe de investigación sobre el flamante mercado en el que se detalla que las ventas de marihuana en los estados que han autorizado su venta aumentó un 80 por ciento el año pasado, hasta rebasar los 5 mil millones de beneficios — y que la mayor parte de tales transacciones fueron consumadas con dinero en metálico.

Mientras el negocio de la marihuana legal sigue floreciendo — son ya 23 estados más Washington DC los que han bendecido el uso de la marihuana terapéutica, y otros cuatro los que permite la venta de la misma para uso recreacional — lo cierto es que la droga se sigue considerando como una sustancia estrictamente prohibida de acuerdo con la ley federal. Y eso significa que los bancos, cuyo funcionamiento está regulado por la ley federal, siguen resistiéndose a incorporar como clientes a las tiendas legales de venta de productos derivados de la marihuana por miedo a entrar en conflicto con las leyes vigentes contra el blanqueo de dinero. La situación ha provocado que los prósperos emprendedores que se dedican al negocio de la marihuana se estén viendo obligados a manejar ingentes cantidades de dinero en metálico de manera cada vez más comprometedora.

El pasado mes de julio, un grupo de senadores introdujo en la cámara estadounidense la llamada Ley de Acceso a los Bancos del Negocio de la Marihuana. El objetivo de la misma no era otro que tender un puente entre los emprendedores y los bancos, habida cuenta de las trabas a nivel federal con las que ambos se están topando.

"Obligar a hombres y a mujeres de negocios que están trabajando bajo el marco de la ley del estado de Oregón, a desplazarse de un lado a otro cargando bolsas deportivas plagadas de dinero es una invitación al crimen y al comportamiento ilegal", ha expresado el senador demócrata por Oregón Jeff Merkley. "Es hora de permitir que todos esos bancos respalden un negocio a todas luces legal, de que dejen de temer por las implacables represalias del gobierno federal".

El senador de Colorado Cory Gardner se hizo eco de las mismas preocupaciones. Según él, el hecho de que los bancos se nieguen sistemáticamente a suministrar los servicios financieros más elementales "ha obligado a la industria a adoptar un sistema de pagos exclusivamente en metálico que resulta una invitación a la actividad criminal y que pone en riesgo a todo el estado de Colorado".

Cómo la marihuana legal perjudica el mercado negro y a los cárteles mexicanos. Leer más aquí.

La oficina Fourth Corner de Credit Union en Denver tenía grandes esperanzas de convertirse en la primera institución financiera del país en servir a la industria de la marihuana. Sin embargo, el plan del banco fue fulminado el año pasado después de que el Federal Reserve Bank de Kansas City, que supervisa la actividad económica en el estado de Denver, rechazara la solicitud de Fourth Corner para gestionar las cuenta de la industria de la hierba. La oficina de Fourth Corner decidió entonces llevar el caso a los tribunales, sin embargo el juez del distrito R.Brooke Jackson desestimó la demanda a principios de mes al considerar que el acuerdo "facilitaría la actividad criminal".

El departamento de Justicia ha publicado sus "directrices" para aquellos bancos que deseen gestionar el dinero proveniente de la marihuana. Según ha comunicado el organismo, los legisladores y los fiscales bancarios se abstendrán de investigar a los bancos que puedan estar trabajando activamente con empresarios del sector de la marihuana. Claro que las directrices también dejan bien claro que "el departamento de Justicia se reserva el derecho de imponer las leyes federales, incluyendo aquellas que versan sobre la marihuana, sin perjuicio de cuál sea la ley vigente en el estado". Además, subraya que las instituciones financieras tienen el deber de denunciar "cualquier actividad sospechosa".

En su fallo sobre el caso de Fourth Corner, el juez Jackson concluye, básicamente, que las directrices del departamento de Justicia no tienen ningún valor y que los bancos deberían seguir respetando el imperio de la ley y eludir implicarse en el negocio de la marihuana.

"Todos estos documentos que contienen las directrices a seguir simplemente sugieren que tanto los fiscales como los reguladores bancarios "miren hacia el otro lado cuando a las instituciones financieras no les importe que vulneren la ley", ha contado Jackson. "Y obviamente, un tribunal federal no puede hacer la vista gorda".

Mira el documental de VICE News: Dentro del millonario negocio de la marihuana en Estados Unidos: qué verde era mi hierba:

Mientras tanto, se espera que más estados abracen la legalización — ampliando todavía más una industria a la que se obliga a cerrar sus transacciones en metálico. Se espera que Pensilvania, Florida, Ohio y Missouri promulguen sus respectivas leyes para acoger la marihuana legal en 2016, mientras que California, Nevada, Arizona, Massachussets, Maine, Rhode Island y Vermont podrían contemplar adoptar la venta de marihuana con fines recreativos.

Habida cuenta de la velocidad a la que se expande su mercado, la industria de la marihuana legal prevé generar 6.700 millones de dólares en 2016, una cifra que supone un incremento del 25 por ciento respecto a la registrada el año pasado. La proyección de crecimiento es fulminante y contempla alcanzar los 21,8 mil millones de dólares en ventas en el año 2020, según el informe publicado la semana pasada por sendas organizaciones californianas especializadas en el mercado de la marihuana: ArcView Market Research y New Frontier.

El aceite de marihuana concentrada, ¿es realmente peligroso o simplemente coloca mucho? Leer más aquí.

Lo que parece claro es que no se vislumbra ninguna solución a corto plazo al enredo bancario, pese a que ya son varios los candidatos presidenciales que han abogado por que la marihuana deje de estar contemplada en el articulado estadounidense como una droga dura, una categoría en la que está acompañada de sustancias como la heroína y el LSD. La marihuana todavía forma parte legalmente de un grupo de sustancias condenadas por el gobierno por ser altamente adictivas y estar desprovistas de valor médico alguno, algo que el uso terapéutico de la marihuana ya contradice de por sí. De tal forma, si se logra que la marihuana deje de estar contemplada en tal listado, la medida permitiría que los bancos puedan abrir sus puertas a los negocios relacionados con la marihuana.

Y, a pesar de las restricciones federales, un puñado de oficinas locales de Credit Union y de otras instituciones promovidas por el estado en Washington y Oregón han consentido que algunos vendedores de marihuana puedan abrir cuentas en sus oficinas. Así la web Leafly, que agrupa a varios participantes del negocio de la marihuana, ha proclamado que existen informaciones archivadas por la oficina del departamento Tesoro para prevenir los Delitos Financieros, que prueban que al menos 266 instituciones financieras de todo el país, tienen cuentas pertenecientes a empresarios y empresarias de la industria de la marihuana. Existen, además, determinados métodos alternativos, que permiten a los clientes de las tiendas legalizadas de marihuana pagar con tarjeta de crédito. Sin embargo, de momento, la gran mayoría de los cogollos verdes seguirán siendo adquiridos con dólares verdes.

Sigue a Tess Owen en Twitter: @misstessowen

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs