Noticias

¿Tienes 6 mil pesos? Así puedes comprarle un arma al Ejército

Aunque el nuevo decreto de AMLO sobre la Guardia Nacional encendió las alarmas sobre la compra de armas, es un derecho que los mexicanos tienen desde hace años. En VICE nos metimos a averiguar cómo se compra un arma legalmente y qué requisitos te piden.

por Enrique Alvarado
28 Marzo 2019, 1:00pm

La Sedena tiene a la venta más de mil 630 pistolas, rifles y escopetas diferentes. Foto: Cuartoscuro

Artículo publicado por VICE México.

Un falso debate encendió las redes sociales: hace unos días circularon comentarios de que ya podíamos comprarle armas al Ejército, pero eso no es cierto: siempre hemos podido hacerlo. Bueno, al menos desde 1857.

El decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) con el cual se anuncia la entrada en vigor de la Guardia Nacional, trajo consigo modificaciones a la Constitución Política de México, que incluyen la derogación parcial de dos artículos, la adición de párrafos en el 21 constitucional y una decena de reformas, aunque lo más sonado en redes fueron las modificaciones al artículo 10 y la compra de armas.

Con la publicación del documento, firmado por Andrés Manuel López Obrador desde el pasado 22 de marzo y publicado el día 25, se creó una confusión y muchos creyeron que se autorizaba la compra de armas, cuando este derecho está contemplado desde la Constitución de 1857 y actualmente puede materializarse con tan solo 6 mil pesos.

Anteriormente, este artículo constitucional ya mencionaba que “los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos tienen derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa” dentro de su domicilio, con excepción de las de uso exclusivo del “Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Guardia Nacional”. La redacción actual sustituye los nombres de los cuerpos de seguridad por “Fuerza Armada permanente y los cuerpos de reserva”, con lo cual se reitera la integración de la Guardia Nacional a las tropas mexicanas. Fuera de eso, el artículo 10 permanece intacto.


El cártel de la comida.


El periodista Jorge Alejandro Medellín, experto en las fuerzas armadas, explica a VICE que el decreto de AMLO es una especie de blindaje jurídico que el gobierno federal le está poniendo a la Guardia Nacional en la Constitución, ya que está concebida como una institución permanente y la está dotando de características, pero en lo tocante a la venta de armas a personas civiles no hay ningún cambio y se mantienen las mismas restricciones.

“Eso está en la Constitución desde hace más de medio siglo, se repite el texto de la ley de armas de fuego y explosivos, les llamó la atención porque hay muchos espacios en blanco, pero no hay nada nuevo (…) tú como particular tienes que seguir el abc que viene en la ley de armas de fuego y explosivos”, comentó el comunicador a VICE.

Actualmente la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) es la que concentra el monopolio de las armas en México y en su catálogo de ventas hay más de mil 630 pistolas, rifles y escopetas diferentes, además de miles de municiones de distintos calibres disponibles. Aunque la mayoría son para practicar tiro deportivo o son para personas que trabajan en la milicia, hay por lo menos 440 pistolas y revólveres de 18 modelos distintos para protección a domicilio y algunas incluso se pueden comprar por menos de 6 mil pesos.

Burocracia armamentista

Aunque el trámite puede resultar engorroso y no se compara con la facilidad que hay en Estados Unidos para adquirir armas en los estados sureños, comprar una pistola o un rifle en México es un trámite que puede llevar aproximadamente dos meses y en el que los documentos solicitados no son muy distintos a los que piden para tramitar una identificación oficial o en un nuevo empleo.

De acuerdo con el sitio La Armería, de la Secretaría de la Defensa, existen dos formas de obtener un arma de fuego legalmente: una es exclusivamente para elementos de las fuerzas armadas y el otro proceso es para personas civiles. En ambos casos el trámite completo tarda aproximadamente dos meses, el pago puede facturarse e incluso te otorgan un permiso de transporte temporal de entre 24 y 72 horas, en las cuales se puede documentar el arma en vuelos comerciales.

Para las personas civiles que estén interesados en comprar un arma al Ejército con fines de protección domiciliar, debe tratarse de una que tenga máximo calibre 0.380 en pistolas tipo escuadra y calibre 38 especial en caso de un revolver.

En el caso de los rifles y escopetas para actividades deportivas como tiro y caza, los parámetros son diferentes. Primero hay que pertenecer a un club de tiro o caza y poder comprobarlo. En ese caso puedes acceder a escopetas o rifles que no sean automáticos como una ametralladora y se prohíben los calibres 0.30, 0.223 y 7.62.


El motín. Cuando los reos tienen hambre


En cuanto a los documentos solicitados por las autoridades militares, es necesario presentar comprobante de domicilio, acta de nacimiento, identificación oficial, clave única de registro de población (CURP), la cartilla del servicio militar liberado, una carta de tu lugar de trabajo donde se especifique el cargo, sueldo y antigüedad, una carta de no antecedentes penales, además de los formularios de compra debidamente llenados.

El trámite se anuncia como gratuito, pero, aunque no lo es del todo, los únicos dos pagos que se deben realizar no superan los 100 pesos. El interesado en adquirir un arma debe pagar 35 pesos por concepto de registro de arma, más otros 85 pesos por la venta.

Cabe señalar que las gestiones se realizan según el tipo de arma y no por modelo. Es decir, si el permiso extraordinario para la adquisición de armas de fuego, cartuchos y accesorios, otorgados a personas físicas (Sedena 02-040) resulta aprobado, el interesado puede elegir el arma que mejor le parezca y se adapta a su presupuesto. Las compras pueden pagarse en efectivo con pesos mexicanos o con tarjeta de crédito y débito como en cualquier establecimiento comercial.

Además, la única “tienda” de armas de la Sedena se encuentra en la Dirección de Comercialización de Armas y Municiones (DCAM), ubicada en la zona militar de la alcaldía Miguel Hidalgo, cerca del Hipódromo de las Américas. Aunque esta tienda de armas abre de lunes a sábado, como cualquier comercio, no cuenta con publicidad ni anuncios por ningún lado.

Catálogo mortal

Si alguna persona con interés en comprar un arma para defensa propia logra superar las trabas burocráticas del Ejército mexicano, el aliciente es que pueden tener acceso a un amplio catálogo, actualmente solo disponible en internet y en la Dirección de Comercialización de Armas.

El armamento que la Sedena pone a disposición de los ciudadanos interesados son 788 modelos para caza y tiro deportivo; 407 ejemplares exclusivas para personal militar y 441 para protección a domicilio. De estas últimas, el arma con mayor número de existencias en los inventarios es una pistola automática marca Glock, calibre 0.380, con cañón de cuatro pulgadas. Hay 143 piezas disponibles y cada una puede comprarse en 630 dólares (aproximadamente 12 mil pesos), aunque no es la más cara.

El arma de fuego para protección a casa habitación más costosa que se puede comprar legalmente en el país, es un revólver de la marca Colt, calibre 0.38 especial, con un precio de mil 036 dólares (aprox. 19 mil 900 pesos). Hay 12 ejemplares de este modelo en las bodegas del Ejército y su precio se debe a que es el modelo Cobra hecha de acero inoxidable. Con acabado mate, cañón de dos pulgadas, cacha de hule y la mira delantera elaborada de fibra de vidrio.

Otra arma igual de costosa es la pistola de cañón largo marca Kriss, de venta en 947 dólares (aprox. 18 mil pesos). Actualmente la Sedena tiene disponible una decena, todas de calibre 0.22, con cañón de ocho pulgadas, miras abatibles y presentadas en color negro, como asegura el catálogo oficial.


La Cosmopolitana enfermó a 10 mil reos con comida contaminada.


Por el contrario, el arma de fuego más barata que vende el Ejército es un revólver de la marca italiana Chiappa. Su precio es de aproximadamente 248.82 euros (5 mil 400 pesos), con balas calibre 0.22 para rifle largo y su cacha está hecha de madera.

Además de las mencionadas, hay otras armas que se pueden comprar por menos de 10 mil pesos como la pistola semiautomática marca Trejo, por 7 mil 800 pesos, otros modelos de la marcha Chiappa e incluso una semiautomática calibre 0.380 de la marca mexicana Mendoza, por 9 mil 500 pesos.

El límite para los usuarios que quieran adquirir un arma es un arma corta para protección del hogar y hasta nueve armas largas para tiro y caza. Si una persona llega a 10 armas la Defensa Nacional ya no puede venderle más.

La Secretaría, encabezada actualmente por Luis Crescencio Sandoval, también especifica que el permiso de portación es temporal, por lo cual el arma para protección de domicilio no puede salir de la casa y en el caso de las armas para tiro y caza se puede tramitar un permiso especial de transporte, pero sólo en 10 de los 32 estados que conforman la República.

País de armas

Aunque la forma de comprar un arma en México limita el acceso para muchas personas y el Ejército tiene una suerte de monopolio, eso no ha impedido el flujo de pistolas, rifles, fusiles, escopetas y ametralladoras entre la población ni que sean las armas con las que se cometen múltiples asesinatos.

Así quedó demostrado durante las operaciones antidrogas y el famoso operativo Rápido y furioso, entre 2006 y 2011, donde el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) introdujo ilegalmente armas al país para rastrear a los cárteles y solo provocaron más asesinatos. Center for American Progress señala en su informe Beyond Our Borders que entre 2011 y 2016 más de 106 mil armas provenientes de EU estuvieron involucradas en crímenes dentro de territorio mexicano.

Con el conflicto por las drogas de fondo, el uso de las armas dejó de ser un artículo exclusivo de policías, personas dedicadas a la seguridad privada y soldados, y pasó a formar parte de la cotidianeidad en las notas sobre seguridad. Tan solo entre 2015 y 2018 en México se han cometido 2 mil 720 asesinatos con armas de fuego, entre ellos 480 feminicidios y mil 120 homicidios dolosos.


El gobierno de AMLO negocia deuda millonaria con empresa que enferma a prisioneros.


En la Ciudad de México, por ejemplo, se abrieron más de 8 mil 500 carpetas de investigación por delitos relacionados con armas de fuego, como portación ilegal, lesiones dolosas, lesiones imprudenciales y disparos al aire, durante el mismo periodo 2015-2018. Del total de las averiguaciones, 2 mil 400 fueron por homicidios con arma de fuego.

Enrique Alvarado en Twitter: @kikin_agz

Sigue a VICE Noticias en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
armas
ejército
Pistolas
amlo
escopeta
Guardia Nacional