Publicidad

Según un estudio, cerrar Facebook te hará más feliz y menos informado

Los investigadores midieron el estado de bienestar de cientos de personas que cerraron Facebook por un mes. Estos fueron sus descubrimientos.

por Daniel Oberhaus; traducido por Paola Llinás
06 Febrero 2019, 12:00am

Imagen: Shutterstock 

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

El pasado marzo, eliminé mi cuenta de Facebook y nunca me arrepentí. En el año desde que dejé Facebook (y todas las demás plataformas de redes sociales), he experimentado una mejora significante en mi calidad de vida: gasto más tiempo en mis hobbies, me siento menos ansioso y enojado a causa de mi exposición constante al ciclo de noticias, tengo un lapso de atención mucho más largo, y me siento más presente en el momento cuando estoy con familia o amigos.

Por supuesto, todo el mundo es diferente, y sería fácil desestimar mi experiencia positiva y subjetiva de después de eliminar Facebook como una anomalía o racionalización. Pero de acuerdo con un gran nuevo estudio realizado por investigadores en Stanford y la Universidad de Nueva York, estoy lejos de ser el único.

El estudio hecho al azar, que aún no ha sido revisado por pares, midió el bienestar de cientos de individuos durante un mes después de que abandonaron Facebook, y encontró que esa experiencia mejoró su bienestar subjetivo, aumentó la cantidad de tiempo que gastaban en actividades que hacían fuera de Internet, y llevó a una reducción significativa del uso de Facebook después de que el estudio terminó.

"Yo esperaba más sustitución de Facebook a otras plataformas digitales—Twitter, Snapchat, navegación" le dijo al New York Times Matthew Gentzkow, un economista en Stanford y co-autor del estudio. "Eso no pasó, y por lo menos para mí, fue una sorpresa".

Sin embargo, no todas fueron buenas noticias. La reducción del uso de Facebook también llevó a un aumento en el tiempo en que las personas veían televisión solas y también resultó en que estuvieran menos informadas de los hechos sobre noticias políticas. Sin embargo, la salvedad del último punto es que también llevó a menos opiniones políticas polarizadas sobre los temas.

Los investigadores realizaron el estudio con 2.844 usuarios de Facebook en el periodo previo a las elecciones intermedias de Estados Unidos en noviembre. A los participantes, quienes fueron reclutados por medio de anuncios de Facebook, se les preguntó cuánto dinero estaban dispuestos a aceptar por dejar Facebook durante cuatro semanas, que es otra forma de preguntar cuánto valoraban un mes de acceso a Facebook. La mitad de los participantes que dijeron que abandonarían Facebook por menos de 100 dólares fueron seleccionados al azar para unirse al estudio de un mes de duración.

Los participantes en el estudio desactivaron sus páginas de Facebook por el mes entero y los investigadores verificaron que mantuvieran este compromiso al muestrear constantemente las URLs de sus perfiles de Facebook para asegurarse de que seguían desactivados.

Con base en encuestas de seguimiento dadas a participantes durante su abstinencia de un mes de Facebook y en el mes siguiente a cuando regresaron a él, los investigadores encontraron que dejar la plataforma de red social tuvo efectos tanto positivos como negativos.

"Las respuestas de nuestros participantes en las entrevistas de seguimiento muestran las diversas formas en que Facebook puede mejorar las vidas de las personas, ya sea como una fuente de entretenimiento, una forma para organizar una caridad o un grupo activista, o un salvavidas para quienes se sienten aislados", apuntaron los investigadores en su estudio.

Además, los investigadores argumentaron que Facebook es claramente valioso teniendo en cuenta la cantidad de tiempo promedio que gastan las personas a diario en la plataforma (cerca de 60 minutos) y la cantidad de personas que valoraron cuatro semanas de acceso en 100 dólares o menos. "Cualquier discusión sobre las desventajas de las redes sociales no deberían ensombrecer el hecho básico de que satisfacen necesidades profundas y generalizadas", escribieron los investigadores.

Por otro lado, los investigadores dicen que sus "resultados también dejaron en claro que las desventajas son reales". Por ejemplo, el hecho de que las personas usan Facebook notablemente menos después de tomarse un descanso, sugiere que "factores tales como la adicción y la tendencia a proyectarse podría causar que las personas usen Facebook con más frecuencia que como lo harían de otra forma". Asimismo, aunque dejar Facebook causa que las personas estén menos informadas, también los hace menos polarizados políticamente.

En general, los investigadores sugieren que los efectos negativos de Facebook son "lo suficientemente grandes para ser preocupaciones reales, pero también, en muchos casos, son más pequeños de lo que uno podría esperar teniendo en cuenta las investigaciones previas y las discusiones populares".

Los investigadores afirman que otras innovaciones, desde la literatura hasta la televisión y la energía nuclear, han tenido una trayectoria similar que parte del optimismo exagerado sobre su potencial hasta un rechazo alarmante sobre sus prejuicios. En cada uno de los casos, estas innovaciones todavía están con nosotros, pero las formas en que las usamos y las pensamos ha cambiado drásticamente con los años, en parte debido a investigaciones empíricas como este estudio.