Music by VICE

Apuntes sobre el origen de Red Bull Batalla de los Gallos

Cómo, cuándo y dónde surge esta competición, que marcó el antes y el después en el hip hop en español.

por Dante Conti; ilustración de Andrea C Ibáñez
02 Abril 2019, 5:56pm

Red Bull Batalla de los Gallos es la causante de que España y Latinoamérica sean reconocidos como el epicentro del freestyle a escala global, por sobre Estados Unidos o Francia y que, de ser un simple hobby para unos cuantos adolescentes en una plaza, se convirtiera en una disciplina artística reconocida, y con amplia salida laboral. ¿Cómo decidió esta multinacional respaldar el freestyle cuando aún no era un fenómeno de masas ni un deporte de alto rendimiento, allá por 2005?

Hoy el freestyle en español es una industria. Además de Batalla de los Gallos, hay un ranking internacional manejado por Urban Roosters donde los MCs ascienden según su rendimiento en determinadas competencias que otorgan puntos, dependiendo de en qué rango las haya situado la Federación de Freestyle Rap. Están las Freestyle Máster Series, alojadas en España, Argentina, y este año también en Chile y México, un ejercicio coordinado de ligas locales donde se convoca a los diez mejores de cada país para enfrentarlos entre ellos, a lo largo de nueve jornadas que estimulan la profesionalización del freestyle competitivo, con sistemas de ascenso y descenso (que varían dependiendo de la liga), contratos, criterios de juzgado claros, y públicos que buscan suprimir la subjetividad.

Eso no es todo. Existen periodistas y medios especializados como El Estilo Libre; representantes que manejan las agendas y cachés de los deportistas; un ejército de YouTubers como J.Daniels, Force, FJ, Deriam, Tess La y Verso, entre otros, que compiten por ver quién produce el contenido audiovisual más original; rigurosos analistas de Twitter que desglosan las batallas hasta el más minúsculo detalle, como Alto Punch o Soprano; y cuentas de la misma plataforma que las anteriores, dedicadas a recopilar noticias y novedades del mundillo y cubrir fechas que no tengan streaming, como Info Gallos o Info Freestyle. También coexisten otras competencias que se realizan en distintos lugares y mantienen viva la llama durante el año, como Batalla de Maestros o Supremacía MC. Además de eventos especiales, como Pangea o God Level.

Campeonar en la Final Internacional de Batalla de los Gallos ––un evento que disfrutan por live stream media docena de millones de personas–– es sinónimo de éxito en todos los ámbitos. Aczino recientemente firmó con Universal Music Mexico y acaba de renovar por dos años más su contrato de patrocinio con Puma, como si fuera Diego Maradona o Usain Bolt. Arkano conduce su propio programa, Proyecto Arkano, todos los lunes a las 23:50 (hora de España) por La 1 y tiene dos libros, uno biográfico (Asalto al vacío) y un poemario (Castillos en el espacio). Wos, después de llevarse el cinturón en 2017, fue reconocido por el Senado argentino con un Diploma de Honor y protagonizó una película indie llamada Las Vegas. La lista sigue con otros freestylers como Papo, Jota, Chuty o Jaze.

Todo esto, bastardeado por los raperos ortodoxos, no existía hace quince años y era impensado en aquel entonces. Lo que estas líneas buscan explicar es cómo y por qué Red Bull decidió tirarse al vacío y organizar su propia competencia de freestyle battle raps. Remontémonos, pues, a los orígenes, al momento donde unos soñadores repartidos por el globo, dieron el kick-off.

Génesis, capítulo I

Como primer personaje tenemos a Dana Montenegro, un diseñador creativo oriundo de San Juan de Puerto Rico que trabaja en su propia agencia de estrategia e innovación llamada SeriouslyCreative. En 2002 Dana comenzó a trabajar como gerente de cultura en Red Bull Caribe y Centroamérica. En 2004, en un evento de freestyle en su país natal, se mostró curioso de saber cómo se desempeñaría Tek-One, rapper paisano que dos años después se convirtió en subcampeón internacional ––y que en noviembre del 2018 tuvo una tiradera con Residente––, y qué tan bueno sería contra otros MCs foráneos. “Vi esto como una oportunidad, los raperos no viajaban a competiciones fuera de sus países en ese entonces”, explica.

Entusiasta de los trovadores puertorriqueños (símil de los payadores argentinos o los versolaristas vascos), ideó la competencia de freestyle patrocinada por Red Bull en una búsqueda por reivindicar a aquellos artistas. “Para mí, estas son las raíces de las batallas en el mundo hispanohablante”, defiende Dana. “No estamos copiando a los norteamericanos. La improvisación tiene cientos de años de historia proveniente de España y quería mostrar respeto a esa herencia”. Además, comenta: “La naturaleza de Red Bull es hacer cosas innovadoras que demuestren quién es el mejor en su arte. De motocross a hip hop: Red Bull quiere mostrar quién es el que se destaca más”.

Una vez concebida la idea y aprobada en la oficina central en Austria, Dana y Andrés Díaz, otro responsable del mercadeo de Red Bull en Puerto Rico, investigaron quiénes jugaban un papel importante en el hip hop de dicho país para evitar dar pasos en falso. Uno de ellos fue Omar Romero, que terminó siendo el encargado de darle nombre a este nuevo proyecto en el que se adentraba la marca.

La tarea de Omar fue entrelazar sus conocimientos de rap con el de las peleas de gallos en el sentido literal, es decir, con el deporte folclórico de varios países latinoamericanos reconocido oficialmente en 1770 y que será prohibido en 2020. “Por darte un ejemplo, ese concepto de la prueba de cobardía es una manera de ver si el gallo es un gallo castado, es decir, si tiene ganas de pelear”, explica Omar. “Buscamos hacer un paralelismo en las batallas de rap dándoles a los competidores objetos y palabras para que realmente improvisen y no suelten rimas pensadas y trabajadas con anterioridad”. De hecho, la primera Final Internacional de Red Bull Batalla de los Gallos se realizó en el Club Gallístico, un recinto dedicado a las peleas de gallos en San Juan.

Que la primera internacional y la idea de Batalla de los Gallos hayan surgido en Puerto Rico no es casualidad. Los boricuas siempre tuvieron más contacto con el hip hop norteamericano por razones evidentes (Puerto Rico se yergue como un estado libre asociado de Estados Unidos). “Recibían muchísimos más raperos, tenían más conciertos, más contacto de ida y vuelta con respecto a los demás países hispanoparlantes”, comenta con seriedad Ximbo, una de las raperas decanas de México, quien participó en la Final Internacional de 2005 como jueza. Otra cuestión relevante, es que el círculo de hip hop puertorriqueño estaba conformado por gente más adulta, por lo que la madurez lírica de ese país jugó una pieza clave.

Producto listo para exportar

Pero no todo iba a quedar en Puerto Rico: la idea de Dana era que el evento fuera de alcance internacional y, para ello, debía contactarse con los demás gerentes de cultura de cada país. “Íbamos a ser uno de los pocos países en llevar adelante esta idea de Batalla de los Gallos, por lo que había que hacer todo desde cero”, dice Virginia Ramírez Herrero, que formó parte del departamento de cultura de Red Bull España desde 2002 hasta 2006 y necesitaba, junto a sus colegas, vincularse con medios especializados en el movimiento.

“Hicimos varios sondeos: en ellos, coincidimos con Paco, que en ese momento estaba trabajando con la revista Hip Hop Nation, y con Jaime Baró Val, un diseñador gráfico que llevaba a cabo su propia página web: 4x4hiphop. Con ellos nuestras reuniones empezaron a ser discusiones con criterio”. La visión ya estaba: se quería consolidar una escena de freestyle a nivel nacional y ensalzar el movimiento, pero el fichaje de estas dos figuras brindó los puntos a seguir pues, secundada por ambos, la multinacional se nutrió de ideas estratégicas para afrontar el camino más claramente.

La importancia de Jaime fue clave: junto a un colega fue el organizador de la primera batalla de Madrid en el Teatro Pradillo. A su vez, mediante su página web, difundían noticias, hacían entrevistas y habilitaban la descarga de maquetas. “Llegamos a tener un peak de diez mil visitas diarias y descargas de varios terabytes mensuales”, dice Jaime. Durante 2005, tuvo que realizar de cien a doscientas llamadas para convocar a los treinta y dos MCs que participarían en la Final Nacional, ayudado por la fama de su sitio web (que ya no existe porque se le hacía muy difícil compaginarlo con su trabajo) y los allegados a Paco: “Preguntaba quién improvisaba de cada una de las ciudades que llamaba, y quien quería participar improvisaba por teléfono para hacer la selección”, explica sobre la rudimentaria forma en la que los competidores fueron convocados.

Por otro lado, el Paco que Jaime y Virginia mencionan es el que nosotros, como consumidores de batallas, conocemos como Dobleache, la cara más visible ––y cuestionada–– del jurado español de RBBDLG. “Todavía recuerdo cuando me convocaron en sus antiguas oficinas en la zona laboral del barrio Fuencarral, en Madrid. Las caras de entusiasmo de Álvaro, Sergi, Virginia…”, me cuenta él, que previo a su convocatoria en Red Bull había grabado tres discos, colaborado en los primeros fanzines de hip hop español como Sabor Zero o Rapapolvos y dirigido su propia revista durante dos años, entre otras cuestiones relacionadas a la cultura.

“En principio, se convocó a los freestylers más conocidos, MCs que resultarían atractivos para la competición, que serían buenos haciendo freestyle”, contesta Dobleache ante mi pregunta de con qué criterios fueron seleccionados los competidores. Elegir al jurado les resultó más fácil: también se buscó a personas que estuvieran metidas en el hip hop, que lo conocieran. Con el DJ, que fue DJ Phet, fue el mismo modus operandi. “Tampoco olvidemos que se partía desde cero. Nadie había construido algo tan grande antes y creo que tampoco se contaba con mucho tiempo para hacerlo”.

Lo del tiempo era cierto. La primera Final Nacional se realizó el 10 de septiembre de 2005 en la Sala Caracol, ubicada en la calle Bernardino Obregón de la capital española y, como la entrada era gratuita, surgió el primer problema: se triplicó la cantidad de gente que se tenía prevista para la jornada y la sala no dio abasto para todos. “Fue una experiencia muy divertida, pero a nivel organización la marca sufrió porque quedaron unos mil adolescentes enfadados e indignados en la calle”, dice Virginia con resignación y entre suspiros. (“¡Es que han pasado muchos años!”).

1554223832033-RBBatalla_Flyer2015_KastnerandPartner_caraA
Cara A del flyer de RBBDLG España 2005

La encargada de confeccionar el flyer del evento fue Elisa Alonso, una diseñadora que siempre se centró en clientes relacionados con la industria musical y que ahora vive en Londres. En la cara A del mismo, se puede ver a Nerviozzo (Eduardo Sánchez), miembro del mítico grupo de rap Duo Kie que fue convocado para hacer un show de medio tiempo. “Nerviozzo era un MC muy conocido nacionalmente y me pareció que si usaba su imagen para RBBDLG, captaríamos más rápido al público y a los participantes”, explica Elisa. “La combinación entre la estética rap y la impresión del flyer sobre un cartón gris cemento con una tinta oro, hizo que la imagen resultase potente. Funcionó”.

Elisa también fue la creadora del famosísimo slogan de Batalla de los Gallos que aún rige en la actualidad: Muchos hablan, pocos riman, solo los mejores improvisan. Y aunque existen baches en su testimonio por los años que han pasado, Virginia también recuerda que la intención era provocar. Que participar en BDLG fuera realmente un desafío.

1554223919240-RBBatalla_Flyer2015_KastnerandPartner_caraB
Cara B del flyer de RBBDLG España 2005

***

Si hiciéramos un censo en el que se preguntara cuál fue la primera batalla que vieron, la mayoría de los fans españoles contestarían que fue Zatu vs Bha, la segunda semifinal de la primera Final Nacional española.

Lo anecdótico es que, también, esa es una de las batallas con las que se iniciaron muchos competidores del mainstream actual, como BTA, Elekipo, Kensuke, Errecé o el recientemente retirado Arkano, y ni siquiera tiene video oficial. Lo que se puede encontrar hoy fue grabado por Rayban, un freestyler que se hizo viral en 2017 por sus acotes xenófobos y misóginos, y dicha batalla supera las 3M de visualizaciones en YouTube. Al día de hoy, tampoco se pueden ver fotografías del circuito 05 de Batalla de los Gallos, pues los archivos se perdieron y no están en manos de nadie. “Qué horror, el patrimonio de una generación mutilado para siempre”, reprochó Feli Dávalos, editor de Noisey en Español y juez de RBBDLG y FMS México, ante mi advertencia sobre el hecho.

“Previo a la aparición de Batalla de los Gallos no había competiciones o por lo menos no las conocí. Era todo freestyle en corros sin insultos ni versus. Con piques, pero sanos”, argumenta Bha, que hoy se encuentra competitivamente inactivo. “Cuando llegaron las batallas, lo único que tuvimos que hacer fue adaptarnos. Si te das cuenta, conforme éstas empezaron a adquirir más seriedad, más se alejaban de lo que es el hip hop”. Para él, hoy en día prima dejar en ridículo al otro a base de insultos y humillación (“boxeo lírico” en palabras de Dobleache) y por eso no volvió a inscribirse.

Actualidad

Como menciona Bha, las batallas han adquirido mayor seriedad y, con ello, una profesionalización impensada hace años. Batallas que se acuerdan previamente, competidores contratados, sistemas de ascenso y descenso… pero Red Bull sigue manteniendo el espíritu de competencia. Los artistas que para otra competencia solicitarían que los organizadores se hagan cargo de los costos de sus respectivos cachés, a Batalla de los Gallos van sin cobrar nada. Simplemente por el hambre de formar parte de esta historia.

“La gente que se anota en BDLG lo hace por querer llevarse el cinturón a su casa. Es el mundial y a su vez el semillero”, dice DJ Stuart, quien además de ser DJ, se desempeña como Culture Manager de Red Bull Argentina. Y comenta que, gracias a esta rápida y potente evolución que tuvo la disciplina en España y Latinoamérica, “la mayoría de los freestylers anglo tendrían terror de batallar con alguien de habla hispana”.

Dana todos los años mira online la Final Internacional y se siente orgulloso de lo que se consiguió. Como un padre que ve la graduación de su hijo. Sin embargo, sigue en su derrotero de buscar que España y Latinoamérica se conecten cada día más, pues cree que los MCs hispanohablantes no tienen aún el reconocimiento que la sociedad debe otorgarles. Con su español intentando suprimir el marcado acento inglés y con una comparación que no veo desacertada, me dice: “Piensa en Cervantes y García Lorca, ¿no estaban hablando de los problemas de su época como lo hacen nuestros MCs hoy en día?”.

Conéctate con Noisey en Instagram.