Publicidad
Noisey

The Burros Discos y la disidencia

La disquera de Medellín no para de editar material, y tras el compendio de geniales sonidos disidentes de Argentina, Colombia y Uruguay, lanza lo nuevo del español Nacho Jaula.

por Julio Nusdeo
22 Febrero 2019, 5:44pm

¿Cómo se mantiene el entusiasmo y la acción en tiempos hostiles? ¿Cómo se opera en un ambiente de recesión económica y represión policial? ¿De qué se canta en un escenario cada vez más conservador, religioso, patriarcal y en contra de las disidencias?

El sello colombiano The Burros Discos no tiene respuesta a estos interrogantes, pero su metodología parece centrada en la idea de no parar, y en el último mes y medio editó Arboles de Nieve, el nuevo álbum del compositor, improvisador y multiinstrumentista Nacho Jaula, y previo a eso, el tercer compilado Burrocracia, donde plasmó un muestreo contemporáneo de sonidos disidentes, oscuros y refrescantes, bailables y noiseros, que reflejan estos tiempos de creación en Argentina, Colombia y Uruguay.

The Burros ––nombre que viene a cuento de intentar decir “William Burroughs” en plena borrachera–– surgió de los barrios de Medellín en 2007, como blog de reseñas de pop experimental, psych-noise y no-wave. Aún pueden rastrearse las primeras recomendaciones de Deerhunter, Liars y los canadienses ttttttttttttttttttttt, utilizando el lenguaje como herramienta creativa. Los responsables actuales, pues ha sabido ser un colectivo/monstruo de ocho cabezas, son Jhon Serna, Andrés García (Impre Mogollón), Arturo Hincapié y Sergio González.

En 2011, Sergio empezó a usar el nombre The Burros Discos como DJ en bares, fiestas y casas. Para entonces The Burros contaba con cierta popularidad en sus posteos, lo que se tradujo en incentivo para editar música original. “Hablamos con artistas que habíamos reseñado, les contamos nuestra idea de empezar con un compilado, y tuvimos la suerte de que Mueran Humanos fueran los padrastros del advenimiento del sello discográfico. Amor para Carmen Burgués y Tomás Nochteff”, sincera Arturo.

A lo largo de estos casi ocho años, The Burros Discos ha editado 46 lanzamientos entre álbumes, EPs y compilaciones. El criterio de selección parece siempre indagar en sonoridades que “hacen simbiosis” con sus ideas. “Hacemos lo que nos gusta hacer en esta vida: conocer gente, armar parches, coleccionar música, dibujar, escribir”, resume Arturo, quien además de filósofo y artista visual, hace poesía noise bajo el nombre de AGH, con el que he participado en Burrocracia II y III.

Como todo lanzamiento parido por esta disquera igualmente interesada por el noise, los registros lo-fi, la música ambient y la electrónica dura tanto como la experimental, el nuevo disco de Jaula viene acompañado por un texto que actúa más como una serie de interrogantes que como reseña:

“Entonces, ¿qué somos?, ¿un concentrado de rutinas solemnes, crípticas, románticas, ridículas e irrepetibles que nacen y se desintegran continuamente?”, se lee mientras que una retroalimentación gutural que evoca un coro de motosierras brota de los parlantes, entre acordes sostenidos de piano grabados en una cinta vieja. Arturo dice: “Nacho Jaula es encantador como ser humano y como músico, sentimos un profundo orgullo de contar con personas y artistas así en nuestro sello”.

En tanto, Burrocracia III es un cuerpo mutante en veinticinco tracks, donde cada proyecto aporta a una construcción mayor que avanza, absorbe y contagia cada segundo. Ya desde el comienzo, el track Hydrophilia, del combo uruguayo Clovvder, libera un ambiente denso y ensoñador entre colchones de sintes de envolvente acuática y un latido casi imperceptible. La intensidad se mantiene con ecos a la new wave de los ‘80 en Samaná, del proyecto colombiano Las Confusas, hasta dar con el minimalismo geométrico de sus coterráneos Ferdinand Cärclash.

Esta tercera edición del compilado insignia de los Burros goza de suculentos momentos de exorcismo. Bien lo demuestra Balvanera en su hipnótico Grey Angel Square; el sonido a electricidad pelada y viva de NGLY; la doble participación de Demián Visgarra entre las chispas de Aviso de Suspención, de su proyecto solista Anti-Yo, y con el post-punk de El Último Subsuelo; momentos inquietantes y pantanosos de Cromosomas Memoria; la decadencia y el desenfreno de Eyes Gone; el trance espiralado y modular de Shis Unsual; y el pegadizo track de Cadena Nacional, cuya frase “Pegaré un salto al olvido / que me llene el alma” deja todo bien claro.

Ya desde su primera compilación existió un vínculo con bandas argentinas de culto, como Travesti, Mujercitas Terror y Cuzcos. “Arturo y otro amigo tenían una revista llamada Tendencia Garaje, y Mujercitas Terror era uno de sus fetiches. Luego todo evolucionó y logramos editar en vinilo Fiesta Muda, su tercer disco, que los trajo de gira por acá. Todo fue mágico. Con Cuzcos y todo lo que hace Cristiano Monga tenemos una afinidad tremenda y una bonita amistad que espera concretarse con su tan esperada llegada a estas tierras; asimismo ocurrió con Cúlmine, una banda de La Patagonia, que queremos mucho. Y así puedo seguir…”, despliega Sergio, y menciona a lxs argentinxs Rosalux, DHD, Agostina Mauro aka Cadena Nacional, “a quién le sacaremos su álbum debut”, Hernán Muleiro y su proyecto de sampleos de vinilos olvidados Black Pope Francis, “y todos los demás que han formado parte de este establo del trópico”.

NOISEY: ¿Cómo entienden el trabajo de un sello discográfico en estos tiempos?
Sergio: Hoy un sello discográfico es un sinsentido gratificante. De ningún modo va a ser algo que te posicione dentro de una industria, ya que no proponemos algo más allá de ser una ventana que permita a los artistas ser y hacer para los demás. Un sello como The Burros Discos es un manifiesto que habla de creación y destrucción, de tirar abajo paradigmas y confrontar ideas que levanten nuevas sensaciones para los oyentes. De ese modo, nuestro trabajo pasa de ser un pasatiempo o un impulso pasional a convertirse en un ente compuesto por muchísimas ideas que confluyen, con cierto grado de rebeldía, en el poder que tiene el arte de los olvidados, los hechos a un lado. Nuestro trabajo es trazar caminos para la memoria.

Arturo: Aquí la amistad trasciende a través de una fuerza desinteresada, sin metas o pretensiones. Sólo hay un deseo: no dejar de hacer. Un sello discográfico de música alternativa aporta una estética, brinda una esperanza y se apuntala como un nodo de resistencia, pues hace visible que hay una lucha, un combate contra las economías naranjas, la uniformidad de la cultura, un escape al deber ser.

1550856792736-sergio-gonzalez
Sergio González, foto tomada de Facebook

Los textos que acompañan cada lanzamiento de The Burros tienen cierta carga emocional, como quien es atravesado por la música que se está compartiendo. ¿Cómo abordan ese aspecto?
Sergio: Para nosotros es fundamental que la música pueda extenderse, sea tentacular y congregue en su forma la escritura y demás formas de expresión que ya le pertenecen. Nuestro fundamento es transmitir las emociones que nos atraviesan cuando editamos estos discos.

Arturo: Cuando empezamos el blog sólo había una directriz: reseñar una banda o un libro que consideramos importante para el momento histórico que vivimos como sudacas. “Ey mira, conocí esto, me inspiró esto y quiero que lo escuches y hablemos sobre eso”. Era un deseo de compartir y unas ganas de sumar gente a la fuerza que gusta por resistir a las tendencias del mercado. Así que es placentero hablar sobre lo que nos hace sentir una banda, más aún cuando es una banda o artista del subterráneo latinoamericano.

Burrocracia III podría entenderse como un muestrario de la actualidad de Sudamérica, donde las corrientes políticas de derecha han tomado el escenario regional y encrudecido la vida de sus habitantes. El track Barre con la Consigna , de Adrián Yanzón/King Shinobi/Black Pope Francis es un ejemplo claro, así como Juicio y Castigo , de Anomia. ¿Comparten esa impresión?
Sergio: Hemos escrito varios manifiestos en el blog donde expresamos nuestras inclinaciones sociales. El espectro político es algo que nos interesa, aunque nos concierne de manera tácita. La derecha como ideal económico y propuesta para vivir nos parece un exabrupto, una abominación, una perpetuación del terror siniestro que promulga aquello que se hace llamar sistema. Burrocracia es un muestrario de sonidos fuera de la industria y la tiranía ideológica; es un compendio de vilipendios hacia Uribe, Macri, Universal Records, Bolsonaro, Donald Trump, los rednecks, los racistas, clasistas y demás enemigos del sentir humanista.

Arturo: Es correcto, estamos al servicio de abrir estos espacios de enunciación. Nuestro sello es un espacio para la memoria de nuestras culturas infestas de hambre, violencia y corrupción en donde tenemos algo por decir, algo humano que nos une y nos identifica e impulsa a crear una identidad. No por nada tenemos cinco manifiestos artísticos y contamos con propuestas de vena político-social como Malhechor, Cúlmine, Adrián Yanzón, Leider, Pordiozero, DHD, Zeitan, Cuzcos, Veneno, La Mierda Nacional, Ferdinand Cärclash, etc. Entonces sí, The Burros Discos es un espacio para el disenso; por eso la portada del primer Burrocracia fue un Leviathan de personas anónimas: la fuerza brutal de un animal consciente y colosal.

1550856762529-arturo-hincapie
Arturo Hincapié, foto tomada de Facebook

¿Cómo indagan en nueva música y qué les atrajo últimamente?
Sergio: Normalmente nos fijamos en entrevistas, sellos, muros de Facebook, y cosas así; escarbamos-- como dice una letra de Cuzcos-- por el alimento. Nos atraen los sonidos de los cuales nos sentimos partícipes. Además nos dejamos guiar por el instinto primitivo del gusto, de probar un sabor nutritivo y placentero. Tenemos una línea curatorial que nos permite identificarnos con estas cosas con mayor facilidad; aunque, por ejemplo, ocurre que hay cosas muy valiosas que nos envían, pero no las publicamos porque sentimos que ya tenemos suficientes máscaras en nuestro día a día como para vestirnos con indulgencias. ¿Qué nos atrae? Nos llama aquello que se puede nombrar como propio así pertenezca a otra mente.

Arturo: Bandcamp es mi nueva cloaca musical. Allí me mantengo indagando nuevos sonidos, y desde mi perfil de usuario le doy seguir a cantidad de sellos y artistas. Esto mismo hago en SoundCloud y otras plataformas similares. También hay un hábito ya en la lectura de reseñas y entrevistas de medios independientes. Ahora reciente he estado asistiendo a muchos eventos del subterráneo medellinense, punk, crust, hardcore y dbeat, en donde se está alcanzando un sonido muy propio. Entre las bandas que me llaman la atención están Ojo Vermelho, Renkore, Tiro de Gracia, Krujido, Juerga Continua, Mancha Roja, Terror Nuclear, A.P.H. además de unas bandas bogotanas MURO, Chulo y Mongólico y el sello discográfico Rat Trap, de quiénes somos muy amigos.

¿Cuál es el próximo paso para The Burros Discos?
Sergio: Se vienen discos de Terror Nuclear, una banda de crust punk de Medellín, y los primeros larga duración de Cadena Nacional y Lybrah, de Argentina.

Conéctate con Noisey en Instagram.