Publicidad
Salud

¿Por qué escalar el Monte Everest provoca erecciones atípicas en los hombres?

Hablamos con un alpinista sobre el efecto que tienen las grandes altitudes en la presión arterial... y en los penes.

por Laura Roscioli; traducido por Laura Castro
05 Abril 2019, 11:00pm

Artículo publicado originalmente por VICE Australia.

Es posible que hayas oído hablar de "las erecciones de avión". Este término describe de manera coloquial las erecciones en los aviones, las cuales supuestamente se deben a que los cambios en la presión del aire afectan la presión arterial. Excepto que aparentemente no solo ocurren en los aviones. Hace poco caí en una especie de agujero de conejo de internet, y leí que este mismo fenómeno afecta a los alpinistas que escalan montañas muy altas. Y en particular la montaña más alta de todas: el Everest.

Debo admitir que estaba escéptica al respecto, así que decidí preguntarle a un experto, quien en este caso resulta ser mi padre que es médico. Entonces, le pregunté al Dr. Domenic Roscioli acerca de la relación de la la presión arterial con la altitud y si ésta podría causar una erección permanente al escalar una montaña.

Fue una conversación incómoda, pero papá me explicó que "debido a que el aire es más delgado a gran altura, causa que la presión arterial aumente". Esto, dijo, puede causar "agotamiento severo, falta de aire, desorientación, palpitaciones del corazón y sí... erecciones".

Para este punto, mi curiosidad por mero entretenimiento ya se había convertido en fascinación absoluta, por lo que decidí buscar a alguien que hubiera escalado el Everest para preguntarle si había experimentado una erección de largo plazo. Y así es como encontré a un apasionado alpinista de 26 años llamado Srinath Varma, que ha experimentado el Everest en toda su gloria.

1554438754106-mountain_erection
Imagen proporcionada por Srinath Varma.

VICE: Hola Srinath. ¿Cuántas veces has escalado/intentado escalar el Monte Everest?
Srinath: Lo he intentado dos veces y he llegado hasta el campamento tres, que está a aproximadamente a 8 000 metros de altura. Desafortunadamente, tuve que detenerme ahí porque estaba sufriendo un edema pulmonar de gran altitud (EPGA), que se presenta como resultado de la falta de oxígeno en la sangre debido a la altura. Estuve entrenando durante todo un año para esto, pero mi cuerpo necesitaba aclimatarse a las condiciones extremas, y no tuve el tiempo suficiente.

¿Cómo fue experimentar EPGA?
Se ralentizó todo el flujo de mi sangre, por lo que mi corazón latía fuerte y rápido, y mi mente comenzó a hacerme trucos. Es el sentimiento más extraño del mundo. La falta de flujo sanguíneo a tu cerebro, junto con la deficiencia de oxígeno realmente hace que tu mente se quede en blanco. Sientes que ya no tienes ningún tipo de conocimiento en tu cabeza y empiezas a olvidar cómo funciona tu cuerpo: ¡es escalofriante!

Vaya y eh... ¿tuviste una erección?
Sí, me pasó justo después de pasar los 4 500 metros. Aunque creo que depende de la experiencia al escalar, estoy seguro de que es diferente para todos. Yo solo tengo erecciones durante la mañana.

Háblame de tu primera erección en el Everest. ¿Que pasó?
Bueno, no estaba preparado para eso, ni siquiera sabía que era una posibilidad. Me desperté y le pregunté al sherpa por qué sucedía eso y qué lo causaba, y me explicó que se debía a la altitud y al flujo sanguíneo, y dijo que era algo bastante común.

¿Por qué sólo ocurrió por la mañana?
Dado el entorno, el cuerpo no funciona normalmente durante el sueño, la temperatura corporal no es estable y aumenta la presión arterial. Así que aparentemente es normal levantarse con una erección.

¿Le pasó a otras personas con las que estuviste?
Sí, aunque no les hice preguntas al respecto.

¿Por qué no?
Es decir, probablemente tampoco tenían idea de por qué les estaba sucediendo eso. Y supuse que estarían avergonzados por ello. No es algo que sea necesario evidenciar. Las erecciones simplemente estaban ahí, en el gélido frío, a plena vista por todas partes.

¿Las erecciones hicieron que fuera difícil escalar?
No, no creo que hagan mucha diferencia. Sin embargo, eran difíciles de ocultar, obviamente, así que si estás muy consciente de ellas, eso podría tener un impacto en tu ascenso. Mi mente ya me estaba haciendo trucos debido a la falta de oxígeno, por lo que preocuparme por cómo me veía no era benéfico.

Entonces, ¿tener una erección no afectó tu estado de ánimo en absoluto?
Bueno, o sea, no fue algo cómodo. Estaba usando ropa ajustada y la temperatura era de por lo menos -20 grados. Pero no se acerca ni siquiera un poco a ser parte de los aspectos más difíciles de escalar el Everest, así que tuve que continuar hasta que desapareció.

¡Qué profesional! ¿Cuánto duró?
Unas dos horas al día, creo. Solo tuve que beber mucha agua para acelerar la circulación sanguínea, y también tuve que mantener mi cuerpo caliente y en constante movimiento. Es un juego de paciencia.

Me pregunto si otras personas sabrán acerca de las erecciones de montaña aunque no estén interesadas en escalar el Everest.
[Risas] Tal vez solo los que sí están interesados. Quién sabe. Depende de qué tipo de persona eres. Aunque es parte de la vida, ¿cierto? Aprendes a no avergonzarte por ello. El temor a morir en el Everest es mucho más importante que el temor a tener una posible erección.

Sigue a Laura en Instagram.